Jueves 31 de Mayo de 2018

Bufete ya calcula montos indemnizatorios

Caso iPhone: Abogados de Conadecus en EE.UU. negociarán compensación

Firma tecnológica admitió que redujo velocidad de navegación de los iPhone 6 y 7.

Por Ximena Pérez Villamil

Johnston & Pratt, el estudio de abogados que representa a Conadecus en la acción de clase (demanda colectiva) contra Apple en California, fue seleccionado para integrar el “comité ejecutivo”.

“Esta es la instancia que coordina a todos los demandantes y se encarga de discutir la compensación que pagaría Apple a los consumidores que compraron iPhone 6 y 7”, dice Ignacio Figueroa, socio del estudio Juan Agustín Figueroa, quien junto a Jimena Orrego defiende a Conadecus en este caso.

Apple fue demandada después de admitir que redujo deliberadamente la velocidad de navegación para que los clientes cambiaran los modelos.

La razón por la cual Johnston & Pratt fue seleccionado, según Figueroa, es porque representa a una organización no gubernamental como Conadecus, “la primera asociación de consumidores extranjera que reclama derechos en una corte de Estados Unidos en esta causa y entiendo que sería la única”.

El comité ejecutivo se eligió la semana pasada por votación entre las 150 oficinas de abogados que representan a miles de clientes de Estados Unidos, incluidos 60 extranjeros. Uno de ellos, Conadecus.

Hasta US$500 por teléfono

Robert Gifford, socio de Johnston & Pratt y experto en acciones de clase, explica que los consumidores chilenos podrían recibir hasta US$500 ($315 mil) como indemnización por cada iPhone 6 o 7 de todas las variedades. “En la última audiencia el abogado de un demandante estadounidense sugirió una compensación por cliente de entre US$50 hasta US$500; por supuesto, planeamos pelear por más”, plantea Gifford desde Texas, donde tiene su oficina el estudio de abogados.

“Es imposible decir cuánto puede durar. Apple puede decidir no ir a juicio y llegar a un acuerdo en una primera etapa. Si opta por ir a juicio y buscar un acuerdo (dentro del juicio), podría demorar más de dos años, pero no vemos razón para que elija dilatar una solución, porque la empresa admitió las malas prácticas”, sostiene.

De no llegar a un arreglo, hay una alternativa intermedia, según el abogado Ignacio Figuerra, llamada “bellwether”. Consiste en que las partes seleccionan de común acuerdo algunos casos específicos y los llevan al tribunal. “La sentencia sirve como antecedente para resolver el resto de los juicios. Esa una solución bastante usada en las acciones de clase”.

Al menos por 6 meses:

Manquehue posterga apertura a bolsa

La Inmobiliaria Manquehue, controlada por la familia Rabat Vilaplana, optó por postergar su apertura a la bolsa.

Desde que se inscribió en el Registro de Valores de la Superintendencia de Valores, en junio de 2017, tenía un año para hacer efectivo su debut bursátil. El plazo se cumple este mes, pero es prorrogable por otros seis meses. La empresa informó que decidió extenderlo.

En 2008, Manquehue preparaba su apertura, pero la crisis subprime echó marcha atrás el plan y optó por un aumento de capital que suscribió Corso (Teresa Solari e hijos).

Mujeres, insustituible responsabilidad

Rafael Aldunate Valdés

Más acá o más allá del complejo y sofisticado término de actitud sexista o educación sexista, la realidad es la mejor orientadora para evaluar y proyectar con la debida ecuanimidad cómo sintonizar en el camino hacia la necesaria igualdad de oportunidades.

Al ritmo que evoluciona la sociedad, las mujeres han ido encontrando progresivamente un mayor espacio. Más aún, en una economía social de mercado que se suma a los ajustes legales y normativos articulados por la administración Piñera, que buscan promover un mayor equilibrio.

La educación es el instrumento que más acentúa la movilidad social en el tiempo. Y la realidad nos informa que hoy las mujeres son el 53% de los alumnos y el 43% de los docentes en las universidades. Estas cifras sustentan que vamos por buen camino. Ahora, es cierto que hay un déficit de rectoras.

Esta es una realidad que de seguro no han constatado las universitarias más radicales y dogmáticas que encabezan tomas, que realizan más imputaciones que argumentaciones y que, no es de extrañar, perjudican los nobles atributos intrínsecos de su sexo.

En cuanto a la composición de las familias chilenas, origen de nuestros valores y hábitos, “la jefatura de hogar” está en un 41,6% de los 5,5 millones de hogares en manos de mujeres, según el Censo 2017. Esto tiene dos válidas lecturas. Uno, que demuestra categóricamente el poder, responsabilidad, trascendencia y discernimiento de la mujer en nuestra sociedad. Y dos, la precariedad de la institución matrimonial o de vivir en sociedad. El censo, además, constata que 1 millón de hogares son unipersonales, es decir, viven solos o solas.

Las mujeres, sin embargo, están más desprotegidas de cara a la maternidad y al trabajo, teniendo que salir adelante con un enorme esfuerzo. Más ante la desigualdad de cara al hombre, por su condición biológica, donde ellas tienen, sí, hoy en día, la opción de ser o no ser madres. Sin embargo, la tendencia natural las mueve a aceptar la maternidad, la más fecunda generosidad y responsabilidad del ser humano.

Ambas matrices rectoras, el hogar y la educación, dependen para su prosperidad del bienestar económico. Y para ello el país debe invertir y crecer. Los dos gobiernos de Bachelet fueron los de menor crecimiento y mayor gasto (relación PIB /gasto público) desde la desdeñable y fútil administración Allende.

Con Piñera ya el país levanta cabeza más integralmente. Desde la problemática solución de Carabineros a la superación de la anárquica emigración. Ahora va por la inversión, que a su ritmo ya da signos de recuperación, al menos en el Imacec.

Y la oposición, que endeudó al doble las arcas fiscales y abusó sistemáticamente del incremento de los cargos públicos, polinepotismo, se obsesiona a falta de fundamentos y grandeza. Está en lo suyo, pellizcando y amplificando vacíos menores. Su sentido y responsabilidad por los temas país están ausentes. Como con la delincuencia y la atrocidad de los niños indigentes, se marginan, oponiéndose al país en sí, no al Gobierno, que le ha dado espacios una y otra vez al diálogo.

“Las mujeres son el 53% de los alumnos y

el 43% de los docentes en las universidades. Estas cifras sustentan que vamos por buen camino”.

VOLVER SIGUIENTE