Viernes 4 de Mayo de 2018

Proyecto ingresó al Congreso hoy:

Piñera envía ley corta de pesca y Ossandón se siente “su padre”

Entre los cambios, las cuotas pesqueras no se renovarán, sino que se licitarán abiertamente.

Por Antonio Collados

Esto está trabajado y pactado conmigo, lo conversé con el Presidente”

Manuel José Ossandón

Senador RN

Esta mañana el Presidente Sebastián Piñera envió al Congreso su proyecto de “ley corta” que modifica la Ley de Pesca, cumpliendo así con una de las principales promesas de su campaña presidencial, y que fue una de las condiciones que puso el senador Manuel José Ossandón para darle su apoyo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de diciembre pasado.

De hecho, el senador RN por Santiago Oriente es quien se autoadjudica la paternidad del proyecto de ley: “La esencia de esta ley es la misma del proyecto mío, esto está trabajado y pactado conmigo, lo conversé con el Presidente”, cuenta.

Ossandón asegura que los tres ejes principales de la iniciativa coinciden con sus ideas originales. “Lo primero es que las licencias clase A, que son las de las grandes empresas, no se renovarán, sino que se licitarán en un 100%, pública y abiertamente, en forma democrática, y no para los mismos de siempre, eso es lo más importante”, explica.

En segundo término, dice que a través de un artículo transitorio, se contempla que las empresas que actualmente cuentan con un permiso de pesca por 20 años puedan terminar su período. Los años que aún les queden para completar ese período podrán seguir pescando y eso evitaría su eventual quiebra y los consecuentes conflictos y problemas que pudieran suscitarse con sus trabajadores.

Sobre el tercer eje de la ley corta, Ossandon explica que tiene relación con el tiempo que durarán los permisos licitados. En esto, describe, no siempre estuvo de acuerdo completamente con Piñera. “Yo planteaba que la duración de las licitaciones debía determinarse según lo que decidiera la autoridad (Sernapesca), considerando el precio del pescado al momento de licitar, la participación de las distintas especies en la conformación de la biomasa, y otras variables técnicas”, reseña. Pero después de largas conversaciones con el subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme, el senador cambió de opinión. “El Presidente no quiso, y ahora creo que con justa razón, dijo que la licitación tenía que ser a 20 años para que quiénes postularan pudieran proyectarse en sus inversiones y en todos los aspectos a considerar”.

Alarma en la industria

Desde la industria pesquera surgieron de inmediato voces de alerta sobre el tenor del nuevo proyecto. “Como Sonapesca estimamos que los cambios propuestos a la Ley de Pesca afectan los derechos históricos de nuestros asociados, por lo que analizaremos todas las vías disponibles para resguardar esta posición”, dijo el presidente de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca), Osciel Velásquez.

Enfatizó en que como federación consideran que en la práctica se les modifica la duración de las actuales licencias, que entendían como renovables por un período similar, lo que constituiría “una expropiación”.

Velásquez explicó que el sector pesquero requiere estabilidad, y que esta modificación legal genera incertidumbre y pérdida de competitividad para esta actividad económica. “Las inversiones de largo plazo que requieren el desarrollo de esta actividad necesitan certeza jurídica”, advirtió.

El dirigente gremial lamentó que se deje atrás una ley —iniciativa del ex ministro de Economía, Pablo Longueira— que la industria celebraba. “Como Sonapesca seguimos sosteniendo que el actual marco legal es una ley de vanguardia, con un fuerte foco en la sustentabilidad. A partir de su implementación, en las decisiones del sector prima el criterio científico por sobre el político”, sostuvo.

VOLVER SIGUIENTE