Sábado 9 de Febrero de 2019

Macarena Venegas:

“Soy intrépida y aventurera sin prever riesgos”

Su nuevo desafío es un estudio jurídico que fundó para prestar asesoría en derecho familiar.

Por Carolina Méndez

“Te mueres el frío que pasé en Europa y la maravilla que fue este viaje”, comenta Macarena Venegas. En la terraza de un salón de té de Vitacura, de short y zapatillas, habla entusiasmada de su reciente viaje a España.

Durante doce días recorrió Madrid, Salamanca, Toledo y Segovia.

Viajar para la abogada le evoca emociones “inolvidables”. “Recuerdo con especial emoción mis vacaciones de niña con mis hermanos y primos en la costa de Osorno. Todo era una gran aventura; desde nadar en el río, bañarme en el mar para capear las olas, tirarme de las dunas. Hasta tuve una mascota de pingüino que sané para devolverlo al mar; todo era alucinante”, recuerda.

De vuelta a la vida laboral santiaguina, Venegas, abogada de la UC, se reparte entre su estudio dedicado al derecho de familia y el teatro. Hace siete años actúa en las obras “Busco al hombre de mi vida, marido ya tuve” y “Las novias de Travolta”, obras que se exhiben permanentemente en escenarios a lo largo de Chile. “Actuar es mi segunda vocación”, dice.

A fines de diciembre, y después de cuatro años, terminó su contrato con Canal 13. Macarena era la abogada de “En su propia Trampa” que, tras ocho años al aire, en diciembre salió de la pantalla. En el espacio, ella era la abogada que estaba en terreno. “En la calle yo enfrentaba a quienes engañaban o cometían algún delito. Me da mucha pena que se terminara el programa. Con Emilio Sutherland realizamos una labor que colaboraba con la justicia; era un espacio de desahogo para muchos chilenos engañados”, dice.

Macarena, quien comenzó en la televisión como la jueza de “Veredicto”, en Mega (2007), tiene todas sus energías puestas en el estudio Venegas y Cía., que fundó junto a la abogada María Teresa Rubio. “Asesoramos legalmente en temas tan sensibles como el divorcio, alimentos de los hijos, visitas y la relación regular del padre o madre que no viva con los hijos”.

La abogada dice que aprecia que existan nuevos tipos de familia como la monoparental y la homoparental. “La familia es el lugar más importante para el ser humano y hay que cuidarla, sobre todo cuando existe un conflicto. El objetivo de mi labor es precaver o reducir el daño que pueda sufrir cualquiera de sus integrantes. Estoy convencida de que una familia estable, más allá del tipo que sea, genera una mejor sociedad para todos”, dice.

—Tras doce años en televisión, ¿cómo te vislumbras fuera de la pantalla?

—Estoy muy agradecida de ella, pero también se puede vivir sin ella. Como la dinámica televisiva está cambiando ferozmente me encantaría poder sumarme a los nuevos formatos que se creen. No descarto volver a la televisión, es una de mis grandes pasiones. Hoy me veo en todo, en mi oficina de abogados viendo temas de familia, haciendo charlas para empresas en temas de derecho familiar, en teatro, bailando; me encanta la vida.

—Quienes te conocen dicen que tu frase es: “A qué vino uno a este mundo si no es a estudiar, para saber y así hablar con propiedad”.

—Así es, mi motivación siempre ha sido aprender, me divierte mucho estudiar, desde chica soy muy matea. En octubre del año pasado me saqué un siete en la defensa de la tesis del magíster sobre Derecho de Familia que hice en la Escuela de Posgrados de la Universidad de Chile. Fue un logro muy bonito, significa lo que soy yo, una mujer que no se cansa de seguir aprendiendo.

—¿Cuáles son las principales leyes que rigen tu vida?

—Para mí son los valores que me inspiran como la lealtad, la franqueza, la integridad y la empatía. Si uno actúa aplicándolos, siempre obrará bien y encontrará la felicidad. Además, mi ley principal es hacer lo que más me gusta, cosas simples como acariciar a mi gato y bañarme en el mar. También me fascina bailar, actuar, leer, estudiar, viajar y conversar con mi mamá de la vida.

“Feminista”

—¿Tienes algún defecto que puedas confesar?

—Ser intrépida y aventurera sin prever riesgos, me gusta perderme sin mapa o rumbo en una nueva ciudad.

—¿Qué causas sociales te motivan como abogada?

—Soy feminista, creo importante defender la igualdad de género y la violencia contra la mujer. Apoyé las demandas del movimiento feminista en las universidades Católica y de Chile. Como trasfondo, estas jóvenes buscaban reubicar a la mujer en el sitial que merecemos. Tener acceso a las mismas oportunidades laborales, ganar lo mismo que un hombre haciendo la misma pega y nunca más ser víctimas de ningún tipo de abuso.

—¿Espiritualmente, en qué o en quién te apoyas?

—Tengo formación católica por el colegio y la universidad donde estudié, pero me reconozco más como cristiana, creo en Dios y rezo. Además, realicé el curso de activación de la glándula pineal y todos los talleres de profundización me ayudaron a aprender a meditar. Practico con frecuencia Bikram yoga, como una meditación activa que es muy útil para sanar cuerpo y mente.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE