Viernes 7 de Septiembre de 2018

Andrés Chadwick Piñera:

El negociador favorito de la oposición

Pese a su menor presencia pública, ha tenido diálogo permanente con la oposición y el oficialismo; incluso, durante conflictos.

Por Luciano Jiménez

“¿Tienes 20 segundos?”, le preguntó el senador Iván Moreira (UDI) al ministro del Interior, Andrés Chadwick, el pasado 1 de agosto, durante una visita del secretario de Estado al Senado. “¡Nooo! Mucho”, le respondió Chadwick en modo de broma.

Y a pesar de que concurre menos a Valparaíso, donde ejerció como diputado y senador —desde que asumió el 11 de marzo, solamente ha ido 12 veces al Congreso Nacional, según su registro de viajes—, sigue siendo el ministro más solicitado por los parlamentarios para solucionar problemas y pedir favores.

“Trato de hablar siempre con Andrés. Cuando hay que hablar para arriba, se conversa con el ministro del Interior”, dice el senador José Miguel Insulza (PS).

En Chadwick, los parlamentarios de oposición y oficialismo ven un canal de comunicación permanente a pesar de los conflictos. Por su oficina en La Moneda han pasado las directivas del PS, el PR, la DC y el PPD, incluso, en momentos de tensión con otros ministros o con el mismo Presidente Sebastián Piñera.

Pese a ello, el ministro del Interior prefiere el bajo perfil y un rol más horizontal dentro del comité político, diseño vigente desde la campaña —donde él mismo se definió como coordinador y no como generalísimo— y que se consolidó en la conformación del gabinete.

Su mano, sin embargo, se notó en la negociación por el salario mínimo, luego de que fracasara la propuesta original de Hacienda y se cortaran las conversaciones. Y si bien el fin de semana el Presidente dijo en El Mercurio, que veía una “actitud antipatriota” en un sector de la oposición, paralelamente ya le había pedido a Chadwick que retomara los contactos con los senadores Jorge Pizarro (DC) y Ricardo Lagos Weber (PPD). Esa gestión culminó en una reunión, el lunes pasado, en el edificio gubernamental Bicentenario, ubicado en calle Teatinos. Allí, los negociadores del Gobierno, encabezados por Chadwick, cedieron y aceptaron los términos de la oposición para acordar un reajuste por sólo dos años.

Este mismo estilo se puso a prueba en el conflicto por la llamada “sequía legislativa” y luego de que Piñera instara a los parlamentarios “a trabajar”. El 8 de julio pasado organizó una cena en su casa con los jefes de bancada del Senado. Allí acordó un clima de trabajo y recogió inquietudes por las investigaciones de la Fiscalía.

También, el 19 de agosto, en momentos en que legisladores y directivas oficialista acentuaban sus críticas a La Moneda, convocó a otra comida en su casa a los presidentes de Chile Vamos para tratar de bajar la beligerancia.

Su participación igualmente se evidenció el viernes pasado, cuando lideró un comité político extraordinario en La Moneda para abordar la crisis ambiental en Quintero y Puchuncaví.

También sostuvo reuniones con la directiva DC y el jefe de senadores falangistas, Jorge Pizarro, debido a la molestia por el nombramiento del subsecretario Luis Castillo, acusado de supuestamente ocultar la autopsia del fallecido ex Presidente Eduardo Frei Montalva.

El psicólogo social Juan Sandoval explica que existe una estrategia de negociación, donde algunos actores son más “rígidos y belicosos”, con el propósito de llevar al límite la conversación, permitiendo que un segundo negociador “gestione ese espacio y muestre flexibilidad”. Sandoval cree “sería bueno preguntarse” por qué circunstancia Chadwick “asume un liderazgo con capacidad de conciliación”. “Creo que tiene que ver con ocupar un vacío de la figura del Presidente, que tiene atributos de una persona rápida para responder a situaciones, pero también con falta de capacidad política tradicional. Y ese vacío lo pasa ocupar el ministro Chadwick, teniendo en cuenta además el déficit que han tenido otros ministros, expuestos a impugnaciones e interpelaciones”, sostiene.

“Chadwick está haciendo un buen papel, con un manejo político que no se notaba en la primera etapa de este gobierno”, cree el ex ministro del Interior de Patricio Aylwin, Enrique Krauss (DC).

El también ex ministro Edmundo Pérez Yoma (DC) dice que “el estilo de Chadwick es adecuado para el periodo”.

“Él aparece en los momentos necesarios. Genera mucha confianza. Es claro en sus planteamientos. Escucha y, cuando asume compromisos, los cumple. Eso es fundamental para tener una relación fluida”, comenta Jorge Pizarro.

Bajo perfil

Durante el primer gobierno de Piñera, el ministro dejó su cargo como senador para llegar al gabinete y desempeñarse como vocero de gobierno. Entonces, su experiencia en el Congreso fue clave para llenar el déficit en las relaciones políticas que tuvo la primera administración.

Respecto del rol más reservado, el ex ministro del Interior Francisco Vidal (PPD) coincide en que hoy “estos muchachos” tienen menor “visibilidad”. “La vocera Cecilia Pérez habla un tercio de lo que hablaba en el primer gobierno y Chadwick habla un cuarto en comparación a antes. Cambiaron de estrategia no más, pero son los mismos”, comenta.

Insulza, por su parte, añade que Chadwick “no es una persona que ande detrás de la foto”.

El analista Gonzalo Cordero (UDI), quien es amigo del ministro, dice que habría sido “un error importante” si Chadwick hubiese iniciado el segundo gobierno “con el mismo empoderamiento” que tenía en el primer mandato de Piñera. “La autoridad se gana, no se impone”. Explica que dado que hay un equipo nuevo, “él tiene que ir ganándose el espacio”.

Cordero agrega que Chadwick es “un referente para la oposición”. “Tiene una credibilidad enorme. Las personas saben que cualquier acuerdo con él se respeta. Y segundo, es muy razonable para distinguir lo que es transable y lo que no”.

El sheriff de La Moneda

Otra faceta más marcada de Chadwick, en comparación con la administración anterior, es su función como encargado de la seguridad y el orden del país.

Con esa agenda, el actual ministro tiene desafíos a mediano plazo. Concretamente, preocuparse de implementar las 151 propuestas que la comisión nacional de seguridad. Además debe liderar la reforma sobre migraciones, modernizar a las policías y apoyar el proceso de paz en La Araucanía.

El presidente de Espacio Público, Mauricio Duce, destaca que dentro de estas tareas, lo primordial para el ministro es lograr “una reforma estructural, particularmente de Carabineros”, regulando la nueva relación de la policía uniformada con la autoridad civil y la comunidad.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE