Jueves 2 de Agosto de 2018

Francisco envió saludos a Bachelet

Cruzada por Lula llega al Vaticano: Ominami, Amorim y Fernández se reunieron con el Papa

Ex ministros de Chile, Brasil y Argentina le plantearon al Pontífice que había una “politización de la justicia”.

Por Claudio Salinas M.

Celso Amorim, el Pontífice, Carlos Ominami y Alberto Fernández, en la residencia papal de Santa Marta, en Roma.

Pocas horas demoró la Santa Sede en responder afirmativamente a la solicitud de audiencia que el lunes 23 de julio gestionó Alberto Fernández, ministro de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Y el encuentro se concretó esta madrugada, cuando el Papa Francisco recibió en sus oficinas de la residencia Santa Marta, en Roma, a Fernández, el ex canciller brasileño Celso Amorim y al ex senador chileno Carlos Ominami, quienes encabezan una campaña internacional de respaldo al encarcelado ex Presidente Lula para que la justicia le permita inscribirse como candidato a la elección presidencial de octubre próximo.

“Le pedimos la audiencia por nuestra preocupación ante la mala utilización de la justicia en América Latina y la grave injusticia que se está cometiendo con Lula”, señaló Ominami a La Segunda, enfatizando que el Pontífice “sabía perfectamente a lo que íbamos”.

El también ex senador y su ex colega PS Jaime Gazmuri dieron a conocer el 9 de julio pasado una carta suscrita por la ex Presidenta Michelle Bachelet y un grupo de políticos y parlamentarios de centroizquierda y el Frente Amplio, además de ex embajadores de Chile en Brasil, donde criticaron el proceso judicial a Lula y —a nombre de los “demócratas chilenos”— pidieron que se le habilite para repostular a la presidencia de su país. Hasta ahora han adherido a la declaración 99 personalidades.

De acuerdo a lo señalado por Ominami, la reunión con el Papa se extendió por unos 50 minutos y Francisco “fue muy cálido, demostró que es un muy buen conocedor de la situación de América Latina y particularmente de América del Sur”.

“Alberto Fernández hizo la primera introducción sobre los problemas de América Latina, las debilidades de las democracias y la instrumentalización política de la justicia. Luego Amorim explicó en detalle la situación de Brasil y cómo se ha montado un proceso sin pruebas que tiene como único fin dejar fuera de competencia a quien, de acuerdo a toda la información disponible, es el seguro ganador de la presidencial”, detalló Ominami.

“Cuando hablamos de la judicialización de la política y el mal uso de la justicia con fines políticos, salió el tema de Lula y el de Cristina (Kirchner). Yo le hice presente que en Chile también había situaciones delicadas en ese contexto y quien había sufrido mucho con ello había sido la Presidenta Bachelet. En ese punto, el Papa me dijo que le tenía mucho aprecio a ella y me pidió que le transmitiera su saludo personal”, agregó.

Consultado sobre la conmoción que existe hoy en Argentina a raíz de la difusión de las millonarias coimas pagadas por empresarios a personeros de los gobiernos kirchneristas, Ominami aseguró que “Fernández abordó el tema en el cuadro de una cierta manipulación de la justicia en donde corruptos arrepentidos entregan información que busca enlodar a otras personas”.

El ex senador dijo que le preguntaron al Pontífice sobre qué podían transmitir públicamente de la conversación. “Nos dijo que podíamos expresar que él está preocupado por el tema. Además, había hablado sobre este asunto en una homilía que hizo en Santa Marta el 17 de julio pasado, donde se refirió a cómo se utilizan los medios de comunicación con falsas noticias que podían terminar, según su expresión, ‘en golpes de guante blanco'”.

Al final del encuentro, como es usual en estas audiencias, el Pontífice les regaló rosarios a sus tres visitantes. Por su parte, Amorim le obsequió unos libros de Lula. Ominami dice que hace tiempo que está leyendo la Biblia, así que aprovechó de pedirle al anfitrión que le escribiera una dedicatoria en su volumen.

Esta tarde, el ex senador volvía a París, donde se encuentra hace una semana.

Con la “Jupi”

Antes de abandonar Roma, Ominami se juntaría hoy a almorzar con la periodista María Angélica “Jupi” Álvarez, que se quedó a vivir en Italia tras ser agregada de prensa en la embajada chilena, en el gobierno de Bachelet.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE