Miércoles 15 de Mayo de 2019

Tras perder US$ 185 millones de su valor en Bolsa este año:

Colbún, bajo presión para salir del molde

El mercado le pide dejar atrás su perfil conservador. La eléctrica de los Matte responde con un plan de cinco ejes, pero no sale de su negocio.

Por Sergio Sáez F.

El mercado quiere

ver cómo Colbún se reinventa en el futuro”.

Nicolas Schild

Responsable de equity research Santander CIB.

En un año, Colbún ha perdido cerca de un 5,3% de su valor en Bolsa, equivalente a unos US$ 185 millones. Hoy vale US$ 3.327 millones.

Según los analistas, al brazo eléctrico de la familia Matte le falta mostrar señales de reinvención más allá del negocio clásico de generación eléctrica, donde históricamente competía con Enel, AES Gener y Engie. Ahora debe compartir la torta con más generadores y en un contexto de mayor competencia que bajó los precios.

“El mercado quiere ver cómo Colbún se reinventa en el futuro. En 10 años más, qué podemos asumir sobre esta compañía cuyos contratos están a punto de vencer. El negocio eléctrico ya cambió y ahora hay muchos oferentes”, comenta el responsable de equity research de Santander CIB, Nicolas Schild.

Si bien la empresa gerenciada por Thomas Keller reportó utilidades por US$ 66,4 millones en el primer trimestre de este año —un aumento de 3% respecto de igual período del 2018—, los bancos de inversión aún miran con escepticismo a la empresa que fue la gran derrotada en la licitación de energía de 2017. En aquella subasta de energía para abastecer a hogares y pymes, el precio promedio ofrecido por las generadoras fue de US$ 32,5 el megawatt hora (MWh). La firma de los Matte fue más conservadora y ofertó US$ 54 por MWh, quedando fuera de la adjudicación. “Las empresas comenzaron a bajar sus precios, aparecieron renovables con una estrategia más agresiva. Colbún tuvo una estrategia más conservadora y por eso quedó fuera. Por eso, tiene más presión para salir a buscar contratos y renegociar la extensión de los que ya tienen bajando sus precios, situación que ahora está haciendo con Codelco”, comenta Schild.

En su balance del primer trimestre, Colbún tuvo un Ebitda (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, una medida de su flujo de caja) de US$ 161,7 millones. US$ 129,4 millones vinieron del negocio de generación en Chile, US$ 19,5 millones de la transmisión en Chile y US$ 12,7 millones de su operación en Perú.

La filial de transmisión de Colbún fue creada en octubre del año pasado y sus ingresos brutos aumentaron 21% en relación con el cuarto trimestre de 2018.

Según Gabriel Benítez, portfolio manager de Vantrust Capital, “la separación del negocio de transmisión —en octubre— es una señal que busca dejar atrás su imagen conservadora. Ahí les fue mejor de lo que se esperaba y muestran una unidad de negocios nueva, que incluso más adelante puede vender, logrando más recursos”.

A mover las piezas

Para lograr el despegue, la generadora delineó cinco ejes de desarrollo. Sin embargo, ninguno de ellos apunta a ampliar su negocio central, como sí lo están haciendo Enel (en electromovilidad y retail) y Engie (en transporte).

1. Crecer en energías renovables (hoy tienen siete proyectos, entre ellos, fotovoltaicos y centrales hídricas).

2. Elevar sus ventas de energía a clientes libres, como empresas, inmobiliarias e instituciones de educación superior. Dentro de los nuevos negocios de Colbún, la empresa logró cerrar contratos con 10 organismos públicos de la Región del Biobío, Cementos Polpaico, Inacap y la filial del grupo Angelini, Golden Omega.

3. Un plan de reducción de costos, que alcanzó los US$ 14 millones en 2018.

4. Un plan de automatización y digitalización transversal.

5. Un programa de análisis de oportunidades de crecimiento, donde Colbún busca expandirse a otros países de la región vía adquisición de activos.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE