Jueves 5 de Abril de 2018

Jimena Orrego representará a los compatriotas afectados

Abogada chilena llevará a juicio a Apple por iPhone 6 y 7 en California

Acompañará a Conadecus en demanda colectiva, que se sumará al juicio que parte en abril.

Ximena Pérez Villamil

La asociación de consumidores Conadecus, representada por la abogada externa Jimena Orrego, demandará a Apple en Estados Unidos por la obsolescencia programada de sus modelos iPhone 6 y 7.

“Lo que estamos haciendo en Estados Unidos es comparecer por los consumidores chilenos, haciéndonos representar por un estudio local”, explicó la socia de la oficina Juan Agustín Figueroa.

Anoche supo que California será el estado donde se llevarán las causas de los clientes estadounidenses, porque allí se presentó el primer caso.

El juicio comenzará a fines de abril como una “acción de clase”, equivalente a una demanda colectiva en Chile, en que una asociación dc consumidores demanda en representación del interés colectivo, sin necesidad de especificar nombres ni número de clientes afectados por la conducta de un proveedor.

—¿Qué deben hacer los dueños de estos modelos?

—Nada por ahora, porque Conadecus los representará sin necesidad de que le den un poder.

—Si el tribunal fija una indemnización para los clientes en Chile, ¿cómo acreditarán ser dueños de un IPhone 6 o 7?

—Con facturas o boletas de pago mensual que pueden entregar las compañías telefónicas, porque son las que los arriendan. O boletas y facturas de los locales donde los clientes compraron estos modelos.

—¿Tiene buenas perspecvtivas este juicio?

—Sí, en Estados Unidos para judicializar una acción de clase tiene que estar muy bien fundada, porque generalmente los jueces exigen que las partes se pongan de acuerdo. Llaman a los abogados y les dicen que deben ponerse de acuerdo.

Hace unas semanas, Ignacio Figueroa, otro socio del estudio Juan Agustín Figuero que apoya a Orrego, viajó a Dallas, Texas, a reunirse con el estudio Johnston Pratt para que tomara la representación de Conadecus.

Como anoche la asociación de consumidores chilena se enteró que la sede del juicio cambió a California, Orrego no tenía seguridad si será la misma oficina u otra la que tomará el caso por Conadecus.

Honorarios legales

Titulada en la Universidad de Chile, Orrego es una de las abogadas con más casos de defensa de consumidores: 80 individuales y 24 colectivos en ocho años, dice después de sacar la cuenta.

—¿Será una compensación mayor a la de CMPC, la más alta conseguida en Chile?

—No lo sé. Pero las ventas de estos modelos en países americanos son multimillonarias.

—¿Otros países de la región se harán parte del juicio?

—La gente del estudio de Dallas tenía mucho interés en reservar derechos de otros países de la región y estaban contactando a las asociaciones de consumidores, las únicas que pueden hacerlo.

—Los honorarios de los abogados en EE.UU son altísimos. ¿Se pagarán con las costas del juicio en caso de arreglo o sentencia?

—Sí. Ni un peso de los chilenos ni de Conadecus irá a pagarle a los abogados.

Riesgos del + ciclo económico mundial

Rafael Aldunate Valdés

“Un ciclo favorable de la economía global no garantiza niveles de crecimiento económico alto.

El partido se juega acá, en nuestro país”.

Bienvenida la continuación del creciente ciclo económico mundial, un virtuoso 4% que todo el año pasado la Administración Bachelet ni lo aprovechó, ni se sumó; ratificando su paupérrima performance económica, en que se confirmó un inesperado y mayor déficit fiscal y doblamiento del endeudamiento bruto. Esto último, focalizado esencialmente en gasto corriente y ausencia de inversiones, con lo que se afectó el crecimiento potencial de Chile, reducido ya de 5% a 3%, golpeando con ello a todos los multiplicadores de bienestar que consigna el desarrollo económico.

Más allá de las indesmentibles bondades del mencionado crecimiento mundial, que de cara a Chile mayormente se refleja en la gravitante, pero decreciente valorización del cobre. Los excedentes de Codelco y distintos impuestos a la minería privada, unos US$ 4.000 millones, no aportarían más que 6% de los ingresos fiscales este año, cuando en la década anterior generaban el 20% del presupuesto nacional, con un precio promedio similar a los US$ 3 la libra. Esta menor incidencia tiene dos razones: la excesiva extensión y dimensión del gasto público y el menor margen de ganancia por tonelada producida, sumado a que de acá a 4 años no entrará en operación ningún proyecto nuevo que sume mayor producción-exportación.

El precio del metal depende de dos hilos asociados entre sí y muy delgados: China consume exactamente la mitad de la oferta mundial, pero su sector inmobiliario en sí mismo es el gran detonante de las alzas y bajas, acrecentando la vulnerabilidad de su cotización.

Los riesgos de una economía en expansión no son menores y están latentes. Recordemos que en Estados Unidos sus índices bursátiles se recuperan y capitalizan linealmente desde hace un periodo ininterrumpido de 10 años. Estos crecimientos generan sectores de sobrevalorización, denominados “burbujas” que tienden a generar alta incertidumbre ante sus eminentes correcciones.

Se suma y agrava el mapa de riesgo con la retrógrada y unilateral política comercial del intempestivo y errático Mr. Trump induciendo a una potencial guerra comercial, con lo que se retrocede respecto a todo principio económico y a los acuerdos de negociaciones multilaterales alcanzados en las últimas décadas.

A Chile también le afecta la otra cara de la moneda, por cuanto, al subir generalizadamente el precio de las materias primas, nos encontramos con que el valor del petróleo, el principal insumo de la matriz país, ha estado cercano de multiplicarse por dos, con su precio actual por encima de US$ 60 por barril. La otra cara oscura es que con el actual precio del dólar, traducido en $ 600, más de tres quintos de nuestras exportaciones, a lo más alcanzan un valor de flotación, algo más bien exiguo.

Se comprueba así que un ciclo favorable de la economía global no garantiza niveles de crecimiento económico alto. El partido se juega acá, en nuestro país, vía primordialmente las 1,1 millones de empresas que identifica el SII, con sus decisiones de inversión y endeudamiento. Con las políticas pro mercado y de certeza jurídica que este gobierno emprendió, sencillamente se da espacio a la iniciativa privada y van en pro de un Estado al servicio de las personas, con rigurosidad y determinación.

VOLVER SIGUIENTE