Miércoles 25 de Abril de 2018

Tras resultado negativo histórico en 2017 por $26.400 millones

Plan de shock de Canal 13 incluiría 300 despidos, límite a pérdidas y venta de activos

Externalizará gran parte de su operación diaria, como cámara, tramoya, escenografía y hasta edición de video, al grupo español Secuoya.

Por Luis Mendoza

La administración de Canal 13, propiedad de Andrónico Luksic y al mando del director ejecutivo Javier Urrutia, tomará decisiones drásticas.

Un plan de shock que incluye más de 300 despidos de una planta de 820 trabajadores (el 36%), la externalización de gran parte de las funciones técnicas, la venta de activos inmobiliarios y la determinación de poner un límite máximo a las pérdidas que puede absorber. La idea es lograr al menos el equilibrio operacional a fines de 2018.

El año pasado, el canal de Luksic perdió $1.700 millones mensuales, es decir, $26.400 millones (casi US$43 millones al dólar actual) en el año, su peor resultado histórico. Si se suman al resultado negativo de $5.877 millones en 2016, $679 millones en 2015 y $19.953 millones en 2014, es una pérdida de $52.909 millones (US$88 millones) en los últimos cuatro años. Y si se considera desde 2010, cuando Luksic se hizo cargo del canal, suma US$67 millones en contra.

Para revertir estas cifras, altas fuentes de la administración del canal explicaron que la empresa implementó un agresivo plan, que en primer lugar significó el cambio de todo su equipo comercial, pero que ahora apunta a los ahorros de costos. Una etapa que entre otros considera un acuerdo con la española Grupo Secuoya (ver recuadro), u otro proveedor, para externalizar gran parte de las funciones no vinculadas al desarrollo de contenidos.

Este proceso, en una primera etapa, implicaría la externalización de áreas como escenografía, maquillaje, sastrería y peluquería, que ya se encuentran tercerizadas a empresas de pequeño tamaño. En una segunda fase, este plan significaría avanzar a la subcontratación de editores VTR (o de video), camarógrafos, asistentes e iluminadores, entre otros servicios que pasarían a ser prestados por profesionales de Secuoya según los requerimientos de producción de la estación televisiva.

De hecho, el fin de semana pasado el Grupo Secuoya publicó diversos anuncios de trabajo en El Mercurio y Laborum, solicitando periodistas, peluqueros, bibliotecarios, camarógrafos, maquilladores y sastres, entre otros.

De esta forma, Canal 13 busca implementar un modelo de operación similar al de la española Antena 3 o al de la productora nacional Fábula. Un proceso que según el sindicato de Canal 13 podría implicar el despido de unas 300 personas, en una planta de unos 820 trabajadores y que en 2016 era de 1.200.

Venta de activos

En paralelo, el canal evalúa la venta de dos terrenos que posee por unos 10 mil metros cuadrados, en torno a su edificio de calle Inés Matte Urrejola , comuna de Providencia, que dependerá de que existan oferentes serios. De hecho, ya existen incluso inmobiliarias interesadas. De perseverar con la venta, podría obtener más de US$19 millones.

También, la estación evalúa vender su actual móvil de producción, un camión Renault , el que si bien fue recientemente modernizado por US$1 millón, involucra altos costos de operación. De hecho, esta unidad cuenta actualmente con tres turnos por día de seis operadores cada uno, pese a que el año pasado se ocupó sólo en 12 oportunidades. La idea sería vender el móvil y arrendar el servicio cuando se requiera.

El Festival se externaliza

A su vez, la estación congeló cualquier aumento en los sueldos de sus rostros y, a cambio, les está ofreciendo extenderles sus contratos. Un proceso que ya vivieron en 2017 Tonka Tomicic y Diana Bolocco, que este año afrontará Martín Cárcamo y en 2019 Sergio Lagos, entre otros (ver recuadro).

De hecho, es probable que la estación para participar en la correalización del próximo Festival de Viña (junto a TVN y Fox) acuerde con sus partners externalizar la producción del evento a una productora especializada en conciertos musicales (como podrían ser Lotus, T4F o DG Medios), de manera de concentrar todos sus esfuerzos en la comercialización y transmisión del certamen.

De esta forma, la administración de Canal 13 busca lograr el equilibrio operacional durante este año. Es que existe una definición desde el controlador de que no se tolerarán más este nivel de pérdidas. De hecho, la idea es poner un límite máximo de resultado negativo anual que fluctúe entre $2.000 a $3.000 millones.

Aunque no se descarta la posibilidad de un nuevo aumento de capital, en el corto plazo el canal cuenta con líneas de crédito disponibles. Sin embargo una eventual capitalización dependerá de la marcha financiera, tomando en cuenta que Luksic ya ha puesto en el canal del orden de los $40 mil millones.

En paralelo, Canal 13 puso en operaciones una segunda señal experimental de TV abierta digital (TVD), a la espera del reglamento definitivo de la autoridad en este ámbito, para reproducir gran parte de los contenidos envasados que adquirió en el pasado y que no ha estrenado aún, de manera de amortizar su inminente devolución a los proveedores de contenidos internacionales.

$3

mil millones son las pérdidas máximas tolerables para el grupo Luksic.

Socios de los Larraín

Quién es el grupo español Secuoya

Desde 2015, el grupo Secuoya llegó a Chile en sociedad con la productora Fábula Televisión, de los hermanos Pablo y Juan de Dios Larraín, quienes adquirieron 50%. En ese año iniciaron sus actividades en el país produciendo contenidos para series de Chilevisión y TVN, en especial relacionadas a docurrealities. En España tiene 1.135 profesionales y su CEO es Raúl Berdonés. En Latinoamérica, está presente en Perú, Colombia y México, donde externaliza servicios y produce contenidos.

VOLVER SIGUIENTE