Jueves 8 de Noviembre de 2018

Pía Adriasola, esposa del ex candidato presidencial

“Con José Antonio somos vanguardistas”

La abogada creó la fundación Cuide Chile para apoyar a parlamentarios en leyes sobre la familia, DD.HH. y debates valóricos.

Por J. M. Wilson y L. Jiménez

Las críticas son caricaturas. José Antonio es la persona más respetuosa y amable que hay”.

En un “martes de pololeo” (día que le dedica a salir con su esposo José Antonio Kast), la abogada Pía Adriasola, recibe a La Segunda en la oficina de su fundación Cuide Chile. La ONG, que ese mismo martes logró su personalidad jurídica, está conformada por un grupo de 12 abogados que apoyará a parlamentarios en legislaciones sobre familia, derechos humanos y materias valóricas. “Desde donde la vida comienza hasta donde termina”, agrega Adriasola, quien tras la campaña presidencial mantuvo un rol político en el movimiento Acción Republicana que lidera su marido.

Y aunque comparten oficinas, ella y Kast tienen agendas paralelas. De hecho, él sólo se asoma a saludar intempestivamente en medio de la entrevista. “Escuché que estaba casada conmigo… Tengan cuidadito”, interrumpe el ex candidato presidencial, lanzando una advertencia (suponemos en broma), con una sonrisa.

Adriasola agrega que la fundación que dirige busca “dar respuesta a muchas personas que no se sienten representadas” por nuevos movimientos políticos que, a su juicio, pretenden deconstruir la sociedad y la familia. “Hay una mayoría silenciosa que se margina, ante temas culturales, sociales y políticos que no nos interpretan”. Y precisamente la misión que se ha impuesto el matrimonio Adriasola-Kast es darle voz a aquellos grupos.

—A Kast también le critican que margina, por ejemplo, a homosexuales.

—Las críticas son más bien caricaturas. Cuando uno conoce a José Antonio, uno se da cuenta de que es la persona más respetuosa y amable que hay. El problema es que cuando hay corrientes políticas que necesitan descalificar, usan cualquier caricatura con tal de minimizar, amedrentar o ridiculizarlo. A José Antonio algunos no lo toleran. Y se lo manifiestan físicamente, agrediéndolo.

—¿Él no exagera un poco el personaje, especialmente en redes sociales?

—En las redes sociales él dice lo que piensa. Suena muy provocador, porque normalmente la gente se calla lo que piensa y dice algo políticamente correcto. Puede ser que no le caiga bien a todos.

—Su marido visitó a Bolsonaro. Un analista brasileño Breno Altman dijo que Bolsonaro era un Pinochet en Brasil, que llega al poder sin golpe de Estado, ¿José Antonio Kast representa en Chile ese Pinochet sin golpe de Estado?

—Nooo. José Antonio es una persona que quiere el bien para Chile y que creemos en la democracia.

—Separando el tema de Pinochet, José Antonio Kast refleja un renacimiento del conservadurismo?

—Entre conservadurismo y no conservadurismo, te diría que somos vanguardistas.

—Pero la defensa de la familia, ¿implica conservar la familia?

—Es que notamos que la familia está bastante dañada.

—¿La etiqueta de conservadores no les acomoda?

—Me da lo mismo, pero sí creo que son etiquetas. Pero si tuviera que definirme cómo nos veo, con José Antonio nos vemos como vanguardistas, un movimiento hacia adelante, hacia el futuro. Conservador es como quedarse. Queremos progreso, desarrollo, que las familias puedan surgir, que haya armonía entre las familias, entre las comunidades y en la sociedad. Si tú sacas lo mejor de ti y te alías con una persona, con la cual puedes formar una familia y, además, de esa unión nacen hijos y generan una comunidad y se puede vivir el amor, vamos construyendo desde un núcleo chiquitito y permeando a toda la sociedad. Si ves la delincuencia, la drogadicción, todos esos flagelos parten de familias disgregadas y niños que han sido abandonados.

—¿José Antonio Kast obviamente representa ese pensamiento?

—Está casado conmigo.

—Le pregunto porque se le compara con Trump y Bolsonaro. Cada uno de ellos ya suma tres matrimonios.

—Son experiencias de vida distintas. Las realidades no son comparables. Cada uno es fruto de una historia. Ser padres de nueve niños fue fruto de un amor grande. A mi me da risa que haya tomado vuelo en redes sociales esto de los “martes de pololeo”, pero para nosotros ha sido un hábito de matrimonio y fundamental en nuestro crecimiento del amor. Y es muy lindo transmitir eso.

—Su fundación apoyará a legisladores, ¿cuáles reformas le preocupan?

—Todas las que van directamente en contra de la vida de la persona. Las que atacan la familia. Ahora quieren promover el aborto libre, gratuito y de calidad. Matrimonio igualitario. Son todas cosas que finalmente atentan contra la familia.

¿Y de lo que ha hecho el Gobierno actual, qué le preocupa?

—Creo que el gobierno ha hecho una labor que no se condice con los valores que decían defender, sobre todo, en la segunda vuelta. Están tratando de generar espacios de entendimiento, pero lo hacen de una manera equivocada, porque finalmente toman banderas de la izquierda.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE