Martes 9 de Enero de 2018

Jóvenes esperan del Papa un mensaje social

Daniela Armijo y Marjory Miranda

Saludos solemnes, regalos y la entrega de la “Cruz de Chile” son algunas de las acciones que se realizarán en el Encuentro con los Jóvenes del Papa Francisco el 17 de enero en el Santuario Nacional de Maipú en Santiago, en la que se espera acudan más de 20 mil personas.

Este encuentro se ha transformado en una de las actividades que más expectativas genera en la gira del Papa Francisco por el mensaje y la influencia que su figura puede generar en los jóvenes.

La cita se produce en un momento en que, según la Encuesta Bicentenario de fines de octubre de 2017, elaborada por Adimark y la Universidad Católica, el 50% de los jóvenes encuestados entre 18 y 24 años dijeron profesar la religión católica.

En Maipú, el Pontífice compartirá con delegaciones de diócesis de distintos puntos del país, así como representantes del Obispado Castrense, Fuerzas Armadas, Carabineros, universidades, la Vicaría para la Educación y organizaciones solidarias. Allí, además estará habilitado un espacio especial para los jóvenes con discapacidades cognitivas provenientesde la Teletón y también del Hogar de Cristo y María Ayuda.

El encuentro, que se iniciará a las 17:30 horas, constará de tres partes. Tras llegar al santuario en el papamóvil, se realizará un saludo oficial hacia el Pontífice, a cargo de Ariel Rojas, voluntario de la Vicaría de la Esperanza Joven. Luego se entregará la denominada “Cruz de Chile”, de 9 metros de alto, que estará en el frontis del santuario y será el gran símbolo de la cita. Con madera azul, una estrella al centro y una cinta roja, la cruz representará la bandera de Chile.

Tras la lectura del evangelio (San Juan 1,35, “Ven y verás”), el Papa Francisco se dirigirá a los jóvenes y realizará un regalo a la Vírgen del Carmen. Monseñor Cristián Rocangliolo será el encargado de entregarle un presente al Pontífice en representación de los jóvenes chilenos.

Previa a la llegada del Papa al lugar, se realizarán actividades desde el mediodía con los jóvenes que participarán en el encuentro con el Pontífice. En ellas actuarán la banda de servicio Hermanas de la Misericordia, el coro de la Diócesis de Valparaíso y el padre Cristóbal Fones cantará y animará.

Tras la cita en Maipú, se dirigirá a la Universidad Católica.

En tanto, esta mañana el Papa envió un mensaje a los chilenos a días de viajar: "Voy hacia ustedes como peregrino con la alegría del evangelio", señaló. Y declaró que buscará decir en su visita "que no están solos, que el Papa está con ustedes y que la iglesia entera los acoge y los mira".

Sus expectativas: Participación ciudadana,

Ariel Rojas (22) es un estudiante de administración pública de la U. de Chile que durante el encuentro de jóvenes con el Papa Francisco leerá el discurso oficial para inaugurar la velada. Es voluntario de la Vicaría de la Esperanza Joven y asegura que espera escuchar palabras que nos “inciten a ser los protagonistas del cambio, que seamos los gestores de un Chile más humano. Que no nos quedemos sentados y cómodos con lo que tenemos o con avanzar de a poquito, sino que incentivar el cambio y la opción por generar un país más justo”.

Agrega que lo ideal sería tener un mensaje “desde la perspectiva de la misión, lo que no tiene que ver sólo con evangelizar, sino que también mejoras sociales. Que podamos identificar la manera de proyectar el cambio de forma concreta, con acciones sociales concretas. Rezar en la acción”.

Rojas dijo que lo importante es dejar claro que “cuando uno crece y luego accede a cargos de poder, o quizás a cargos políticos, no podemos perder esa visión, porque cuando accedemos a esos puestos aparecen cosas más importantes como el tema económico, pero eso no se debe sobreponer a la dignidad de la persona”.

El principal aporte que va a ser será traer un mensaje de paz, esperanza y la verdad siempre va de la mano con la caridad”.

Puede ser desde los liderazgos universitarios, desde la acción social, la sociedad civil o incluso siendo buenos profesionales, pero siempre considerando que sus acciones inciden en el bien común”.

Henry Boys,

Pablo Valderrama, sudirector IdeaPaís:

“Juega un rol político que interpela a todos”

Por Ivanna Sciolla

Pablo Valderrama tiene 25 años, es abogado de la Universidad Católica y subdirector ejecutivo de IdeaPaís, una fundación creada por nuevos profesionales “muy marcados por su experiencia en política, el mundo social y el voluntariado”.

Uno de sus objetivos es buscar soluciones “desde la solidaridad”, y aunque Valderrama reconoce que la visita del Papa no genera interés en generaciones como la suya, dice que “el mensaje de unidad que vendrá a proponernos a todos, chilenos, extranjeros, de izquierda o derecha, pueblos originarios, élites o excluidos, es algo que debiésemos valorar”.

—Según la encuesta Cadem, la mitad de los chilenos cree que es poco o nada importante la visita del Papa. ¿En qué influye, entonces?

—Chile se ha abierto al mundo en muchos sentidos y la venida de personajes mundiales a una generación como la mía no le genera el mismo impacto. Pero con lo deslegitimadas que están las encuestas, pongo en duda ese desinterés. Más allá de su rol religioso, el Papa juega un rol político que interpela a todos, y ahí no hay quién se haga el tonto.

—También cayó su imagen positiva. ¿Por qué crees que pasó eso?

—El rol que le toca jugar a un Papa como Francisco necesariamente va a generar roces: incomoda cuando interpela a los empresarios para que paguen sueldos justos, cuando nos recuerda que tenemos que salir de nosotros mismos para ir al encuentro de los demás o que algunas lógicas del sistema económico pueden generar males sociales importantes.

—Axel Kaiser dice que el Papa hace muchas críticas al mercado "sin mayor fundamento" y que "sería desafortunado si ataca la economía libre". ¿Concuerdas con esas afirmaciones?

—(Kaiser) Tiene una visión muy parcial de la realidad que acomoda a sus intereses. Hace rato que intenta conciliar una visión extrema del liberalismo económico con los principios de la Doctrina Social de la Iglesia. Lo escuché por primera vez en mi universidad, donde decía que el Papa criticaba al capitalismo como sistema económico sin ningún matiz. Pero lo que hace Francisco es criticar una manera particular de abordar la economía libre, esa que genera exclusión, donde prima el individualismo, que idolatra al dinero sin límites y en la que la solidaridad es verdaderamente impracticable.

VOLVER SIGUIENTE