Jueves 10 de Enero de 2019

La razón de por qué la gente se molesta conmigo es porque yo digo «realmente me rompo el lomo en todas las áreas de mi vida»”.

Gwyneth Paltrow llega a Marcus, el restaurant galardonado con estrella Michelin en el Hotel Berkeley (Londres) justo cuando está por comenzar el almuerzo. Perfectamente rubia, bronceada y pecosa, la actriz ganadora del Oscar y fundadora del imperio online de bienestar Goop, irradia ese tipo de aura que poseen aquellos que son real y verdaderamente famosos.

Estudiamos el menú, pero todo suena deliciosamente incomible. “Oh mi Dios”, dice Paltrow en su inglés americano: “¿Qué demonios vamos a comer?”.

Mira el menú una vez más y anuncia: “No puedo comer esta porquería. Subamos a mi suite y pidamos servicio a la habitación…”. Resulta que la autora de cinco libros de cocina, una colección de planes de alimentación, desintoxicaciones y limpiezas, prefiere un club sándwich.

Minutos después ingresamos a un penthouse del tipo apartamento con vista a Mayfair. Es cálido y agradable. “Sería realmente una pena no aprovechar esto al máximo cuando estoy aquí, ¿no crees?”, dice. Se saca sus zapatillas y comienza a ordenar prototipos de prendas de vestir que están siendo desarrolladas por G Label (parte de Goop).

Paseo por la sala para tener una vista más cercana al planeta Goop. La mesa de comedor alberga una serie de productos para el cabello y maquillaje, todos esperando para dejar a Paltrow lista para la apertura de un punto de venta temporal de Goop. Un poco más allá, un arreglo con flores blancas. En la tarjeta se lee: “Te extraño. Tu marido. Besos”.

El marido es Brad Falchuk, guionista y productor de televisión con quien Paltrow se casó hace dos semanas en Amagansett, Nueva York.

Paltrow ha estado disfrutando algo que semeja “vagamente” a una luna de miel. Luego viajará de vuelta a EEUU y a ver a sus hijos Moses y Apple, de su matrimonio anterior con con la estrella británica del pop Chris Martin.

Los detalles de la ceremonia estuvieron disponibles solo unos días después en una publicación en Goop.

Desde su lanzamiento en 2008, Goop fue diseñada para ser el canal de noticias de la propia Paltrow. Fue allí donde, en 2014, anunció la “separación consciente” de ella y Martin luego de 12 años y medio juntos. Y también allí decidió hacer público su compromiso con Falchuk.

Pero de ser un “lugar para resolver mis propios problemas” —como lo describió en sus inicios—, se ha convertido en un negocio en expansión diversificado con un equipo de 220 personas y una valoración de US$ 250 millones.

Los “Goopers” visitan el sitio por consejos acerca de todo. Compran libros auspiciados por Goop, accesorios, vitaminas, ropa, productos para el cuidado de la piel y artículos sexuales. Y cada vez más, se juntan con otros Goopers en las cumbres Goop (la próxima en Londres), donde pagan hasta US$ 2 mil dólares para ser parte de talleres de bienestar, sesiones de yoga y clases de meditación. Nada de mal para una actriz con escasa experiencia en publicaciones en línea y que concibió su plan de negocios en el mesón de la cocina en Belsize Park.

Papas fritas y alcohol

Está bien, ella no era exactamente una desconocida cuando decidió lanzarse. Su marca ya era mundial, tenía más de una década de portadas de revista a su haber, y cuando habla de “ver a un ejecutivo de marketing en Nueva York quien me dio el nombre [Goop], y me presentó a alguien para seguir con esto”, uno debe considerar que su círculo incluye a personas como Steven Spielberg (su padrino) y Brian Chesky, el multimillonario de internet y co-fundador de Airbnb, a quien ella llama “para pedir consejo”.

“Es raro pensar en ese entonces. Tenía una vida tan distinta”, dice Paltrow. “Estaba completamente agotada. Había hecho 40 películas en una década, y aun cuando había aspectos de eso que eran increíbles, también era bastante solitario. Estaba de viaje sola mucho tiempo. Y había tenido a mi hija y pensaba, no quiero hacer más esto. Luego comencé a darme cuenta que estaba muy interesada en el espacio digital. Ciertamente no tenía idea en lo que me estaba metiendo”, añade.

Estamos esperando el servicio a la habitación. Paltrow ha pedido un club sándwich, sopa de tomate natural y papas fritas. Yo he elegido una ensalada Niçoise y sopa de tomate, con té.

¿Está siguiendo algún tipo de dieta actualmente? “Como lo que quiera y luego voy por una limpieza de 10 días”. Suspira. “Las papas fritas son mi comida favorita. Y amo el alcohol. Así es que es un balance. Soy una persona real que quiere comer cosas deliciosas”.

Irritantemente, tiene pocos de los defectos físicos que uno esperaría de alguien a los 46 años. Sí, tiene unas apenas visibles arrugas alrededor de los ojos, y años de ejercicio intenso han esculpido su físico de una fragilidad de niña a una esbeltez atlética, pero se ve casi igual a la mujer que saltó a la fama mundial en 1995 con la película “Los siete pecados capitales”.

No todos estaban convencidos de sus primeros sermones sobre terapias para la piel y ayunos con jugos. Pero Paltrow, cuyo interés por lo saludable comenzó cuando investigaba tratamientos alternativos luego del diagnóstico de cáncer bucal de su padre en 1999, siguió adelante. Como vocera del bienestar, fue pionera, y considerando que el Global Wellness Institute estima el valor del mercado en US$ 4,2 billones, uno puede imaginar que debe sentirse bastante satisfecha.

“Cuando comencé a hacer yoga, antes de internet, recuerdo la existencia de artículos escépticos señalando que el yoga era para bichos raros. Ha sido grandioso observar el cambio . ME pasó algo gracioso. Hace unos días, cuando fui a un estudio de yoga en Los Ángeles, la hermosa chica de 22 años detrás de la recepción me pregunta, ‘¿Has hecho yoga antes alguna vez?', y yo le digo ‘Niña, tú tienes este trabajo porque yo hice yoga antes'”.

La anécdota resume precisamente el tipo de franqueza fraternal que le ha ganado adeptos así como un buen puñado de detractores. No importa cuan real pueda ser, las personas no están de acuerdo con sus bombas de vitaminas y su frívola vida de privilegios.

“Pero eso es una estupidez”, dice acerca de las acusaciones que señalan que Goop representa a una clase privilegiada. “Esta idea que el bienestar es aspiracional, y para gente rica, es absolutamente falsa. Si vamos al corazón de esto, los verdaderos principios del bienestar: la meditación, comer alimentos no procesados, beber mucho agua, dormir bien, pensar positivo e intentar ser optimista, son todos gratis”.

Paltrow no finge que su figura ágil y su aspecto saludable son regalos genéticos. “Creo que la razón de por qué la gente se molesta conmigo es porque yo digo ‘No, yo realmente me rompo el lomo en todas las áreas de mi vida'”, dice. “A algunas personas esto realmente las inspira y a otras les molesta”.

El almuerzo está servido. La sopa de tomate es fresca y sabrosa. Paltrow come el club sándwich con entusiasmo.

¿Fue siempre así de determinada? “Creo que soy muy competitiva conmigo misma”, dice, sacudiendo un pedacito de tocino del sándwich. “Parte de mí tiene una verdadera tendencia perfeccionista, es severa y no es grandiosa, pero la contraparte es que siempre quiero estar viviendo deliberadamente”.

Goop es un pulcro pequeño negocio. Fue constituido en 2013. Paltrow recaudó $10 millones en 2015 y otros $15 millones en una segunda ronda. Sus inversionistas incluyen las firmas de capitales de riesgo Felix Capital y New Enterprise Associates (NEA); asumió como CEO de Goop en 2017. ¿Cómo es “ser Gwyneth Paltrow” en la búsqueda de inversiones?

“Oh, es muy gracioso. Y muy brutal”, me responde. “En primer lugar, todos los inversionistas aceptan la reunión. Y luego, los primeros 90 segundos soy Gwyneth Paltrow y quizás ellos quieren una foto para sus esposas. Pero luego tomas asiento para hacer la presentación y es como: ‘Carajo, esto es lo que es ser un emprendedor'. Es una gran lección, porque cuando eres una persona famosa, la gente siempre te trata con guantes de seda. Y en las reuniones con inversionistas me di cuenta que me habían tratado como una persona irreal por 20 años”.

Paltrow ha estado a la cabeza ya por tres años, y es tajante acerca de su trabajo como CEO. “No hay duda. Es lo más difícil que he hecho nunca”, dice.

Una lección que ha tenido que aprender es mayor rigurosidad. En una muy publicitada demanda en septiembre, Goop fue obligado a pagar US$ 145 mil dólares en multas por publicidad engañosa en torno a la venta de sus “huevos” de piedra (unos de jade, otros de cuarzo). Goop publicitaba que, una vez insertos en la vagina, podían regular los niveles hormonales y ayudar al control de la vejiga. La demanda de protección al consumidor interpuesta por el fiscal de distrito de Santa Clara y otros nueve fiscales del estado consideraron que lo publicitado era una tontería sin sentido.

“Estamos siendo muy prudentes acerca de todas esas cosas ahora”, dice Paltrow. “Creo que lo que más me asusta en no saber lo que no sé. He cometido errores enormes porque no sabía que aquellas equivocaciones eran siquiera posibles”.

“Es más estimulante”

Extiende la conversación hacia el cambio a un nuevo servidor de correo. No es el más atractivo de los temas, considerando que estoy hablando con una mujer que sabe realmente lo que es salir con Brad Pitt.

—¿Se siente más realizada con su trabajo hoy en día?

—No. Es mezclar peras con manzanas. La actuación es tan miope y emocional. Cuando estás actuando, estás en tu pequeño silo, y estás aprendiendo tus líneas y estás haciendo tu parte, y eres una parte importante pero sigues siendo solo un eslabón de la cadena. La creación y ejecución de una estrategia de negocios es mucho más estimulante.

Dicho eso, Paltrow recientemente retomó su rol como Pepper Potts en la próxima película de Los Vengadores de la franquicia de Marvel.

—¿Fue estar en el set unas vacaciones, o se instaló en su camerino con un tonelada de hojas de cálculo de Excel?

—Obviamente, esto último. Y gracias a Dios que tenía mis hojas de cálculo sino me volvería loca ahora en un camerino. Estaba en el set con mi adorable jefe de personal y ella me decía ‘No puedo creer la cantidad de tiempo que estamos de brazos cruzados', y yo le decía ‘No puedo creer que solía hacer esto sin internet y sin un negocio que dirigir al mismo tiempo'.

Los set de filmación han cambiado en otras formas también. Como la princesa de las producciones de Miramax, Paltrow fue alguna vez el activo más preciado de Harvey Weinstein. Cuando salieron a la luz las primeras acusaciones de conducta sexual impropia, hizo pública su historia acerca de cómo Weinstein había intentado propasarse con ella en 1995 cuando estaban a solas en una habitación de hotel. En ese minuto, Brad Pitt amenazó con matar a Weinstein si hacía algo por el estilo otra vez. Y no lo hizo. Pero, hasta el año pasado, Paltrow mantuvo el silencio.

—¿Ha cambiado la cultura de Hollywood?

—Seguro. Puedes verlo, olerlo, saborearlo; es distinto. Solíamos apartar la mirada o apretar los dientes y pensar ‘Oh, eso es asqueroso'. Pero ahora, si hicieras esas cosas a alguien de 24 años en el lugar de trabajo, no hay duda que habría repercusiones. Es muy sano y largamente esperado. Y estoy orgullosa de haber jugado un papel en ello.

En cuanto a Goop, está confiada que la marca crecerá más allá de ella. Le pregunto cuáles serían los grande valores de Goop. “Creo que la gente ve que estamos intentando resolver problemas de la mujer moderna”, dice. Eso podría ser dormir mejor, sentirse con más energía o comer más saludablemente. Con frecuencia, significa también mejorar la salud sexual.

“Absolutamente”, señala. “Cuando escribimos acerca de la salud sexual de la mujer, la gente se indigna completamente. Siempre me pregunto, ¿por qué es esto tan amenazante?”

Se termina el almuerzo. Un equipo de estilistas ha llegado para preparar a Paltrow para su próxima cita. Comienza el ajetreo. “Oh Dios. ¡Por qué comí tanto?” se queja mientras posa para la selfie de rigor. “Siento mi estómago enorme”. Se ve pequeñísimo. Por supuesto.

Sus ojos se posan sobre las flores. “¿Las quieres? Me voy mañana, e irán a parar al basurero”.

getty images

Con Brad Falchuk, el productor con quien se casó hace dos semanas.

Horóscopo

aries

No permitas que los demás desestimen tus ideas. Palabra clave: Autoafirmación.

Tauro

Los amigos te harán sentir acompañado en los momentos duros. Palabra clave: Soporte.

geminis

No te inquietes por lo que no puedes resolver. Palabra clave: Tranquilidad.

cancer

Debes entender que algunas personas usan la hostilidad por miedo o por no resistir mucha tensión. Palabra clave: Centro.

leo

Etapa para reflexionar, en silencio. Palabra clave: Introspección.

Virgo

Ten cuidado con ciertas manipulaciones que podrían hacerte sentir mal contigo mismo/a sin necesidad. P. c.: Sentido común.

Libra

Trata de disfrutar de un día al aire libre en compañía de amigos. Palabra clave: Desconectar.

Escorpión

No pida favores a quienes conoce poco. Palabra clave: Discreción.

Sagitario

Buen momento para integrarte en algún grupo donde puedas trabajar tu sensibilidad. P. c.: Empatía.

Capricornio

Toma distancia y procura ver las cosas con la calma necesaria y en forma positiva. Palabra clave: Optimismo.

Acuario

Situaciones intensas de emoción y entendimiento con los amigos. Palabra clave: Unión.

Piscis

Trata de escuchar más, los otros y principalmente a ti mismo/a. Palabra clave: Silencio.

VOLVER SIGUIENTE