Martes 13 de Marzo de 2018


Medicina del futuro


Señor Director:

En relación con la inauguración de numerosos hospitales y el futuro de la atención médica, pienso que la atención de proximidad, incluyendo el domicilio de las personas, es una necesidad de esta época, cuando dominan las enfermedades crónicas no transmisibles que sólo necesitan de hospitales en su fase de deterioro orgánico severo, condición que podría evitarse con este cuidado.

Estamos en un momento en que debemos plantear la transición desde “la atención de la enfermedad” a “la construcción de la salud”, mediante políticas públicas enfocadas en las enfermedades prevalentes y en la difusión del conocimiento disponible, que permita fomentar la salud de la población y evitarlas.

Para ello hay un obstáculo mayor, ya que la atención de la enfermedad da origen a una actividad económica que en nuestro país alcanza a un monto cercano a los treinta mil millones de pesos diarios (US$ 50 millones), y este método atacaría directamente al corazón de ese negocio. Sólo una gran voluntad política y una visión de largo plazo nos permitirían, como nación, avanzar hacia “la construcción de la salud”.

Dr. Hernán Sandoval

Decano Facultad de Ciencias de la Salud UDLA


Iniciativa

popular de ley


Señor Director:

La bancada de diputados y senadores del Frente Amplio anunció su compromiso de impulsar una serie de iniciativas legislativas. Considerando que sólo 9 de cada 100 mociones parlamentarias se han convertido en ley en los últimos años, sería más efectivo tramitar un proyecto de iniciativa popular de ley, sujeta a requisitos de firmas, patrocinio y constitucionalidad, para que la gente pueda proponer leyes sin más trámite.

Marcos Ceresuela


Transparencia


Señor Director:

Sería bueno que el Gobierno creara una unidad independiente de las administraciones de turno para auditar a los ministerios, pues cada cierto tiempo aparecen problemas de transparencia en sus reparticiones.

En los países desarrollados se pueden ver a través de internet los presupuestos de casi todos los organismos públicos. En cambio, en Chile esa información es una verdadera caja negra. La tecnología para desarrollar un sistema así existe hace tiempo, pero no se ha implementado. Uno se pregunta por qué nuestras entidades públicas no funcionan eficientemente. Parece que la famosa transparencia no es para ellos.

José Francisco Lihn


Regiones


Señor Director:

La descentralización es fundamental: Santiago no es Chile, como tampoco lo son Valparaíso o Concepción. Debemos tener en cuenta que hablar de esto es no centralizar el poder en otros polos: Debe ser una política integral y real.

Hay que tener en cuenta la diversidad de nuestro territorio desde la lógica de las políticas públicas bien pensadas. Hay mucho que hacer, pero antes hay mucho que pensar.

Federico Urra


Chile y Bolivia


Señor Director:

En una carta publicada por este diario ayer lunes, el señor Julio Ulloa declara ser partidario de darle una franja a Bolivia, pegada a la frontera con Perú, y dejar a este último país la responsabilidad de aceptar o no esta cesión territorial de acuerdo a lo estipulado en el tratado de Ancón.

No me voy a pronunciar sobre la voluntad y factibilidad de un acuerdo en este espinudo tema que hoy nos tiene en La Haya. Solamente, y en honor del rigor histórico, debo rectificar al señor Ulloa, en el sentido de que el tratado de Paz y Amistad con Perú firmado en Ancón en 1883 solo se remite a la cesión a Chile de la Región de Tarapacá, dejando aparte las provincias de Tacna y Arica para ser adjudicadas mediante un plebiscito a efectuarse 10 años después, que en realidad se transformaron en 46.

Debido a innumerables circunstancias difíciles de enumerar, los presidentes de ambos países acordaron repartirse los territorios en disputa quedándose Perú con Tacna y Chile con Arica, para lo cual firmaron en junio de 1929 un tratado donde se incluyó la cláusula a la que alude el señor Ulloa, donde cualquiera cesión de los territorios repartidos a un país extranjero necesitaba el acuerdo de ambas partes.

Aun cuando Chile tuviera la voluntad de otorgar una franja soberana a Bolivia, el problema es que Perú jamás va a aceptar perder sus fronteras con Chile en un espacio que fue suyo.

Carlos Videla

VOLVER SIGUIENTE