Viernes 9 de Noviembre de 2018

¿Otra oportunidad?

Ex gerente general de la polémica LAW crea nueva aerolínea

El economista Bernardo Javalquinto creó Infinity Airlines, con financiamiento de Norteamérica y Medio Oriente, asegura.

Por Felipe O'Ryan

Mi equipo llegó demasiado tarde para hacer una buena gestión en LAW. Fue un exitoso fracaso, obtuvimos el financiamiento para revertir la situación, pero no pudimos aplicar el plan”.

“Norteamérica es la tierra de las segundas oportunidades”, dijo un famoso Presidente de Estados Unidos. Así también lo cree el economista y empresario Bernardo Javalquinto, quien asumiera como gerente general de la polémica aerolínea chilena LAW en medio de su momento más crítico, que terminó con una orden para liquidar la firma en abril pasado, y que ahora está armando una nueva aerolínea que espera operar en el país del norte y en Chile: Infinity Airlines.

La nueva firma ya está inscrita en Chile y, según Javalquinto, también lo está en Estados Unidos. El economista asegura que su proyecto ya cuenta con financiamiento de inversionistas canadienses, estadounidenses y de Medio Oriente, aunque aún no está estipulado cuándo comenzarán a funcionar.

Eso sí, Infinity ya está haciendo los trámites para obtener los permisos de operación en el territorio nacional. La empresa se reunió el 26 de septiembre con el director del Departamento de Seguridad Operacional de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) César Mac-Namara, para presentarle su proyecto aéreo y algunos programas de la empresa.

La aerolínea espera competir en el mercado de vuelos cortos o short haul , que en la industria consideran a vuelos domésticos y de hasta 1.500 km. En su sitio web, Infinity explica que fue “creada para enfrentar una oportunidad excepcional de inversión en el servicio de traslado de pasajeros short haul , para el transporte de turistas en temporadas estivales y trabajadores de la construcción asociados al desbordante sector de la industria en Sudamérica”.

Según Javalquinto, no serán una aerolínea low cost , modelo que han impulsado compañías como Sky y JetSmart. “La competencia es muy grande con las que ya hay y las que van a llegar. No es nuestro segmento”, detalla.

Ex economista del Banco Mundial, académico de la Universidad Central y director de empresas como “Cannabis Energy Drink”, Javalquinto fue también asesor financiero de la fallida aerolínea LAW hasta abril, cuando el directorio decidió nombrarlo gerente general. Días antes, la compañía había perdido su permiso de volar, luego de haber dejado varados a más de 500 pasajeros en diversos vuelos hacia destinos como República Dominicana y Perú. En medio de la crisis, el directorio de la aerolínea removió al entonces gerente general Andrés Dulcinelli y dejó a Javalquinto a la cabeza.

“LAW será un caso de estudio en el futuro”, opina el economista. A los problemas por incumplimientos con sus pasajeros, en junio la aerolínea comenzó a sumar demandas de proveedores que superaron los $3.000 millones. Y mientras LAW colapsaba sobre sí misma, Javalquinto buscaba financiamiento en el extranjero para intentar salvar la operación.

“Pero mi equipo llegó demasiado tarde para hacer una buena gestión. Fue un exitoso fracaso, obtuvimos el financiamiento para revertir la situación, pero no pudimos aplicar el plan de salvataje que teníamos para beneficiar a la sociedad y no dañar a los trabajadores, clientes y proveedores”, recuerda.

Crisis en Quintero

Oxiquim compromete medidas por $44 millones

Por Sergio Sáez

A cuatro meses de la crisis ambiental de Puchuncaví y Quintero, y aún sin culpables confirmados, la empresa Oxiquim presentó un plan de cumplimiento por los cargos levantados por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) en octubre pasado, vinculados a su terminal de hidrocarburos en la Región de Valparaíso.

Eso sí, descartó tener alguna vinculación con el episodio tóxico de agosto, argumentando que las imputaciones del regulador corresponden a errores en el manejo de aguas lluvias y por el uso de recipientes para sustancias distintas a lo establecido, y no por derrames de hidrocarburos.

En el documento, la empresa reconoce culpabilidad en los hechos imputados y presentó una serie de medidas correctivas avaluadas en $44 millones.

Oxiquim se comprometió a optimizar sus manejos de aguas lluvias, “realizando un seguimiento en sus parámetros de inflamabilidad” y también pactó un cronograma para retirar “las sustancias no autorizadas ambientalmente desde los estanques, los cuales no serán utilizados para almacenar otra sustancia diferente a la autorizada”, dice la empresa en el documento.

Según explicó la SMA, en los dos estanques que fueron inspeccionados, se encontró xileno y potasa cáustica, sin embargo la licencia ambiental de la empresa sólo permite almacenar fenol.

La SMA ha levantado cargos a 4 empresas: Enap, que presentó descargos; Oxiquim que presentó este plan de cumplimiento, GNL Quintero y Gasmar, que aún no responden al regulador.

VOLVER SIGUIENTE