Miércoles 12 de Septiembre de 2018

Inédita cumbre por abusos será en febrero

Papa cita a presidentes de conferencias episcopales del mundo

Teólogos y vaticanistas destacan que es una convocatoria sin precedentes y que podría unificar criterios.

Por Natalia Olivares y Pablo Rodillo

Nunca había pasado

algo similar y por el propio tema. Es casi

un sínodo”.

Andrea Tornielli, de Vatican Insider

Puede inaugurar un modo de gestión nueva, más ágil y más eficiente”.

Álvaro Ramis, teólogo UC

Denota que se está tomando conciencia de que es un problema global”.

Inés San Martín,de Crux Now

En una decisión inédita, el Papa Francisco convocó a los presidentes de las conferencias episcopales del mundo, para abordar la situación de abusos en la iglesia católica que irrumpió en su pontificado.

La cita se realizará en la Santa Sede entre los días 21 y 24 de febrero de 2019, de acuerdo a lo informado por el Vaticano, y hasta el momento en el caso de Chile deberá asistir el obispo castrense Santiago Silva, de no mediar más cambios en la conferencia local, cuyos integrantes pusieron a disposición del Pontífice su renuncia en mayo pasado.

La convocatoria surgió mientras se desarrollaba en Roma la 26° reunión del Consejo de Cardenales, conocido como C9, órgano que creó Francisco hace cinco años como una instancia asesora para llevar a cabo la reforma a la curia. “El Santo Padre Francisco, habiendo escuchado al Consejo de los Cardenales, decidió convocar a una reunión con los presidentes de las Conferencias Episcopales de la Iglesia católica sobre el tema de la protección de los menores”, informó la oficina de prensa del Vaticano.

A la reunión de tres días del C9, que comenzó el lunes, sólo llegaron seis de sus integrantes. Se ausentaron Francisco Javier Errázuriz, arzobispo emérito de Santiago, quien enfrenta acusaciones de encubrimiento; George Pell, prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano que es investigado por abuso sexual en Australia, y Laurent Monsengwo, arzobispo de Kinshasa (Congo).

La decisión de Francisco se produce cuando él mismo fue criticado por el mal manejo del caso del ex cardenal Theodore McCarrick, después de que el ex nuncio en EE.UU., arzobispo Carlo María Vigano, publicara una carta a fines de agosto en la que acusó que el Papa sabía sobre los abusos y no había hecho nada. El Vaticano no ha respondido a dicha imputación, pero sí prometió “aclaraciones”.

Durante su reunión, el C9 nuevamente expresó su solidaridad con Francisco.

Un nuevo modelo

“Nunca había pasado algo similar y por ese tema. Es casi un sínodo”, describe el vaticanista Andrea Tornielli, de Vatican Insider.

Mientras que Inés San Martín, vaticanista de Crux Now, explica que “es sin precedentes, porque es la primera vez que la Santa Sede convoca a todos los presidentes de las conferencias episcopales del mundo para tratar este tema, lo que denota que se está tomando conciencia de que es un problema global, que en mayor o menor medida tiene incidencia en todas las diócesis del mundo”.

Para Álvaro Ramis, teólogo de la UC, la convocatoria es inédita tanto por su contenido, como por su diseño. “Yo no recuerdo una reunión de presidentes de conferencias episcopales. Y cuando los sínodos reunían al episcopado, tenían otra estructura, donde también participaban delegados de las conferencias e invitados de parte del Vaticano. Aquí es más bien el reconocimiento a la institución de la conferencia episcopal como representativa de los obispos de cada país”, explica. El modelo, añade, “puede inaugurar un modo de gestión nueva, que puede ser más ágil y más eficiente, al reunir a los presidentes de las conferencias directamente” y en este caso, “ayudar a establecer un estándar unificado, porque hasta ahora cada conferencia tiene su propio criterio” frente a los abusos.

Ramis agrega que para la cita de febrero, “ya deberíamos tener un arzobispo de Santiago” y que se resuelvan “dos o tres” nombramientos episcopales pendientes, por los que el futuro del cardenal Ricardo Ezzati debería estar despejado para entonces.

Cambio de agenda

Para algunos, este llamado del Papa reconoce el cambio de agenda que sufrió su pontificado debido a los escándalos de abusos que sacuden a la institución en todas partes del mundo. Pues en marzo de 2013, Francisco asumió con el objetivo de reformar la curia, resolver el escándalo del Banco Vaticano, un fuerte énfasis en la familia (incluso se realizó un sínodo en 2015) y un discurso ecologista.

Sin embargo, para Tornielli el tema de los abusos “nunca fue secundario en su agenda. Ha creado la comisión vaticana para la seguridad de los menores” y “casi cada semana se encuentra reservadamente sobrevivientes de abusos. Ahora está dando a un nuevo paso”.

María Paz Lagos, presidenta de Voces Católicas, destaca la decisión como una señal “concreta de que al Papa le interesa eliminar todo tipo de abuso desde su base”.

VOLVER SIGUIENTE