Jueves 23 de Agosto de 2018

Francisco Silva (37) tenía una relación sentimental con Johanna Hernández (32)

El conflictivo historial con las mujeres del paramédico del crimen de Villa Alemana

El imputado por la muerte del profesor ha enfrentado dos veces denuncias por agredir a sus parejas.

Por P.P.M.

Agredió a su cónyuge tomándola del pelo, para lanzarla al suelo y propinarle golpes en la cara”.

De la presentación de cargos de la Fiscalía de Viña del Mar

Francisco Silva Ales (37) teme por su seguridad física y psíquica. En la audiencia donde él y Johanna Hernández (32) fueron formalizados ayer por el crimen de Nibaldo Villegas Gutiérrez (50), el profesor de Villa Alemana cuyo torso apareció en la bahía de Valparaíso el 15 de agosto, solicitó quedar detenido en la cárcel de Limache. La prisión del puerto no le da confianza. Después de todo, en su página de Facebook, en especial donde aparece concursando por una noche gratis en un motel, hay 550 comentarios, casi todos sobre qué le puede pasar tras las rejas.

La pareja se conoció cuando Johanna Hernández hizo su práctica profesional como técnico paramédico. Y lo que partió como una amistad se convirtió en una relación sentimental, al punto que en diciembre ella dejó la casa donde vivía con el profesor. Hoy llevan casi un año juntos.

En todo caso, al momento de la detención ninguno ejercía como paramédico, según aparece en las actas de la PDI. Mientras que la mujer figura como dueña de casa, el hombre trabajaba como guardia de seguridad.

Antes de conocer a Johana, Silva tuvo al menos dos relaciones previas, una de ellas un matrimonio, no exentas de violencia.

A fines de la década pasada Silva comenzó una relación con una técnico paramédico igual que él. Lo suficientemente seria como para tomar un crédito hipotecario por 801 UF en septiembre de 2009 —equivalente en la época a 16 millones 688 mil pesos— con el propósito de comprarse un departamento en Quinta Normal. Las cosas no prosperaron, porque dejaron de pagar las cuotas y la relación se quebró después que el hombre agrediera a la mujer, en enero de 2011. El Sexto Juzgado de Garantía de Santiago instruyó que no se le acercara por un año.

Al mes la mujer estaba pidiendo levantar la prohibición. “Él era mi pareja”, dice la paramédico en una carta al tribunal, “y hemos llegado a un acuerdo de palabra ambos y en donde existen sentimientos de por medio y queremos seguir con nuestra relación”. De todos modos, dos años después, en octubre de 2013 Francisco Silva se casó con otra mujer, una profesora de Viña del Mar.

Aquí también hubo violencia. Según los documentos que la fiscal Paola Castiglione presentó ante el Juzgado de Viña del Mar en 2014, el 9 de febrero de ese año Francisco Silva “agredió a su cónyuge tomándola del pelo, para luego lanzarla al suelo y propinarle golpes de puño en la cara, ocasionándole las siguientes lesiones: contusión de los párpados y de la región periocular, contusión leve en brazo derecho y pie izquierdo”. En una audiencia el 30 de junio de ese año, el hombre no admitió responsabilidad, pese a que había un testigo y un certificado con las lesiones del Hospital Gustavo Fricke. La causa fue desestimada.

Hurtos en supermercados

En esa época a Silva además lo atraparon dos veces sacando mercadería de supermercados, según sendas denuncias en los tribunales de Viña del Mar. En mayo de 2013 fue sorprendido por los guardias de un Tottus cuando ya había dejado el local con mercadería de abarrotes que fue valuada en 48 mil pesos. Y en octubre de 2014 de nuevo salió de un supermercado con mercadería en su mochila. Entre otras cosas cuatro bolsas de crema Chantilly y dos tarros de duraznos en mitades. Por esta última sí recibió una sentencia. Remisión condicional, que significó estar un año al control de Gendarmería.

Francisco Silva igual logró obtener un trabajo como guardia de seguridad. Más aún, en julio de 2017, más o menos en las mismas fechas que se desencadena su relación amorosa con Johanna Hernández, adquiere un auto Chevrolet Sail 2017, pagadero en 36 cuotas de 4 millones de pesos con un 2,4% de interés mensual.

El martes a las 22.50 horas, cuando tres subcomisarios y dos inspectores de la PDI fueron a detenerlo a su casa en el Cuarto Sector de Playa Ancha, Francisco Silva estaba tendido en una cama con el televisor encendido. No dijo nada.

Fue defendido por el subsecretario Ubilla

Polémica por las palabras del intendente de Valparaíso

Un efecto inesperado tuvo el hallazgo de los presuntos autores del crimen de Villa Alemana. Ayer el ex fiscal Carlos Gajardo escribió en su cuenta twitter que “el Intendente de Valparaíso (Jorge Martínez) acusó a bandas extranjeras narcos por homicidio de Nibaldo Villegas. Lo real es que serán formalizados su ex esposa y actual pareja. Cuánta irresponsabilidad de la autoridad que con sus propios prejuicios promueve la xenofobia!! Muy mala señal!”. La afirmación tuvo una respuesta a las pocas horas de las autoridades. Esta mañana el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, negó que la intención de la autoridad regional haya sido apuntar a los extranjeros en este caso.

VOLVER SIGUIENTE