Martes 11 de Junio de 2019

Elon Musk está en la carrera

¿Quieres visitar la Estación Espacial? La NASA cobraría 35 mil dólares la noche

A la cifra, unos 24 millones de pesos, habría que agregar las tarifas del vuelo que harían empresas privadas. Un privilegio solo para magnates, que está cerca de concretarse.

Por Kenneth Chang, NYT

Lograr ser un astronauta de la NASA es muchísimo más difícil que ser admitido en universidades como Harvard: de las miles de personas que postulan con la esperanza de hacer caminatas espaciales, la NASA apenas acepta un puñado.

Pero ahora las personas ordinarias —bueno, las personas ordinarias con decenas de millones de dólares disponibles— pueden pagar por salir a órbita.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por su sigla en inglés) anunció este 7 de junio que, por primera vez, permitirá que los ciudadanos civiles visiten la Estación Espacial Internacional (EEI), el único lugar fuera de nuestro planeta donde viven humanos.

La NASA no está vendiendo directamente vacaciones espaciales, sino que permitirá que empresas comerciales administren los viajes. La agencia estadounidense planea cobrar unos 35.000 dólares por noche a esas compañías por el uso de las instalaciones de la estación, incluidos el aire y el agua.

Las empresas de turismo cobrarían mucho más para costear el vuelo espacial de ida y de regreso, así como para tener un margen de ganancia.

Bigelow Aerospace, con sede en el norte de Las Vegas, ya reservó cuatro despegues camino a la estación. La empresa utilizará naves SpaceX (compañía dirigida por Elon Musk), para enviar a los astronautas privados. Cada vuelo tendrá cuatro asientos.

Axiom Space, con sede en Houston, también está coordinando vuelos y espera despegar por primera vez en 2020.

En la década de los 2000, siete ciudadanos privados pudieron visitar la EEI, pero esos viajes fueron administrados por la agencia espacial rusa, que opera la mitad de la estación. En ese momento la NASA dijo que no estaba interesada en hacer algo así.

El anuncio del 7 de junio es parte de varias nuevas políticas que permitirían a las empresas a aprovechar la estación espacial para fines de actividad comercial. Pero todavía hay límites en cuanto a lo que los astronautas de la NASA pueden hacer. Por ejemplo: se les permitiría grabar un anuncio comercial en el espacio, pero no promocionar como voceros o dar su respaldo explícito a un producto.

La NASA dijo que pedirá propuestas para agregar un módulo comercial a la estación espacial y que planea seleccionar cuál proyecto es el ganador para finales del año.

La amenaza de Trump

“Esta es una manera muy diferente de hacer negocios”, dijo William H. Gerstenmaier, administrador asociado de la NASA para exploración y operaciones humanas, durante una conferencia de prensa en Nasdaq en Nueva York.

La iniciativa podría ayudar a resolver las dudas sobre el futuro de la Estación Espacial. El año pasado, la administración de Trump creó un tumulto cuando propuso acabar con su financiamiento a fines de 2024 y cambiar el proyecto a alternativas comerciales.

El objetivo de la NASA es una eventual transición para que los puestos orbitales sean operados por compañías privadas, pero no hay una fecha determinada para ello.

Entre los otros anuncios de la agencia, destaca además que permitirá participar a algunas empresas que son puramente lucrativas, sin requerir algún componente educativo o de investigación. Eso podría dar pie a vuelos low cost al espacio.

US$ 4 mil millones al año

Lo que no está a la venta, al menos por ahora, son patrocinios corporativos para la estación.

Si bien los ingresos generados por el turismo espacial para la NASA serían altos, no se acercarían a cubrir los costos de operación de la Estación Espacial, que son uno de los mayores gastos de la agencia. Actualmente, gasta de US$ 3 mil millones a US$ 4 mil millones por año, o más de US$ 8 millones por día.

“No va a ser una empresa con fines de lucro para la NASA en absoluto”, dijo Jeff DeWitt, director financiero de la agencia. Pero los ingresos podrían permitirle invertir más dinero en otros proyectos.

DeWitt explicó que era demasiado pronto para estimar cuánto dinero podría recibir la NASA a través de las nuevas empresas, y dijo que la agencia ajustaría la cantidad que cobra dependiendo de la demanda del mercado.

Un mes o más

Bigelow Space Operations está comprando viajes completos a bordo de la cápsula SpaceX, la empresa de Musk; por lo tanto, su programa sería independiente del de la NASA. “Las estadías podrían ser más largas, tal vez de 30 a 60 días”, promete Robert Bigelow, director ejecutivo de Bigelow Space Operations y Bigelow Aerospace.

La compañía tiene un módulo inflable experimental actualmente acoplado a la estación. Bigelow reconoce que no se han establecido tarifas. “Lo que nos damos cuenta es que hay muchas maneras diferentes de calcular el precio de estos asientos, dependiendo de quién eres y de lo que estás haciendo”, comenta.

Tanto Bigelow como Axiom pretenden utilizar la Estación Espacial Internacional como punto de partida para configurar sus propias estaciones espaciales en órbita.

En la última década ha comenzado a surgir una variedad de opciones para vuelos espaciales privados. Virgin Galactic, fundada por el empresario Richard Branson, y Blue Origin, de Jeffrey P. Bezos de Amazon, planean transportar pasajeros en vuelos suborbitales cortos. SpaceX también anunció que Yusaku Maezawa, fundador de una compañía de ropa japonesa, pagaría un viaje alrededor de la Luna en una nave espacial que está construyendo.

En la Estación Espacial Internacional no viven más de seis personas a la vez. Quince naciones, lideradas por Estados Unidos y Rusia, están involucradas en sus operaciones. La idea de agregar a EEI un módulo comercial comenzó a filtrarse durante la administración de Obama. “Hace tres años que estoy esperando”, afirma Michael Suffredini, de Axiom.

VOLVER SIGUIENTE