Jueves 6 de Diciembre de 2018

Acompañó el féretro de su amo en el Air Force One

Sully, el labrador que le abría puertas a George H.W. Bush

Le abría puertas y la alcanzaba el teléfono cuando sonaba. Lo acompañaba en los paseos y vigilaba su sueño. Esos eran parte de los servicios que el perro labrador «Sully» prestaba al ex Presidente George HW Bush. Su imagen acostado al lado del féretro del su amo —quien murió el viernes pasado a los 94 años— se volvió viral luego que fuera difundida por la propia oficina del ex Mandatario.

Fue en junio de 2018 cuando el perro Sully, poco después de la muerte de su esposa Barbara, llegó hasta la casa de veraneo de la familia Bush en Kennebunkport, Maine (ver foto). Venía de VetDogs, encargados del entrenamiento de perros para veteranos de guerra.

“Una gran alegría dar la bienvenida a casa al nuevo miembro de nuestra familia, «Sully» un labrador hermoso y bellamente entrenado de @AmericasVetDogs. No podría estar más agradecido, especialmente por su compromiso con nuestra veteranos”, tuiteó el ex Presidente junto a una fotografía en que aparecía con Bill Clinton y Sully (ver fotos).

Su nombre —según reporta la CBS de Nueva York— se debe al nombre del piloto comercial Chelsley Sully Sullenberger, que aterrizó un avión de pasajeros en el río Hudson de Nueva York, en 2009, salvando a los 159 pasajeros y todos los tripulantes a bordo.

Pese a que el labrador de dos años —que tiene su propia cuenta de Instagram, donde se le ve asistiendo a Bush cuando fue a votar el mes pasado en las elecciones de Estados Unidos— regresará a prestar servicio a veteranos de guerra, Sully sigue siendo tratado como uno más de la familia Bush: acompañó el féretro de su amo en el Air Force One hasta Washington. Y luego, en el responso, estuvo al lado del ataúd.

“¿Viste la imagen que publicó el equipo del Presidente y acabas de sentir escalofríos?”, dijo John Miller de VetDogs de Estados Unidos, luego de ver la fotografía.

Ahora Sully regresará a Long Island y luego se unirá al Centro Médico Militar Walter Reed: “Al observar el servicio que Sully brindó al Presidente, nos sentimos muy orgullosos”, dijo Miller.

VOLVER SIGUIENTE