Viernes 4 de Enero de 2019

Expectativas de crecimiento para el gigante asiático retroceden a 6%

Si China se frena aún más, Chile podría crecer hasta un punto menos que este año

Crecimiento en 2019 podría reducirse a 3%, por debajo del 3,5% que proyecta el gobierno, y del 4% esperado para 2018.

Por M. Andrade, L. Mendoza e I. Badal

Si la disputa entre China y Estados Unidos aumenta, la víctima colateral vamos a ser nosotros”

Francisco Castañeda,

economista Usach.

La proyección para 2019 apunta a una desaceleración más cercana al 6%, lo que va a impactar la demanda por commodities”. Patricio Rojas,

economista.

Fue el asunto que convulsionó a los mercados esta semana. Todo empezó el último día de 2018, cuando China publicó que su actividad industrial se contrajo por primera vez en tres años. Dos días después, las autoridades declaraban que el crecimiento del PIB podía caer bajo el 6,5% en el cuarto trimestre de 2018, dadas las dificultades que las empresas chinas estaban enfrentando debido a las tensiones comerciales con Estados Unidos.

Finalmente, Apple terminó de concretar una semana “negra” para los mercados, al anunciar ayer que esperaba menores ventas en el vital mercado chino. Con el solo anuncio, la marca de la manzana perdió US$70.000 millones en su capitalización bursátil y derrumbó a las bolsas de todo el mundo, con el Dow Jones cayendo cerca de 3% en Wall Street, y Shangai retrocediendo un 1,2%.

Pese a que las bolsas asiáticas recuperaron algo de terreno hoy, y el gobierno chino anunció medidas para ralentizar la desaceleración de su economía, la incertidumbre se mantiene. Y Chile no se queda fuera de los eventuales efectos negativos en el caso que el gigante asiático no logre retomar mejores cifras.

“Las noticias de China son las peores de los últimos 19 meses”, sinceró ayer el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Alfonso Sweet. Razones no le faltan.

“Si la disputa entre ambos países aumenta, la víctima colateral vamos a ser nosotros y esto significa que probablemente el precio del cobre puede bajar en una magnitud importante respecto de los actuales pronósticos. De ser el caso, pagaremos con una economía con una desaceleración que iría más allá de las políticas económicas que Chile podría implementar”, describe el académico de la Universidad de Talca, Carlos Villalobos. Añade que “si hay menos actividad económica la gente tributa menos, el gobierno tiene recursos para implementar políticas contracíclicas lo que puede generar una mayor presión sobre el déficit fiscal”.

El académico de la U. de Chile, Alejandro Alarcón, agrega que hay posibilidades de que el crecimiento de China se reduzca hasta 5,5% en el mediano plazo. “Bajo ese escenario, influenciado por un fracaso de las negociaciones con Estados Unidos, la economía chilena crecería en 2019 bajo el 3,5%, en el límite inferior de las expectativas del Banco Central”, señaló.

En tanto, el economista de la Universidad de Santiago (USACH), Francisco Castañeda, recuerda que por ser abierta y pequeña, la economía chilena depende mucho de las turbulencias del mercado internacional”. Y eso se nota especialmente cuando un conflicto comercial con Estados Unidos podría desencadenar una menor demanda por materias primas.

“En general, China ve a América Latina como proveedor de commodities para su desarrollo. Una ralentización mayor de su economía generaría problemas para productos sensibles como productos agrícolas y forestales”, agrega Castañeda. Así, continúa, las proyecciones para Chile en 2019 van entre 3,5% y 4%. En caso de que la guerra comercial se intensifique, Castañeda cree que la actividad en 2019 incluso podría ser bajo 3,5%, acercándose a 3%, “lo que no serían buenas noticias para el Gobierno”.

Malas noticias para el Fisco

China es el mayor socio comercial para Chile, que en todo caso tiene una cartera diversificada de socios, explica el académico de la Universidad Gabriela Mistral, Erick Haindl. “Si se diera un escenario más pesimista, con China creciendo 6,0%, el cobre bajaría de los US$2,7 por libra hasta incluso US$2,20, mientras que el dólar se fortalecería sobre $700”.

Paradójicamente, sostiene, esto podría terminar siendo positivo para los exportadores, incluyendo agrícolas y forestales. Añade que el crecimiento chileno se acercaría a 3%.

En tanto, el economista Patricio Rojas, socio de Rojas y Asociados, comentó que “la proyección para 2019 apunta a una desaceleración más cercana al 6%, lo que va a tener un impacto en la demanda de ese país por commodities”.

Ese escenario afectaría el precio del cobre proyectado para este año por el Banco Central y el gobierno en alrededor de US$2,55 la libra, con lo que probablemente su promedio en el año sea inferior a esas proyecciones. Esto impactaría en los ingresos del Fisco, lo que podría llevar a que se eleve el endeudamiento fiscal para financiar un presupuesto ya aprobado y, adicionalmente este menor dinamismo del cobre generará un impacto a nivel local en términos a demorar algunas inversiones mineras.

Eso si, aclaró, para el 2019 las proyecciones contemplaban una desaceleración del China de un 6,5% a 6,2 o 6,3%, lo que fue internalizado, por ejemplo, en el Presupuesto 2019.

Si China se desacelera más, el primer golpe en Chile lo recibirá el sector exportador.

VOLVER SIGUIENTE