Jueves 21 de Diciembre de 2017

“Usamos el pastoreo holístico para prevenir incendios”

Brittany Cole, experta en sustentabilidad, explica por qué traer cabras y ovejas a la ciudad.

Antonio Collados

Es un negocio rentable. Hay empresas que venden entre US$ 1 y US$ 2 millones al año".

Un rebaño de ovejas o cabras pastando en el Parque Forestal de Santiago en medio del tráfago urbano no es una escena de una película surrealista, sino una que ciertamente podríamos llegar a ver. De visita en nuestro país, la experta californiana en desarrollo sustentable, Brittany Cole Bush, impartió ayer un curso de pastoreo holístico a 60 profesionales chilenos, que pretenden replicar en nuestro país la exitosa experiencia de reemplazar las máquinas y los productos químicos por animales en la mantención de los parques y otras áreas verdes de las ciudades. Entre las ventajas de esta técnica de desarrollo sustentable está la prevención de los incendios forestales.

"Yo trabajo con ovejas y cabras. Más de 2.000 animales que usamos en California para prevenir incendios con pastoreo holístico planificado en lugares públicos y privados, como el aeropuerto de San Francisco, la Universidad de Berkeley y varios parques", dice.

"Vine a Chile para compartir nuestra experiencia con la empresa Efecto Manada, que está implementando un plan piloto en el Parque Metropolitano de Santiago, de cómo los animales no sólo se comen el pasto seco y otros desechos vegetales que podrían servir de combustible en caso de eventuales incendios, sino que además con sus pisadas evitan la erosión y favorecen el drenaje y la humidificación de la tierra", agrega.

—¿Y este pastoreo, es un negocio?

—Es un negocio bastante rentable, porque no sólo cortas el pasto y previenes incendios, también abonas la tierra, ahorras en químicos y en maquinaria, y además los animales se preñan y después tienen bebés que se venden como carne de alimento para las personas.

—También se ahorra en el alimento de los animales.

—Sí, claro. Los chivos comen cosas más duras, como de los árboles, y las ovejas prefieren comer cosas más suaves, como el pasto. Y están todo el día comiendo. Con 400 animales, podemos bajar la vegetación de una hectárea por día. En San Francisco se paga más de mil dólares por hectárea.

—¿Cuánto se gana en un año, entonces?

—Cuando fui mánager de una empresa de California que tenía 2.000 animales, se vendía cerca de US$ 900 mil al año, pero conozco empresas que venden cerca de US$ 2 millones, porque desarrollan más el negocio de la carne. Este es un negocio que tiene varios niveles, y como hay poca oferta y premio por riesgo, los retornos son interesantes.

Un proceso colaborativo

Brittany Cole Bush explica que al contrario de lo que ocurre cuando se trabaja con químicos y maquinaria, los animales son parte de un proceso ecológico. "No están peleando contra la naturaleza, sino que están trabajando con la naturaleza, en un proceso colaborativo", afirma.

—Se produce una sinergia virtuosa.

—Así es, la naturaleza lo sincroniza todo. Las pisadas de los animales ayudan a que las raíces crezcan más profundas en un suelo de mejor calidad. Además, podemos usar los animales para llegar donde no llegan las máquinas, a partes más altas o recónditas.

—Pura eficiencia.

—Es que la naturaleza es eficiente. Por eso el primer objetivo del pastoreo holístico es colaborar con los sistemas ecológicos, ayudarlos a ser más resilientes durante su germinación, prevenir incendios y crear más proactividad en la protección de nuestra propia vida, en nuestros procesos productivos, en los ciclos hídricos. Al evitar la erosión, cuando llueve, el agua ya no corre cerro abajo, sino que entra en la tierra y termina en el río. Además, se da trabajo a gente que vive dentro de la ciudad, pero prefiere trabajar en la naturaleza.

Si prefiere el natural

Su árbol de Navidad puede tener hasta 25 mil bichos

Si es de los que no ha perdido el espíritu navideño y le gusta decorar su casa con un ornamentado árbol con luces y esferas, ponga atención si opta por uno natural.

De acuerdo a un estudio de la empresa estadounidense Safer Brand, dedicada al control de plagas, en los pinos que se usan como árbol navideño suelen habitar hasta 25 mil insectos.

Estos bichos son de las más diversas clases, aunque normalmente los más numerosos son las arañas, mosquitos, termitas, cucarachas, hormigas, chinches y escarabajos.

La empresa aclaró que la mayoría de estos insectos son inofensivos y que su periodo de vida es corto, aunque esto va a depender de las condiciones climáticas que en el Hemisferio Norte son adversas, pero en el Sur, son más adecuadas para su subsistencia. Además, éstos pueden dejar huevecillos que podrían vivir un largo periodo en el mismo árbol o que podrían ser colocados en los muebles adyacentes.

Por eso las recomendaciones de los expertos en plagas son bastante simples y de sentido común: Para árboles naturales o artificales, la mejor manera de evitar que entren insectos en su hogar es sacudirlo antes de ingresarlo. En caso de que sea un árbol natural, sugieren dejarlo en un lugar fresco y seco por un par de días para que los bichos se vayan.

En caso de que sea un árbol artificial, bastará limpiarlo con un paño con desinfectante.

En cuanto a los árboles naturales, se pueden adoptar otras precauciones como rociarles un insecticida orgánico, para no afectarlo.

VOLVER SIGUIENTE