Jueves 9 de Agosto de 2018

En su nuevo cargo de Alta Comisionada de DD.HH.

Los complejos nudos internacionales que enfrentará Bachelet

Embajadora de EE.UU. en la ONU la emplazó a pronunciarse por Venezuela, Cuba e Irán. Piñera: “Espero que esta designación signifique buenas noticias para el respeto y promoción de los derechos humanos en el mundo entero”.

Por equipo de Política

Este cargo siempre ha sido polémico. Hoy molesta a EE.UU.; antes molestaba a Rusia y

antes a China”.

Guillermo

Holzmann

El tema de DD.HH. ha ido tomando crecientes ribetes políticos en la agenda internacional, sobre todo por la posición de Trump”.

Paulina Astroza

“Este cargo siempre ha sido polémico. Hoy molesta a Estados Unidos; antes molestaba a Rusia y antes a China. Acá hay un juego político mucho más complejo que mirar a Michelle Bachelet como ex Presidenta de Chile”. Las palabras del analista Guillermo Holzmann buscan situar la nueva nominación de la ex Mandataria en el momento de definiciones que vive el mundo.

De ser ratificada como Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los analistas describen un escenario de conflictividad y remarcan el alto grado de politización que ha adquirido el tema en la agenda internacional.

La posición de la Administración Trump, que retiró a EE.UU. el mes pasado del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, es uno de los temas difíciles que le tocará afrontar. De hecho, a pocas horas la nominación de Bachelet, la embajadora de ese país ante la ONU, Nikky Haley, emitió una declaración, criticando al Consejo por “omisión para abordar los abusos extremos contra los Derechos Humanos en occidente, en Venezuela, Cuba e Irán”. Y expresó que la ex Mandataria “puede tener una voz fuerte sobre asuntos críticos”.

“El tema de Derechos Humanos es muy complejo, porque ha ido tomando crecientes ribetes políticos en la agenda internacional, sobre todo por la posición asumida por el gobierno de Trump”, enfatiza Paulina Astroza, profesora de Derecho Internacional.

El escenario que recibirá a Bachelet fue abordado por los principales diarios de Estados Unidos. El New York Times señaló ayer que la ex Mandataria tendrá un rol “particularmente difícil y polémico” y que el cambio de alto comisionado de “se produce en momentos en que la administración de Trump adopta una visión cada vez más sombría de la diplomacia de los derechos humanos en la ONU”. También atribuyó el citado retiro de Estados Unidos a “las frecuentes críticas a Israel y otras acciones que la administración describió como de doble faz. Después de que la oficina del Sr. Zeid Ra 'ad Al-Hussein (antecesor de Bachelet en el cargo) criticara a la Casa Blanca por la práctica de separar a los niños de sus padres para disuadir a los inmigrantes indocumentados, Nikki R. Haley, la embajadora estadounidense, lo acusó airadamente de ignorancia e hipocresía”.

The Washington Post, a su vez, recordó que la oficina que dirigirá Bachelet, lidera los esfuerzos de la ONU para proteger y promover los derechos y denunciar las violaciones en todo el mundo. “Zeid (actual comisionado) defendió su abierta crítica de abusos en docenas de países de Myanmar y Hungría a EE.UU. y Siria en una conferencia de prensa de despedida aquí la semana pasada. La nota señala también que Al-Hussein “dijo que le dará a su sucesor el mismo consejo que le dio su predecesor, Navi Pillay: “Sea justo y no discrimine contra ningún país”. También hace notar que el embajador de Israel en Estados Unidos, Danny Danon, recibió con agrado la inminente partida de Zeid y dijo en un comunicado el miércoles que éste “nunca perdió la oportunidad de inventar falsedades y mentiras cuando se trata de Israel”. Durante el mandato de cuatro años de Zeid, dijo Danon, el Consejo de DD.HH. “se convirtió en un teatro del absurdo, con hipocresía y dobles estándares”.

La embajadora de Washington ante Naciones Unidas, también llamó a Bachelet a poner fin a la “obsesión desproporcionada con Israel” y a “evitar los fracasos” que, a juicio de Washington, ha tenido la entidad multilateral.

“Se inscribe más en la política de Obama”

Holzmann parte de la base de que “Bachelet se inscribe mucho más en la política internacional de Obama, antes que la de Trump”.

Agrega que “hay que entender que las denominaciones de alto nivel en la ONU son parte de un proceso de negociación entre los países que más influyen. Lo segundo, que la persona que eligen tiene la capacidad para poder desarrollar negociaciones y promover, dentro de lo posible, la posición que tiene Naciones Unidas conforme sus estatutos. Bachelet con su experiencia en la ONU, maneja el vocabulario, las formas y metodologías de negociación de este organismo”.

El analista advierte que hay que tener presente que “Naciones Unidas no puede intervenir en ningún país directamente, sino que debe hacer sugerencias, ser prudente”. Y espera que la ex Mandataria haga “ una defensa a ultranza de Derechos Humanos en su discurso. Su gran desafío es la relación con los países, tanto directamente, como en la forma que entregue los informes y también va a tener que dialogar con otros delegados especiales para conflictos existentes. Porque se trata de generar una visión convergente de Naciones Unidas. Y lo que ha hecho hasta ahora Bachelet es mostrar esa capacidad”.

El ex ministro Teodoro Ribera enfatiza que “con esta nueva responsabilidad, Bachelet va a incrementar más sus relaciones con los países y profundizar su conocimiento de Naciones Unidas. Pero el tema de los Derechos Humanos es muy complejo en el escenario actual, porque ha decaído la influencia de la cultura occidental y el liderazgo norteamericano se está enclaustrando y abdicando de su rol de vanguardia en este ámbito, lo que dificulta articular una agenda internacional”.

¿Proyección para secretaría general de la ONU?

Para los analistas, el cargo que asumirá Bachelet también podría ser una plataforma para llegar a la Secretaría General de la ONU.

“Una buena gestión y una capacidad de diálogo y de convencer a los distintos países puede servirle a Bachelet como un buen antecedente para responsabilidades mayores en la ONU”, augura Astroza. Apunta que ya en la elección del actual ocupante del cargo, Antonio Guterres, hubo un fuerte lobby para que por primera vez se nominara a una mujer; que entonces ya circulaba el nombre de Bachelet y que por la rotación de áreas geográficas, el sucesor de Guterres debería provenir de la región de América Latina y el Caribe.

“Yo creo que esta designación va a ser ratificada y que eleva la plataforma que Bachelet ha construido en el ámbito de Naciones Unidas. La deja a ella como una alternativa creíble como para poder plantearse como secretaria general de la ONU”, dice Holzmann.

Emplazamiento de Piñera

Esta mañana, en una actividad pública, el Presidente Sebastián Piñera felicitó nuevamente a Bachelet por su designación, pero también le envió un mensaje. “Espero que sea confirmada. Y espero también que esta designación signifique buenas noticias para el respeto y promoción de los derechos humanos en el mundo entero. Muy especialmente en países de nuestro continente como Venezuela, como Cuba y como Nicaragua, que hoy día los Derechos Humanos no son respetados y son muchas veces pisoteados”.

VOLVER SIGUIENTE