Miércoles 7 de Noviembre de 2018

Comenzó el plan retorno del gobierno

175 haitianos volvieron, pero uno se quedó porque no quiso dejar a su novia

No hubo niños ni familias. Uno que viajó fue Willo, agrónomo, que en los 9 meses que estuvo en Chile no logró encontrar trabajo.

Por Daniela Sánchez M.

Hombres y mujeres jóvenes, que viajaron a Chile solos, hace poco más de un año y que no lograron encontrar trabajo. Ese fue el perfil de los 175 haitianos que se subieron al Boeing 767 de la Fuerza Aérea, en el primer vuelo a Puerto Príncipe del llamado “Plan de Retorno Humanitario” impulsado por el gobierno. Avión que partió a eso de las 10:15 horas con una persona menos de lo presupuestado: se habría arrepentido antes de llegar al aeropuerto, ya que su novia no viajaba.

Uno de los que partió fue Willo, haitiano que cuenta con un título profesional en Agronomía y que en los 9 meses que estuvo en Chile no logró encontrar trabajo. Su primo Frederick lo acompañó al gimnasio municipal de Estación Central, donde los viajeros debían dejar sus maletas y abordar los tres buses que los condujeron hasta el Grupo 10 de la Fach.

Frederick —quien se tituló de Ciencias Informáticas y lleva dos años en Chile, donde sólo ha trabajado haciendo aseo y plantando árboles— no pudo retornar a su país. “No me pude ir porque tengo familia, una niña que nació aquí y no se puede ir porque es chilena”, dijo.

Frederick y Willo conocieron a la chilena Patricia Orellana en Colina, quien los acogió en su casa. “Ellos van a intentar irse por sus propios medios porque ya no pueden quedarse acá. Ellos tienen títulos universitarios y acá no se los reconocen”, asegura Orellana.

Este vuelo no incluyó niños ni familias. Según el alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado —comuna en la que se inscribieron más de 500 personas, de las 1.087 en el país que se acogieron a la medida de regreso—, hay grupos familiares interesados para los próximos embarques. “Durante noviembre podrían ser un par de viajes más”, afirma. Se calcula que hay unos 150 mil haitianos en Chile.

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla dijo esta mañana que “lo que no podemos hacer con este programa es separar a la familia” y que es el grupo familiar el que decide quedarse o regresar, ya sean chilenos o haitianos.

Pero el facilitador lingüístico de la Municipalidad de Estación Central, Paul Dieulifaite, sostiene que ese fue uno de los problemas que detectaron durante este proceso de retorno.

“Personas que tienen hijos acá no se pueden acoger al plan”, explica.

Mensajes reenviados

Aunque los haitianos beneficiados con este plan estaban citados para las 7 de la mañana en el gimnasio municipal de Estación Central, a eso de las 6 ya se habían formado dos filas con haitianos cargando bolsos y maletas: una con los inscritos confirmados y otra con aquellos que, a pesar de que aseguraban haber recibido el mensaje de confirmación, no estaban en la lista final. Personas que también querían partir de Chile por falta de trabajo, e incluso por no adecuarse al frío.

“Estaban inscritos pero no confirmaron, entonces ese cupo fue reemplazado por otra persona”, explica el comisario Alexis Toledo, mientras un aspirante a oficial de la PDI de origen haitiano le informa en creole que no podrán viajar.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, aseguró que el proceso consistía en el envío de un mensaje y posteriormente tres llamadas telefónicas para confirmar a aquellas personas que viajarían hoy. “Descarto que sea una situación que, estando confirmados, no hayan sido incorporados en el vuelo”, dijo.

El aspirante a oficial de la PDI, Frances Saint-Paul, quien también ayudó a contener a la fila de al menos 50 haitianos que no lograron abordaron el avión, explica que “algunos dicen que les llegó el mensaje pero no contestaron la llamada para confirmar”.

Dieulifaite cree que la confusión se debió a que se corrió la voz entre aquellos que querían viajar y se reenviaron el primer mensaje de confirmación que habría enviado el Departamento de Extranjería. “La persona que fue a la charla debería recibir el mensaje personal y tiene que venir. Pero la gente misma envía mensaje a otras personas, ese es el problema”, dice.

Algunos de los beneficiados llevaron orgullosos la bandera de Haití, mientras caminaban por la loza del Grupo 10 de la Fach, a minutos de que despegara el avión.

Si bien no hay cifras del costo que significó para el gobierno, el plan podría repetirse con migrantes de otras nacionalidades. Así lo dejó entrever el ministro Chadwick: “Ya hemos conversado con otras representaciones diplomáticas, como el caso de Colombia, para ver si entendemos o abrimos el programa. Pero mientras, queremos evaluar y tomar decisiones".

VOLVER SIGUIENTE