Viernes 6 de Abril de 2018

Clema Neus, tras estar 14 días retenido en el aeropuerto

“Aquí en Chile ya tengo dos hermanos, vine a ver si encuentro algo mejor que en Haití”

Tras fallo de la Suprema, que calificó de improcedente actuar de la PDI que le negó el ingreso a Chile, el joven se instaló en un cité de Recoleta.

Por M. Miranda

Fue con risas, gritos de euforia y varias frases pronunciadas al unísono en creole, que Clema Neus (24) fue recibido ayer por un grupo de haitianos que habita la casa-cité de Recoleta a la que llegó pasadas las 13 horas después de estar 14 días durmiendo en el aeropuerto de Santiago.

La escena grafica el término de una travesía y el inicio de otra. Ahora, con un fallo a favor de la Corte Suprema, puede transitar en Chile en calidad de turista.

Neus cruzó el umbral e ingresó por un pasillo pintado de verde a la vivienda ubicada en calle Muñoz Gamero. Allí viven —distribuidos en 13 piezas improvisadas de unos 5 metros cuadrados— unas 30 personas, además de dos niños y cinco bebés.

El 22 de marzo la PDI le impidió arribar en calidad de turista porque cuando fue interrogado sobre dónde se alojaría, detectaron que la reserva de hostal era falsa. Desde ese entonces estuvo en la zona de tránsito del terminal aéreo hasta que la Suprema acogió un recurso de amparo calificando de “improcedente” las consultas adicionales a las relacionadas con el dinero que portaba que le hizo la PDI.

De hecho, la Corte estimó que traía los US$ 1.025 que requería para ingresar a Chile.

Klema es obrero de la construcción. Pero en el último tiempo, en el poblado de Gwo Mon —cerca de la localidad de Gonaive (Haití)—, se dedicaba a la agricultura de arroz, maíz y porotos. Allá trabajaba junto a su padre, el único de la familia que quedó en Haití.

Son seis hermanos y de ellos, tres viven en Chile.

Neus se ve agotado. Apenas puede cargar su maleta. Tras entrar a la pieza, que compartirá junto a su hermana Rennette (33) —quien vive en Chile hace casi dos años— y una amiga de ésta, se tumbó en la cama exhausto. Luego se levantó para contar su versión de la historia. “Aquí en Chile ya tengo dos hermanos y vine a ver si encuentro algo mejor. En Haití hay poco trabajo y es inseguro”, dice en un precario español, ayudado por su hermana y su nuevo vecino del ‘cité' Antonio Moise.

“No dije que venía a trabajar, sino que venía por un par de días no más, y parece que por eso no me dejaron entrar. Me decían que tenía que volver, pero yo no quería. Más que miedo estaba preocupado porque no sabía qué iba a ocurrir”, responde al ser consultado por los datos falsos aludidos por la PDI. Moise agrega: “Si vienes a Chile no puedes decir que vienes a trabajar porque te devuelven. La gente dice que viene de visita y ahí mientras encuentra trabajo se va quedando”.

Sobre su futuro dice: “Me gustó acá, es lindo. Ahora voy a descansar, ver a mis hermanos y de ahí…”. Luego se queda en silencio, ladea su cabeza y encoge los hombros como diciendo: ‘a ver qué pasa'.

Su hermana Rennette lo esperó en el aeropuerto, con quien compartirá pieza en Recoleta (foto abajo).

VOLVER SIGUIENTE