Martes 11 de Junio de 2019

Oxígeno

@NestorAburto

Frente a un posible nuevo diseño de gabinete, Pdte. Piñera tendrá que apostar a una cirugía en el equipo económico para “oxigenar”. Y como evidentemente no sería una opción Larrain Felipe, queda Valente José Ramón. El tema es el perfil de la persona que llegue (…)

@renenaranjo

(En respuesta a @NestorAburto)

Si no hay cambio de ministros en Interior y en Hacienda, no es realmente un cambio de gabinete.

@abdonoyarzun

(En respuesta a @NestorAburto)

Igual ya se acabo el mito que los titulares de Hacienda son intocables

@patricionavia

El cambio de gabinete se ha demorado tanto y ha producido tantas especulaciones que, cuando ocurra, a menos que Piñera cambie a todos los ministros, inevitablemente va a decepcionar.

@LibardoBuitrago

Un cambio de gabinete se entiende como reordenamiento de la gestión política, económica y social de un gobierno. Así las cosas, ¿cuál es el déficit que se busca subsanar moviendo las piezas del equipo ministerial?. La respuesta la tiene el Presidente. Veamos cómo juega las cartas

Tomás Jocelyn-Holt @tjholt

Supe hoy q'@sebastianpinera prepara un cambio de gabinete. Prefiero decirlo antes.. Cometerá 1grave error sacar o cambiar a @mcubillossigall del MINEDUC. No sé si ella se aburrió pero este gobierno no logrará 1 centímetro +en Educación sin alguien así... Si se va, Piñera jodió.

@AxelCallis

Con escenario económico adverso mas cero destreza legislativa, ni con cambio de gabinete podrán levantar la aprobación ciudadana. Ergo, se acabó esto. Next.

Gabriel Gaspar @ggasparChile

A propósito del #cambiogabinete , sabían Uds que #Chile tiene 24 ministerios? Rusia y Brasil tienen 22. No será necesario revisar nuestra estructura de gobierno? Somos 18 millones de chilenos y rusos y brasileños son más de 200 c/u

Que sería en diciembre, antes de terminar el año; o en enero, para comenzarlo. Que mejor se postergaría para marzo, a fin de iniciar un nuevo ciclo coincidente con el primer año de gobierno. O que en realidad no era necesario, mientras la popularidad del Presidente Sebastián Piñera se mantuviera en torno al 40%. Los rumores sobre cambio de gabinete en los últimos meses no han soltado a los ministros.

Como el pasado viernes, cuando incluso se especulaba sobre el momento: 17 horas. Nuevamente no ocurrió y la agenda continuó.

Es la incertidumbre con la que deben convivir en todo gobierno no sólo los secretarios de Estado; también sus equipos, como testimonian en este artículo cinco ex ministros de la ex Nueva Mayoría.

Parte del “contrato” político-emocional que asumen cuando aceptan un cargo de confianza exclusiva de un Presidente y que en los últimos días ha estado en “alerta”. Pues si la tesis del 40% de aprobación reforzaba al gabinete, tres encuestas de la semana pasada marcaron lo contrario: el miércoles 5, Activa Research informó un 17,3% de aprobación a Piñera; al día siguiente, Criteria Research comunicó su informe de mayo, mostrando el peor momento para el jefe de Estado de los sondeos durante su gobierno, donde bajó por primera vez de los 30 puntos (cayó a 28%). Y cerrando la semana, Cadem señaló que sólo 34% aprueba la forma en que está conduciendo su gobierno; 56% lo desaprueba. En tanto, el gabinete logró sólo un 29% de aprobación.

Así, no extraña que los dirigentes políticos digan a viva voz “creo que habrá un cambio de gabinete, pero no esta semana”, como señaló la timonel UDI, Jacqueline Van Ryselberhe.

Controlando la ansiedad

“En el gabinete se reparten Armonyl entre ellos, y se genera un ambiente de ansiedad en los equipos. O sea, una paralización”, relata el ex ministro Francisco Vidal (PPD), quien presenció varios ajustes ministeriales pero, enfatiza, “con la suerte que nunca estuve en ellos. La vez que me tocó cambio fue para ascender”, afirma, desde portavoz a titular de Defensa en el primer gobierno de Bachelet.

“La pregunta que uno se hace es: ‘¿Me tocará o no a mí?' Esto afecta mucho a los equipos, que se plantean: ‘¿Me voy con el ministro o me quedo? ¿Qué hago si el nuevo que llega no me confirma?' Entonces, en vez de estar haciendo la pega, empiezan a dedicarle medio día a buscar opciones laborales”.

“Sí afecta, porque no sabes si eres parte o no del cambio, ya que eso lo sabe sólo el Presidente y nadie más”, cuenta Marcelo Díaz (PS) , ministro vocero durante el segundo gobierno de Bachelet. “Se está con ese permanente ruido alrededor de tu gestión. La experiencia es lograr abstraerse e intentar seguir adelante con el trabajo”, agrega.

“Yo vi en el caso que me tocó a mí en el gobierno, que en los equipos de ministros que sonaban para el cambio, siempre uno notaba cierta desazón. Por eso lo ideal es que este tipo de medidas sean rápidas, para que no produzcan perturbaciones”, añade Díaz.

“Es parte del estrés propio del cargo. A mí no me afectó de manera especial, porque es parte de esa pega. Tú y tus equipos saben que es así, independiente de que hay un tema humano y de preocupación. Cuando uno entra a un desafío de esta naturaleza, sabe que dura mientas tenga la confianza del Presidente”, señala la senadora Ximena Rincón (DC) , quien pasó de la Segpres a Trabajo en el segundo gobierno de Bachelet y radica el efecto incertidumbre a la personalidad de cada uno.

Jorge Burgos (DC), ex ministro de Defensa y del Interior durante ese mismo mandato, dice que ante la ansiedad de los equipos, es labor de los ministros “no trasmitir aquello”. Remarca que “en todo cargo de exclusiva confianza hay incertidumbre”, pero que “eso también es un acicate para trabajar correctamente. Nadie está obligado a permanecer”.

“Políticamente, cuando corren rumores de cambio de gabinete y estos son prolongados, obviamente eso tiene un impacto en la gestión gubernamental”, cuenta el senador Álvaro Elizalde (timonel PS) , ministro portavoz durante el primer año del segundo gobierno de Bachelet, y que fue uno de los que salió en el primer ajuste. “Lo que corresponde es que el propio Presidente dilucide cuanto antes esa disyuntiva. Pero los ministros que son profesionales trabajan todos los días, independiente de estos rumores, y deben transmitirles ese mensaje a sus equipos”.

Los ex ministros reconocen que el rumor afecta el contacto entre secretarios de Estado y legisladores. “En general se produce una inflexión en la relación parlamentarios, porque no se sabe quién sigue y quién no; no se sabe qué compromisos son perdurables o no”, dice Díaz.

Vidal agrega que “la oposición está a la espera. No se atreven a tomar compromisos con un ministro que puede salir. Para gobernar lo peor es la incertidumbre”, remarca.

Animo en La Moneda y las carteras sectoriales

Esta mañana en entrevista en radio T13, el ministro Segpres, Gonzalo Blumel, bajó el perfil a la situación. “Es un tema que no tiene que afectar el desempeño ni la performance del gobierno, bajo ningún punto de vista”, dijo, y aludió a que “es como en el fútbol (...) Hay un entrenador que es el Presidente de la República y los jugadores cuando están en la cancha deben dar su máximo esfuerzo para hacer un buen partido”.

Otras fuentes consultadas por el ambiente en gobierno, afirman que en el comité político no hay deterioro en el ánimo, porque la mayoría de los equipos viene del primer mandato de Piñera; saben la relación que hay entre los ministros y el Mandatario. La ansiedad, sostienen, se encuentra más bien en las carteras sectoriales: unos porque esperarían ser llamados a La Moneda; otros porque intuyen que podrían ser sacados del gabinete.

Los ex secretarios de Estado del primer gobierno de Piñera contactados por este medio prefirieron no hablar. Excepto Andrés Allamand, ex titular de Defensa y esposo de la ministra de Educación, Marcela Cubillos. “No creo que los rumores de cambio de gabinete, que se ha transformado en un verdadero deporte nacional, tengan efecto alguno en la gestión de los ministros. Cuando uno es ministro trabaja 24/7 y no les presta mayor atención a rumores que hasta ahora carecen de todo fundamento”, dice el senador RN.

Pero hoy en radio T13, Enrique Mujica, director de prensa, comentó: “Pregunté ayer en Palacio si había cambio o no. La respuesta que recibí fue: «Estamos en eso, ya viene, pero hoy día no», por ayer”. Agregó que un ministro “nos relataba este estado de incertidumbre total que afecta a los ministros. «Estamos acá esperando, dicen que me van a reemplazar por este», e incluso dio el nombre de su posible sucesor. «Pero yo no sé, no me han dicho»”.

En el gabinete se reparten Armonyl. Entre ellos se genera un ambiente de ansiedad”.

Francisco Vidal

Ex ministro de Defensa y vocero

Es parte del estrés propio del cargo (…) tú y tus equipos saben que es así, independiente de que hay un tema humano”.

Ximena Rincón

Senadora y ex ministra Segpres

Sí afecta, porque no sabes si eres parte o no del cambio, ya que eso lo sabe solo el Presidente”.

Marcelo Díaz

Diputado y ex vocero de Gobierno

El cambio de gabinete era el principal tema de conversación en las radios.

En el programa Mesa Central de T13 Radio, conducido por Iván Valenzuela, el periodista Enrique “Kike” Mujica reveló que entre los ministros había incertidumbre (ver nota central), mientras que el columnista Francisco José Covarrubias señaló que se habla de varios enroques; entre ellos, Gonzalo Blumel, actual ministro Secretario General de la Presidencia, que asumiría como vocero y el titular del Hacienda, Felipe Larraín, que pasaría a Cancillería.

A cargo de las finanzas, en tanto, según Covarrubias, quedaría Juan Andrés Fontaine, actual ministro de OO.PP.

“Sebastián Claro también es un buen nombre (para Hacienda)”, agregó Mujica, quien también recordó que el domingo el periodista Cristián Bofill había dicho que una mujer tomaría la conducción del Ministerio de Desarrollo Social, “Sería Cecilia Pérez, ahora ¿qué pasaría con (Alfredo) Moreno? Moreno pasaría a Obras Públicas”.

En el panel de Radio Cooperativa, el exdiputado PS Osvaldo Andrade planteó que el problema del Gobierno no se resolvería con un ajuste y sostuvo que el tema de fondo es la personalidad del Presidente. “Da lo mismo, el gabinete es Piñera (…) Los ministros están para dar explicaciones, no son parte de la gestión”.

El académico de la UDD Eugenio Guzmán también coincidió que sería inoficioso un cambio, pero por otras razones. Planteó que el impacto político sólo sería un “respiro” y “poco eficiente”, además que generaría un ruido entre los partidos de gobierno.

“¿Y si nombra puros Chadwick?”, intentó bromear Alberto Mayol, otro de los miembros del panel que también integraban el periodista Sergio Campos y el secretario nacional DC, David Morales.

En tanto en Radio La Clave, el cientista político Marco Moreno planteó que “se necesita un nuevo impulso para la gestión política del Gobierno, que es la parte más débil de la actual administración”.

Cristián Valdivieso, director Criteria Research en Mesa de Noticias de Radio El Conquistador señaló que “si hay un cambio de gabinete” debiese estar relacionado con ministerios económicos.

VOLVER SIGUIENTE