Martes 11 de Junio de 2019

Leandro Demori, de The Intercept, dice que tienen más historias guardadas

Editor que reveló nexo entre juez y fiscal de Lava Jato: “La gente vio el 1% del material”

En entrevista a radio GaúchaZH respondió a sus críticos: “¿Ser de izquierda es una enfermedad?... Somos un sitio sui generis”.

Por Luciano Jiménez

Es mayor que el archivo (de Edward) Snowden”.

“La gente vio solo el 1% del material”. Con esa frase, el editor ejecutivo del medio The Intercept Brasil, Leandro Demori, se refirió a la publicación que el pasado domingo remeció a la política en Brasil.

En un artículo titulado “Trama oculta”, The Intercept dio a conocer una serie de mensajes intercambiados entre el ex juez Sergio Moro —hoy convertido en ministro de Justicia— y el fiscal de la operación “Lava Jato”, Deltan Dallagnol, algo que la Constitución y el Código Penal brasileño prohíben.

En los mensajes, que el Ministerio Público dice que fueron obtenidos a través de un hackeo por parte de la fuente anónima de The Intercept, Moro orientaba las investigaciones de Dallagnol, haciéndole sugerencias. Por ejemplo, el 21 de febrero del 2016 Moro le escribió: “Hola. Ante las últimas maniobras, tal vez sea oportuno invertir el orden de las dos etapas”.

Las revelaciones dieron fuerza a las dudas de grupos que acusan una maniobra política tras el juicio que llevó al ex Presidente Luiz Ignacio “Lula” da Silva a prisión. En medio de ese clima, el editor ejecutivo de The Intercept dio una entrevista al programa Timeline de radio GaúchaZH, en la que afirmó que la información que recibieron “es un material avasallador, muy vasto, muy grande, contiene conversaciones, videos, audios, fotos, prints ”. Y agregó que se trata de un compendio “mayor que el archivo (de Edward) Snowden”.

Demori también fue consultado por los dichos del ministro Moro, quien aseguró que su teléfono fue hackeado. “Dejamos claro en el editorial (del medio) que no tiene nada que ver con el hackeamiento del celular del ministro. Este material había sido obtenido por esa fuente mucho tiempo antes y ustedes saben, como periodistas, cómo demora para trabajar un material como ese. Estamos desde hace mucho tiempo en el hecho”, dijo.

Historias en el tintero

Demori afirmó que “no tenemos cómo saber” cuánto tiempo van a trabajar en el tema y que “es importante dejar claro que la gente está teniendo todo el cuidado para divulgar sólo lo que es de interés público, pero obvio que no vamos a divulgar (todo) el otro 99%”.

Los mensajes recibidos por The Intercept datan de un periodo de tres años, según dijo el propio editor.

Consultado si habrá más revelaciones por el caso, Demori afirmó: “Estamos haciendo un prefiltro, para ver si es de interés público y si (otros artículos) se paran de pie. The Intercept tiene una media decena de historias que ya teníamos como opción anterior de publicar y ahora estamos mirando para ver si tienen sentido, si vamos a citar los contextos correctamente”.

Sobre los hechos que dio a conocer, Demori afirmó que “hasta ayer las personas podían tener convicciones personales sobre el caso Lava Jato, que operaba políticamente, pero nadie podía decir que eso era un hecho. Porque esas conversaciones no habían salido a la superficie”.

A su juicio, lo más importante de las revelaciones son las conversaciones entre el ex juez y el fiscal. “Yo, mañana, si tengo un conflicto de tráfico y el Ministerio Público está obligado a ofrecer denuncia, yo no quiero que el juez y el procurador se queden conversando y yo llegue a la sala del jurado. El juez necesita quedarse encima de la pirámide, la defensa de un lado y la acusación de otro. El juez no puede acercarse más”.

Y agregó: “La gente vive en un Brasil en el que todo está permitido. La tendencia es encapsular, pero espero que tenga reflejos. Porque eso es pedagógico para toda la sociedad. La gente no puede imaginar que un poder judicial cometa irregularidades sobre el modo de combatir irregularidades”.

Finalmente el editor se refirió a los críticos de The Intercept, que han asegurado que los periodistas del medio son de izquierda por publicar información que favorece a Lula. “¿Ser de izquierda es enfermedad? Somos un sitio sui generis, digamos así. Nuestros reporteros tienen total libertad para opinar, somos un sitio progresista sí, que cree en derechos humanos. Y básicamente nuestro trabajo se dirige a investigar a los poderosos”, concluyó.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE