Jueves 6 de Diciembre de 2018

Marfán: “Tiene errores involuntarios”

Entre 12 economistas, sólo 3 le creen a las cifras del INE

Bengolea, Flores y Frigolett dicen que sí. Pero la mayoría duda de su marco muestral y creen que organismo requiere cambios.

Por equipo de economía

Manuel Marfán,

Ex ministro de Hacienda

Jorge Desormeaux, ex consejero del B. Central

En la entrega del último Ipom del año, el Banco Central no solo dio proyecciones económicas. Además, hizo un estudio sobre el mercado laboral, que ha estado preocupando a los economistas por su desacople con el positivo crecimiento económico. Y su conclusión fue que las encuestas tradicionales, es decir, que realiza el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) no estaría plasmando correctamente la realidad.

La Segunda consultó a 12 economistas, algunos ex ministros o ex consejeros del Banco Central, si le creen a las cifras de empleo del INE. Sólo tres respondieron taxativamente sí (fotos en color). Y los restantes 9 manifestaron sus dudas. Ninguno dijo que desconfiaba de la institución. Si no creen que hay errores en sus muestras, principalmente por el fallido Censo 2012, que no le permitirían ser más exacto. Desde el INE, no dieron declaraciones.

“El INE hace bien su trabajo, pero tiene errores involuntarios”, dijo Manuel Marfán, ex ministro de Hacienda. Agrega que hay que pensar en cambios en la institución para que tenga revisiones internas. “El INE debería ser autónomo y tener mejor vigilancia como un directorio”, agregó.

Varios consultados explicaron que dada la invalidez del censo de 2012, el INE tuvo que seguir usando el marco muestral de 2002. “Por eso, la muestra no refleja la realidad del mercado laboral en Chile”, explica Tomás Izquierdo de Gemines.

Concuerda el ex consejero del BC Jorge Desormeaux: “Mientras no hagan la transición hacia el nuevo censo vamos a tener errores en la tasa de desempleo y participación laboral. Se dan errores importantes, pues no consignan los cambios significativos que ha habido en el país, con prácticamente un 5% más de fuerza de trabajo por efecto de la migración”.

Esto ha llevado a que varios economistas no le crean a las cifras que entrega la institución. “Hace tiempo que no le creo, No mide la fuerza de trabajo, llegaron medio millón de personas por la inmigración que no están registradas”, criticó Erik Haindl, decano de la Facultad de Negocios de la U. Gabriela Mistral.

Víctor Cifuentes, de la U. Autónoma, concordó y dijo que el Banco Central fue contundente al señalar que el INE subestima la creación de empleo. “Se debe modernizar y tener más autonomía”, afirmó.

“Cuenta con un marco muestral demasiado desactualizado. Hay que darle más agilidad a la solución de esos problemas", agrega Cecilia Cifuentes, de la Universidad de los Andes. Y, según explica Alejandro Alarcón de la Universidad de Chile debe perfeccionar su metodología. “Tiene un rezago importante para captar cambios del mercado laboral”, critica.

Datos administrativos

Las principales dudas sobre las mediciones del INE surgieron por su discrepancia respecto a los datos administrativos, que son los registros del Seguro de Cesantía y de las AFP, los cuales muestran un mayor dinamismo del mercado laboral. “Hay brechas con los datos administrativos. Se requiere una acción rápida para actualizar sus metodologías", dice David Bravo del centro de Encuestas UC.

Es por eso que varios economistas, como Ricardo Ffrench-Davis, de la U. de Chile, han optado por complementar las encuestas del INE con los datos administrativos. “El INE es una muestra, tiene buena información, pero no hay que quedarse solo con eso”, dice.

“Nosotros estamos calculando y proyectando los niveles de empleo como si Chile aún estuviese en 2002. La única solución para esto es complementar esa información del INE con otra referida a datos administrativos”, agrega Desormeaux.

Los que sí le creen

El apoyo explícito al INE fue escaso entre los economistas consultados. Varios prefirieron no decir directamente si le creen o no, y solo tres declararon confiar en las encuestas.

“Sí le creo. Su metodología es relativamente robusta”, dice Hernán Frigolett, de Aserta Consultores y ex tesorero general de la República. "No es bueno políticamente denostar a las instituciones, más cuando Chile ha tenido una larga tradición estadística y el INE ha hecho los esfuerzos para mejorar", agrega.

Manuel Bengolea, de Octogone, también le cree. Explica que uno de los elementos por los que confía es porque representan el empleo informal y el formal, a diferencia de los datos administrativos donde solo se evidencia el trabajo formal (las personas que cotizan).

Tomás Flores, ex subsecretario de Economía dice que defiende al INE. Y agrega que el fenómeno de la inmigración, que habría sido una de las críticas a las encuestas, no es fácil de captar, ya que llegan principalmente al sector informal. Con esto, no son recogidos en los datos administrativos y “tampoco le abren las puertas a los entes estadísticos, en este caso el INE que obtiene sus datos a partir de las encuestas en hogares”.

Flores cree que el INE debe enfrentar este shock de inmigrantes en sus indicadores, pero dice que no hay negligencia en la institución. Y agrega que las encuestas, al menos la de empleo, estarían siendo sometidas a una actualización, para incorporar el Censo 2017. “No sería raro que el INE presente los datos actualizados a contar del primer semestre del próximo año a esa nueva base”, agrega.

Víctor Cifuentes, U. Autónoma

Ricardo Ffrench-Davis, U. de Chile

David Bravo, UC

Tomás Izquierdo, Gemines Consultores

Alejandro Alarcón,

U. de Chile

Cecilia Cifuentes,

U. de los Andes

Erik Haindl, U. Gabriela Mistral.

Hernán Frigolett, Aserta Consultores

Manuel Bengolea, Octogone

Tomás Flores, U. Mayor

VOLVER SIGUIENTE