Viernes 7 de Septiembre de 2018

Desaladoras, centrales y proyectos inmobiliarios por más de US$ 3 mil millones

A pesar de la crisis en Quintero y Puchuncaví: ocho proyectos sueñan instalarse en la zona

Expertos no descartan “agitación social insospechada” a la hora de evaluar las iniciativas.

Por Sergio Sáez F.

En la zona de Concón, Puchuncaví y Quintero existen 92 unidades fiscalizables por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA); es decir, casi un centenar de proyectos con permisos ambientales que deben ser monitoreados.

Pese a estar en el ojo del huracán hace más de dos semanas, y generar preocupación en La Moneda, nuevos proyectos buscan instalarse en la zona. Según información del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), existen 8 iniciativas que buscan concretarse en el área por un monto superior a los US$ 3 mil millones. De acuerdo con los expertos, la crisis podría complejizar su tramitación.

Para el abogado ambiental Jorge Andrés Cash, por muy sustentables que sean los proyectos, “los de mayor connotación pública y de mayor impacto socioambiental se verán afectados por una agitación social de proyecciones insospechadas”.

En la misma línea, el ex director del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Jorge Troncoso, sostiene que, dada la conflictividad de la zona, sólo pasarían el filtros de evaluación “los proyectos que mejoren las externalidades de los ya existentes o aquellos que mejoren la calidad de vida de los habitantes”, añade.

Proyectos en la grilla

El mayor proyecto es Maratué, de la inmobiliaria El Refugio. La iniciativa perteneciente al empresario Maurice Barry prevé invertir US$ 2.000 millones en un desarrollo habitacional en Puchuncaví.

Aunque no sea una inversión industrial, ya ha recibido observaciones. Ya que se desplegaría en “889 hectáreas, en las que se construirán más de 14.000 viviendas en 15 años, cifra similar a las actuales viviendas en la comuna. Eso provocaría una explosión demográfica”, expresó la vecina María Soledad Webb en el proceso de consulta ciudadana.

Otras tres iniciativas del mismo rubro son Claro de Maitencillo, cuya inversión llega a los US$ 750 mil de la Inmobiliaria Bruvic; el Condominio Costa Kupal (US$ 900 mil) de la empresa Santa Helena. En el extremo sur de Quintero, busca su permiso el Hotel Decameron de Ritoque, que proyecta invertir US$ 44 millones. Para blindarse, la hotelera descartó efectos en recursos hídricos y propuso realizar “un seguimiento del comportamiento de la avifauna durante dos años de operación del proyecto”.

Desaladoras y Enap

AES Gener presentó el 21 de abril de 2018 su proyecto de desaladora de Ventanas. Involucra una inversión de US$ 100 millones y el pasado 13 de julio el CEO de la eléctrica, Ricardo Falú, pidió más tiempo para resolver las observaciones de los organismos públicos vinculados a la tramitación. En el proceso, la Gobernación Marítima de Valparaíso pidió a la empresa pidió evaluar los “efectos sinérgicos” del proyecto que absorbe agua en la bahía de Quintero. También la alcaldesa de Puchuncaví, Eliana Olmos solicitó a la empresa aclarar si la empresa utilizará aguas de napas subterráneas de Valle Alegre.

También en Quintero, se proyecta conectar los oleoductos de Enex y Sonacol, con una inversión de US$2,9 millones.

Más al sur, en Concón, se encuentra en tramitación la central de generación eléctrica (a gas) Nueva Era de Enap. El proyecto de US$ 680 millones cuenta con una serie de observaciones de la comunidad. Entre ellas, el consultor Carlos Viviani pidió evaluar los efectos de material particulado que emitiría la iniciativa y sus efectos en la salud de la población.

VOLVER SIGUIENTE