Miércoles 12 de Junio de 2019

Guardia está formalizado

La pelea de Matías Balmaceda contra el Club Eve, por golpiza a su sobrino

Abogado dice que habló con uno de los dueños del club y que le advirtió que también iniciará acciones legales contra él.

Po René González R.

Los guardias lo ahorcaron mientras le gritaban ‘cagaste pendejo'”. Relato de la querella.

Balmaceda hoy intentó que la Municipalidad de Vitacura no renovara la patente de alcoholes a Eve. En eso fracasó.

Partió con una querella por “secuestro” en contra de un guardia del Club Eve de Vitacura. El sospechoso fue formalizado, pero por “detención arbitraria”. Siguió hoy con una carta al Concejo Municipal, que presentó a través del concejal Cristián Araya y continuará con querellas y demandas en contra de los dueños de la discoteca, con uno de los cuales ya habló. El abogado Matías Balmaceda promete acciones en contra de quienes considera responsables de malos tratos propinados a su sobrino Pedro Balmaceda Tagle (18).

“El 13 de junio de 2018, mi representado (su sobrino) se juntó a celebrar el cumpleaños de una amiga en el Club Eve… En la pista rieron, disfrutaron. Al ver a amigos suyos bailando en la tarima decidieron subirse y seguir bailando”, reza la acción judicial.

“La alegría fue interrumpida por un violento empujón de un guardia, que los constriñó a bajarse. Nada indicaba que la tarima era una zona prohibida”, continúa el relato, que agrega que cuando otras personas volvieron a trepar, ellos los siguieron. “Súbitamente, el mismo guardia agarró fuertemente a Pedro Balmaceda y a su amigo Vicente Stone. Asustados, se escondieron en el baño. Temían cualquier tipo de enfrentamiento. Cuando pensaban que lo peor había pasado, el guardia los descubrió y junto a un séquito de matones los sacaron arrastrando del baño a punta de insultos y patadas. Vicente logró zafarse y huir. Pedro no fue tan afortunado y fue escoltado hacia una salida de emergencia. Los guardias lo ahorcaron mientras le gritaban ‘cagaste pendejo'”.

“Lo insultaron, golpearon y dejaron encerrado a lo menos 20 minutos. Los matones no supieron ajustar correctamente las esposas y Pedro logró zafarse y huir”. Pero “otro amigo suyo, Andrés Zaldívar, preguntó qué había pasado… Los matones violentamente le indicaron que si seguía preguntando por ellos sería expulsado. Volvió a preguntar. El guardia lo agarró y comenzó a forcejear con Andrés… le dio un cabezazo que reventó la nariz del joven de 18 años; lo remató con un rodillazo a la cara”. Tras ello, concluye la querella, lo habrían llevado al subterráneo, lo limpiaron y expulsaron.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE