Lunes 7 de Mayo de 2018

Escándalo en Argentina

Odebrecht y la muerte de Néstor: “Lo primero que hicimos fue dejar de pagar (coimas)”

Corrupción: Cómo operaban los brasileños en el país vecino.

En octubre de 2010 murió Néstor Kirchner, a esas alturas ex Presidente y “lo primero que decidimos hacer es dejar de pagar (coimas)”. Esta fue la confesión que hizo Marcio Faria, uno de los máximos ejecutivos de la constructora brasileña Odebrecht que se acogió al régimen de la delación premiada en los juzgados de su país. Palabras que desataron un (otro) escándalo en Argentina respecto a la corrupción en los doce años de la era K.

Según publica hoy el diario La Nación de Buenos Aires, medio que accedió a la grabación de la confesión del ejecutivo brasileño y que publicará en serie de episodios durante toda la semana, Faria afirmó frente a los fiscales que el entonces presidente de la Cámara de la Construcción argentina, Carlos Wagner, sirvió de interlocutor entre el entonces número uno de Odebrecht en el país vecino, Flavio Bento e Faría (sin parentesco con el primero), y los funcionarios argentinos que pedían coimas para que la empresa pudiera operar en Argentina.

En ese sentido, Faria explicó según las grabaciones de La Nación, que Odebrecht pagó esas coimas y que “andaba todo bien”, sin que el ministro Julio de Vido o su número dos en el Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, se quejaran. Según detallan las grabaciones, las reglas del juego imperantes para operar en la Argentina incluían la obligación de asociarse con —o subcontratar a— empresas locales sugeridas por el gobierno nacional. Y la necesidad de contratar lobistas que, además de abrirles puertas en Buenos Aires y el interior, actuaron de puente con el equipo del ex ministro Julio de Vido, actualmente detenido. “Así, por ejemplo, uno de los delatores brasileños recordó ante la justicia cómo le comunicaron que, ‘si la compañía Odebrecht tenía interés en participar del proyecto, tenía que asociarse con empresas locales', para luego indicarle incluso con qué empresas y para qué proyecto”, afirma el diario trasandino.

Los delatores también expusieron, sin embargo, una práctica que hasta ahora los jueces y fiscales argentinos habían omitido en sus investigaciones sobre lo que se conformó como el capítulo argentino del Lava Jato. ¿Cuál? Que, según los arrepentidos, la constructora Odebrecht pagó las coimas que correspondieron al porcentaje que tenían en cada consorcio, mientras que las otras empresas en consorcio se encargaron del resto de los sobornos.

Sin embargo, todo cambió el día que murió Néstor Kirchner, el 27 de octubre de 2010. “Lo primero que decidimos hacer es dejar de pagar”, aseguró el delator. Antes, “todo fluía”. La interrupción de las coimas, añadió el delator, generó que el gobierno argentino dejara de pagarle los certificados de obra del proyecto para la extensión de las redes troncales de gas “y todo se empezó a demorar”.

Sin embargo todo después volvió a la normalidad, recordó Faría en el interrogatorio, cuando el lobista argentino Jorge Rodríguez contactó a Flavio Bento e Faría “para resolver los problemas”, y reanudar las coimas. “Y el contrato volvió a funcionar”, dijo Faría.

Se instala el próximo lunes

Ponen los letreros para llegar a la embajada de EE.UU. en Jerusalén

Hoy se comenzó a instalar señales de tránsito que indican el camino a la embajada de EE.UU. en Jerusalén, cuyo traslado oficial e inauguración están previstos para el próximo lunes 14 de mayo.

Según se pudo constatar, varios carteles en los que se lee “Embajada de EE.UU.” en hebreo, árabe e inglés se colgaron en las inmediaciones del edificio que se convertirá la semana que viene en la legación estadounidense y que hasta ahora existía como la sección de visados del consulado general de EE.UU. en el barrio de Arnona, en Jerusalén oeste.

A partir del próximo lunes, será la oficina del embajador, David Friedman, y de parte de su personal, hasta que concluyan las obras de ampliación del espacio de la embajada y un nuevo edificio separado, que se espera esté listo dentro de al menos siete años. “Esto no es un sueño, es realidad”, escribió en su cuenta de Twitter el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, con una imagen subida en una escalera junto a una de las señales. “Jerusalén es la eterna capital del pueblo judío y el mundo empieza a reconocer este hecho”, celebró y dio las gracias al presidente de EE.UU., Donald Trump, que en diciembre reconoció a Jerusalén como la capital del país y anunció el traslado allí de su embajada, donde ningún otro país tiene legación.

Los palestinos reclaman la parte este de la ciudad, ocupada por Israel desde 1967, como capital de su futuro Estado y ven en la decisión de Trump un reconocimiento de la soberanía israelí sobre toda la urbe. El secretario general de la OLP, Saeb Erekat, pidió hoy a los miembros de los cuerpos diplomáticos, organizaciones de la sociedad civil y autoridades religiosas “que boicoteen la ceremonia de inauguración de la embajada de EE.UU. en Jerusalén”.

El político palestino instó a actuar de esta manera “para que no den legitimidad a una decisión ilegal y a continuar las políticas israelíes de ocupación y anexión”.

VOLVER SIGUIENTE