Viernes 7 de Septiembre de 2018

Argentina: Medidas insuficientes

“Sin dudas, la herencia fiscal de los gobiernos kirchneristas ha sido una mochila muy difícil de cargar”.

Mauricio Macri asumió la presidencia argentina en diciembre de 2015 bajo la expectativa de liberalizar los mercados, atraer inversión, disminuir la red clientelar del Estado para —entre otras cosas— comenzar a desterrar la enraizada corrupción. Como era previsible, muchas de sus medidas resultaron tan acertadas como impopulares, entre las que se cuentan rebajas arancelarias, recortes de pensiones y programas sociales, y la reducción de subsidios a las tarifas de la luz y agua. Paradójicamente, no fue la resistencia a estas medidas el detonante de la crisis que el país enfrenta por estos días, sino que la falta de confianza en el manejo económico.

Lo que se ha producido en Argentina se conoce como una ‘corrida a la moneda', en que los distintos agentes del mercado han perdido confianza en el valor del peso argentino, prefiriendo mantener sus activos en otras denominaciones. Eso reduce la demanda por pesos, haciendo que éste pierda valor frente a otras monedas como el dólar. Lo anterior implica que la deuda (principalmente en dólares) se vuelva más cara, retroalimentando el circuito y planteando aún más dudas sobre la capacidad del gobierno argentino para hacer frente a sus obligaciones de pago, lo que golpea nuevamente al peso.

Cabe entonces preguntarse qué es lo que lleva a esa pérdida de confianza. Sin dudas, la herencia fiscal de los gobiernos kirchneristas ha sido una mochila muy difícil de cargar. En sus gobiernos, el gasto público como porcentaje del PIB creció desde 23% en 2003 a 42% en 2015. Macri propuso una reducción gradual que pecó de tímida, reduciendo el gasto a 40% para 2017. En un contexto de dudosa independencia del Banco Central, el abultado gasto implicó que las metas de inflación no fueran creíbles, lo que lleva también a una devaluación de la moneda. Por otra parte, existen presiones externas ante las que hay poco que hacer: las alzas en tasas de interés de Estados Unidos y otros mercados desarrollados (después de una década cerca del 0%) han implicado que los inversionistas se retiren de los mercados emergentes. En un aspecto más cultural, las heridas del corralito siguen frescas, por lo que ante una turbulencia los argentinos corren en masa a defender sus ahorros.

Desatada la crisis, las promesas de recorte fiscal e impuestos a las exportaciones han sido recibidas con escepticismo por los mercados, dando cuenta de que las recetas liberales, que para un país como Argentina parecían obvias, no sean suficientes a la hora de arreglar las cosas. Estas deben a su vez estar dotadas de flexibilidades políticas y culturales que las hagan entendibles, creíbles y deseables por el grueso de la población, lo que requerirá un esfuerzo de los argentinos para dimensionar que llevan décadas gastando por sobre sus capacidades.

Segunda mirada

M.R.E.

Encontrando el tesoro

A 300 metros de la bahía de Valparaíso (y a unos 42 metros de profundidad), un equipo interdisciplinario encontró los restos del submarino «Flach», hundido en abril de 1866.

Su historia es más o menos conocida (se quería utilizar como protección ante posibles ataques de la flota española a la costa chilena, pero se hundió al tercer día de uso); sin embargo, aún hay algunos cabos sueltos: no hay certeza, por ejemplo, de si en su interior había 11, 14 o 18 tripulantes.

Por cierto, el hallazgo no sólo es importante para recuperar parte de la memoria histórica del país, también abre una esperanza: quizás no esté lejano el día en que, de una vez por todas, podamos resolver todos los misterios de la historia patria: si existe el tesoro del archipiélago Juan Fernández; si los restos enterrados de Manuel Rodríguez en el Cementerio General son los suyos o no; dónde está el teniente Bello, o qué le pasó al empampado Riquelme. No hay que perder la esperanza.

Vicepresidente ejecutivo: Felipe Edwards del Río

Director: Mauricio Gallardo Mendoza

Representante legal: Alejandro Arancibia Bulboa

Dirección, redacción y talleres: Av. Santa María 5542.

Fono: 2330 1111 (mesa central) Servicio al cliente: 2242 1111

Ventas, suscripciones: 29562456 www.lasegunda.com


Región de Ñuble I


Señor Director:

El destacado científico chileno César Hidalgo, profesor del M.I.T., en su última visita al país resaltó que el conocimiento hay que llevarlo a los lugares que se quieren desarrollar. En Chile nuestros políticos hablan mucho de innovación, pero llegado el momento repiten las recetas tradicionales. Todos saben que el país no debería tener más de cinco o seis grandes regiones o macrozonas, pero igual se crean regiones minúsculas como es la recién lanzada Región de Ñuble, que partió con la pesada carga de ser la segunda más pobre del país después de La Araucanía.

Podría haberse intentado llevar a Ñuble a emprendedores, científicos o programadores y habría sido un mejor proyecto, un dinero mejor invertido, sin necesidad de crear otra región. Se prefirió no innovar, hacer más de lo mismo y llevar allá un grupo de 92 jefes y unos 3.000 oficinistas, a un costo de $20 mil millones anuales. Este año la nueva región no tiene presupuesto y sobrevivirá con reasignaciones, entiéndase quitando recursos a los niños del Sename, o a los ancianos del Senama. Ya se habla de que esta nueva región no tiene tamaño para ser realmente autónoma y tendrá que actuar de común acuerdo con otras para operar como una macrozona. A pesar de lo hecho, esperemos que en el futuro aparezca algún grado de racionalidad.

José Luis Hernández


Región de Ñuble II


Señor Director:

Siguiendo el lema “la unión hace la fuerza”, cuesta entender por qué se decide dividir la Región del Biobío. Para evitar la centralización necesitamos contar con regiones fuertes, ya que subdividirlas sólo las debilita.

Maquiavelo proponía “divide y reinarás” y en este caso quien “vence” bajo esta lógica seguirá siendo la Región Metropolitana. Tampoco parece sensato en tiempos de ajuste fiscal aumentar la administración pública con una nueva región.

Iván Suric

IdeaPaís


Carretera hídrica


Señor Director:

Efectivamente, Félix Bogliolo está obsesionado con traer agua desde el sur al norte, dado que pierde toda objetividad y juicio analítico en la entrevista concedida a este medio (el miércoles pasado, p.19).

No compite con Juan Sutil, lo hace con la Corporación Reguemos Chile cuyo directorio es transversal y aúna a líderes de diversos sectores políticos del país.

Ello obedece a que el proyecto de la Carretera Hídrica es un proyecto colectivo de bien país sin fines de lucro, que propone una solución integral al manejo de las aguas.

En lo técnico, el proyecto de Bogliolo consta de una tecnología que nunca se ha probado en el mundo; por el contrario, el de nuestra corporación es viable y sustentable. Prueba de ello es su uso en muchos países con gran éxito.

En lo económico, las bases de su estudio son inverosímiles, ya que no existe un sector agrícola que pueda pagar US$ 8.000 por hectárea al año como él pretende vender.

Cesar Barros Montero

Director Fundador Corporación Reguemos Chile


Falta de Sintonía


Señor Director:

De un tiempo a esta parte hemos visto como los partidos políticos han hecho caso omiso a la urgencia ciudadana por sintonizar con las demandas de la gente. Resulta oportuno entender que esta es la forma en que se legitima el sistema político y la democracia. Algunos medios de comunicación —en especial ciertos programas políticos— tampoco están cumpliendo en forma precisa con su labor de informar a los ciudadanos para que puedan tomar sus decisiones en forma realmente informada.

Se apuesta más bien a destacar un show que a entregar contenidos, donde los periodistas o entrevistadores pasan a ser los protagonistas y los políticos privilegian los escándalos de sus adversarios, antes que hacer presente sus propuestas.

Rafael Rosell

Decano Facultad de Derecho

y Gobierno U. San Sebastián

HARAKIRI

En la página 13 de la edición de ayer publicamos que en la comuna de La Florida se habían emitido 29 reclamos por maltratos a docentes entre 2015 y 2017. Lamentablemente cometimos un error: el registro era de Puente Alto.

VOLVER SIGUIENTE