Viernes 30 de Noviembre de 2018

Andrés Vergara (32)

Detienen a cómplice de Luis Núñez, ex crack de la UC, en balacera de La Legua

El ex jugador estaba junto al detenido el pasado 10 de octubre, en una casa donde hubo un muerto y dos heridos.

Por P. Pino M.

Luis Núñez Blanco (38), ex jugador de la UC, que cumplió una condena de cuatro años por narcotráfico y que dijo al salir de Colina II que lo que le había pasado le podría suceder a cualquiera, no estaba solo el 10 de octubre pasado. Esa noche, en el pasaje Francisco Zárate de La Legua, lo acompañaba Andrés Vergara Baeza (32). Ambos coincidieron en la misma pieza con otras tres personas. Hubo una balacera. No están claras las causas, sí las consecuencias: Núñez y Vergara salieron del lugar y los otros tres quedaron heridos. Uno falleció y otro, que quedó vivo, le dijo a la policía quiénes eran los presuntos pistoleros. Desde entonces la Brigada de Homicidios anda tras Núñez y Vergara.

Ayer en la tarde los detectives ubicaron a Andrés Vergara Baeza en un departamento del centro de Santiago. Eso mientras que Núñez ya va para los dos meses en fuga, aunque su abogado ha presentado un recurso de amparo, que la Corte de San Miguel le rechazó. También pidió conocer los antecedentes del caso y que se programara una audiencia de formalización para Núñez. Hasta ahora, la policía supone que Núñez llegó a esa casa de La Legua acogiendo una idea de Vergara, porque éste sería el jefe de un clan dedicado a la venta de drogas. A Vergara se le conoce como «Guatón Andrés» y los tres que recibieron las balas eran parte de otra familia también dedicada a los estupefacientes.

Según el subcomisario Marcelo Sánchez, “ocurrió un conflicto entre dos grupos de la población, hubo una riña y ahí se produjeron los disparos. Tanto el detenido como el que está prófugo efectuaron disparos en contra de las víctimas”. En el lugar donde fue detenido Andrés Vergara la policía no encontró ni armas ni drogas.

De todos modos, el detenido tiene una coincidencia biográfica con Luis Núñez. Ambos estuvieron en la cárcel, pero a diferencia del retirado crack de la UC, Vergara estuvo seis años en dos penales distintos por un robo con intimidación ocurrido en 2008. Y lo cambiaron de cárcel, de San Miguel a Valparaíso porque se llevaba mal con los gendarmes del primero de estos penales. Cuando lo cambiaron de prisión, su abogada le solicitó al 12 Juzgado de Garantía que lo devolviera a Santiago, porque en el puerto había recibido amenazas que lo tenían “angustiado y afectado. Además no puede ser asistido en sus necesidades básicas y afectivas”.

Conducción en ebriedad

El hecho es que la costa parece afectar a «Guatón Andrés», porque el año pasado fue detenido en Viña del Mar por conducir en estado de ebriedad en abril de 2017. Pero hasta el día de hoy ese caso no ha avanzado, porque la última vez que le pidieron presentarse a una audiencia les mandó un certificado médico en el que indicaba que tenía “crisis de pánico, cefaleas tensionales y neurosis de angustia”. Ese mismo 2017, en Santiago, en un allanamiento ocurrido el 6 de septiembre la policía lo descubrió en una pieza de calle Francisco de Zárate con cuatro balas calibre 40, una bolsa de nylon que tenía 1,95 grs de cannabis y 4 millones 674 mil pesos en efectivo.

Un portonazo

El caso por el cual «Guatón Andrés» fue condenado a pasar seis años preso ocurrió la noche del 14 de abril de 2008, en Departamental con Haydn, en la comuna de San Joaquín. Ahí acompañó a un sujeto de 28 años que tenía una pistola de 9 milímetros en el robo de un Toyota. Era un portonazo que iba según lo presupuestado hasta que uno de los tipos se puso delante del manubrio. Avanzaron un tramo hasta que se estrellaron y entonces la policía los capturó. Esa vez la Fiscalía pidió 10 años y un día de presidio para Andrés Vergara, pero el 12 Juzgado de Garantía sólo concedió los seis ya conocidos.

Andrés Vergara Baeza esta mañana.

El ex UC Luis Núñez.

Final River-Boca

Madrid prepara operativo de seguridad “sin precedentes”

La final de la Libertadores se va a España. Y mientras Boca y River siguen tratando de revertir la decisión, en Madrid ya se están preparando para recibir el polémico partido en el Santiago Bernabeu, el domingo 9 de diciembre.

Aunque como informó hoy El País, “la Policía Nacional está trabajando a contrarreloj”.

El gobierno español aceptó gustoso el ofrecimiento, pero lo cierto es que las autoridades madrileñas saben que tienen entre manos un desafío que requerirá “un dispositivo de seguridad sin precedentes”, como lo definió hoy el diario Marca.

“La final que huye de los vándalos busca refugio en Madrid”, dice El Mundo. “La Copa Libertadores es una buena oportunidad para mostrarse al mundo como una ciudad abierta, de acogida, pero también implica riesgos”.

Son varios los detalles que complican a la policía. Por ejemplo, ese mismo fin de semana se celebra el Puente de La Constitución, una fiesta a la que anualmente suelen llegar 600 mil turistas. Pero sobre todo que no se sabe cuántos barristas argentinos llegarán a la ciudad, sin contar las 9 peñas oficiales que ambos clubes tienen en la capital española (5 de Boca y 4 de River).

Y también hay reportes de nexos entre las facciones más peligrosas de las hinchadas con grupos ultra españoles, como vascos o catalanes.

Autoridades esperan evitar el descontrol del domingo pasado en Buenos Aires.

VOLVER SIGUIENTE