Viernes 11 de Mayo de 2018

Ex abogado del gobierno de Bachelet

Couso: “El contralor tiene una exposición pública innecesaria”

Juristas advierten sobre riesgo de politización de Jorge Bermúdez.

Nicolle Peña, Claudio Salinas y René González

Impetuoso y con una exposición innecesaria, son algunos de los calificativos que abogados utilizan al comentar la última actuación del Contralor, Jorge Bermúdez, al declarar que el protocolo de aborto redactado por el Ministerio de Salud no se ajusta a la ley.

Contraloría comunicó la decisión a través de su cuenta de Twitter, utilizando un afiche que, entre otras imágenes, mostraba un médico abrazando a una paciente y explicando que se consideraba ilegal la objeción de conciencia institucional.

Javier Couso, profesor de derecho de la UDP y abogado que representó al gobierno de Bachelet ante el Tribunal Constitucional en defensa de la reforma laboral, afirma que el “contralor ha cumplido con lo que la Constitución le encarga”, pero “su exposición pública es innecesaria”.

“Ha sido un contralor muy duro con dos gobiernos de signo político distinto, pero tiene demasiada exposición comunicacional, le recomendaría que dejara de tenerla. Quiero ser enfático: es una persona que ha ejercido bien su rol de control jurídico de la administración; estas otras cosas son distractivas, pero no implican falta de independencia”, sostiene.

Para el académico UC José Luis Lara “los dictámenes y los pronunciamientos se deben dar a entender por si mismos; el Contralor se pronuncia a través de dictámenes y no a través de diagramas”, señala. Considera necesario que el ente de control evalúe su política en este plano.

Esta semana parlamentarios oficialistas llamaron la atención sobre los plazos de trabajo de Bermúdez. En el caso del aborto tardó poco más de un mes en responder el recurso de opositores, mientras que para pronunciarse respecto del nombramiento del hermano del Presidente en la embajada en Argentina, anticipó que se demoraría hasta seis meses.

Lara explica que no hay plazo para pronunciarse, por lo que “hay un riesgo” de “que la Contraloría eventualmente se transforme en un actor político”. Para evitar eso, dice, podría iniciarse un debate legislativo al respecto. “El tema de los tiempos no está regulado pero el contralor no debiera anunciar sino que debiera simplemente actuar”, añade Couso.

Pablo Ruiz-Tagle, de la U. de Chile, comparte que en el caso de Pablo Piñera el contralor “dio una opinión que no es muy acertada, porque era un tiempo excesivo para una cuestión que era sencilla”. Y añade: “El contralor tiene un carácter un tanto impetuoso y a veces lo que él expresa en los medios no es acertado, pero en cuanto a los exámenes, no se puede decir que se haya salido de su rol”.

Pero Luis Cordero, abogado de la U. de Chile lo defiende: “Lo que está haciendo en su mandato es una vieja manera de ejercer el control público”.

UC a la espera

Esta mañana el director jurídico de la UC, Juan Esteban Montero, en T13 Radio dijo que están esperando “a que se dicte el nuevo reglamento y, en méritos de ese nuevo reglamento, vamos a presentar nuevamente los antecedentes que se requieran” para defender su objeción de conciencia institucional.

Sobre el pronunciamiento del contralor agregó que “una ley o una norma inferior no puede venir a contradecir ni a estirar una norma de carácter superior”.

Publicidad

Presidenta UDI sospecha que existe una “agenda política”

Van Rysselberghe: “Bermúdez tiene un actuar más ideológico que jurídico”

“Este dictamen es extremadamente ideológico y va más allá de una mera interpretación. Atenta contra el derecho de objeción de conciencia y se mete en una institución privada”, afirma la presidenta de la UDI, la senadora Jacqueline van Rysselberghe.

“(El texto) dice que si yo firmo un convenio con el Estado, paso a ser una institución del Estado, y eso atenta contra la libertad. Lo que hay detrás es una ideología más que un juicio jurídico”, sentencia.

Y remata: “El contralor tiene un actuar más ideológico que jurídico. Uno podría preguntarse si el contralor tiene una agenda política. Yo no sé si la tenga”.

Esto se vería reflejado, dice la parlamentaria, en “la infografía (de Contraloría) que más parece una propaganda que una información. Él es el que tiene que dirigir la Contraloría. No sé quién lo escribió. Pero finalmente él es el responsable”.

Bunker: “El problema es de comunicaciones”

“¿Autorizó el contralor Jorge Bermúdez el afiche con el que salió a explicar el dictamen en contra de la objeción de conciencia institucional en el tema del aborto? ¿Seguirá publicando la contraloría afiches similares?”, consultamos a la institución. Como respuesta, la dirección de comunicaciones afirmó que “el tema de redes sociales forma parte de la estrategia comunicacional, pero no se van a entregar mayores detalles”.

Para tres analistas consultados, el afiche tuiteado, que en una de sus partes muestra a un doctor abrazándose con una mujer, tras el dictamen es un “error”.

“El contralor, al igual que los jueces, deben hablar a través de sus fallos. La caricatura trivializa las sentencias y se presta para tergiversaciones. Puede que Contraloría esté diciendo que con la sentencia la gente está siendo acogida, pero ésa no es su tarea. La Contraloría no se pronuncia por aspectos de fondo, sino respecto de cuestiones administrativas y de manera neutral”, dice el decano de la Facultad de Gobierno de la UAI, Eugenio Guzmán.

“Fue innecesario adjudicarle un peso moral, a través del afiche, a una decisión. Jorge Bermúdez será un contralor duro para Piñera. Ya mostró que en la mañana se puede juntar con él y en la tarde puede emitir un fallo en contra del gobierno”, añade el cientista político de la U. Central Kenneth Bunker. “Pero no podemos decir que vaya a ser un contralor de oposición”, sostiene.

“El problema del contralor es de comunicaciones más que sistemático”, concluye.

“Los textos del tuit son informativos, pero las imágenes tienen un subtexto que toma posición política frente al tema. El contralor debe tener mucho cuidado en no ser confundido, porque la oposición está usando activamente a la Contraloría como una herramienta. Todas las oposiciones han usado a la Contraloría. Por eso debe mantener distancia”, agrega el analista político Gonzalo Müller. Sin embargo, cree que Bermúdez no ha sido especialmente duro con La Moneda: “En general, los contralores son incómodos para los gobiernos”.

VOLVER SIGUIENTE