Jueves 21 de Diciembre de 2017

Se vota su salida de Palacio Pizarro

Kuczynski ya está en el Congreso: Perú en vilo ante futuro del Presidente

El Mandatario aseguró que no mintió al decir que no había tenido vínculo profesional o comercial con Odebrecht. "Lo tuvo Westfield pero yo no sabía. Quien no sabe no miente", afirmó.

Pablo Rodillo M.

Hoy a las 9:08 horas de la mañana de Lima, 11:08 A.M. de Santiago, se inició la sesión que definirá el futuro político de Perú. El Presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), arribó, como estaba estipulado, al Congreso de la República. Lugar donde se definirá su suerte: o se va de la Presidencia o se queda gobernando. Al Mandatario le fueron asignadas dos horas para defenderse y aunque asistió con sus abogados, él será el que tome la palabra.

En palabras simples, el Parlamento decidirá si hace uso o no de un poder excepcional: declarar que el Presidente de la República está permanentemente incapacitado, desde el punto de vista moral, para ejercer su cargo y, consecuentemente, que tiene que ser apartado del mismo.

En ese sentido, el congreso peruano deberá esta tarde centrarse en una sola pregunta: ¿Si PPK mintió o no sobre su relación con Odebrecht? "Las evidencias dejan ver que sí lo hizo", asegura el diario El Comercio de Lima en su editorial.

"La pregunta en la que el Congreso se debe centrar es si estas evidentes mentiras, y ese conflicto de interés en el que incurrió el Mandatario hace ya más de una década cuando era ministro (de Economía), son de una envergadura tal que justifican que sea sacado de la Presidencia de la República", dice El Comercio de Lima.

Al cierre de esta edición, Kuczynski intentaba en el Congreso resaltar lo que, según él, es una acusación endeble.

"Quieren apartarme por la fuerza de sus votos (...) No gozo de la presunción de inocencia, muchos de acá ya dijeron que votarán a favor de la vacancia (...) Lo que aquí está en juego no es la vacancia de un Presidente sino la democracia", afirmó, en sus primeras palabras, el Mandatario ante el Congreso.

Agregó además que "no he beneficiado a ninguna persona o empresa durante mi mandato como ministro", afirmó.

PPK sostuvo que trajo documentos para demostrar su inocencia ante las acusaciones que se le hacen. De ahí presentó papeles donde el empresario chileno Gerardo Sepúlveda (ver nota página siguiente) firmó documentos como gestor de su empresa Westfield ante Odebrecht. También mostró la carta de Odebrecht a un medio local, donde se dice que toda la operación fue legal.

"Lamento no haber advertido pero eso no me convierte en corrupto. Confieso no haber sido suficientemente prolijo", agregó. "Westfield no es un vehículo de cobros ilegales. Todas sus transacciones son bancarizadas", alegó. En ese sentido, aseguró que no mintió al decir que no había tenido vínculo profesional o comercial con Odebrecht. "Lo tuvo Westfield pero yo no sabía. Quien no sabe no miente".

El procedimiento

Tras la intervención de PPK en el Congreso, comenzará el debate parlamentario. Al cierre de esta edición —y más allá de los cálculos que hacen los partidos políticos y la prensa— el pronóstico del resultado es reservado. Se estima que el debate en el pleno se extienda por seis o siete horas. Al término de las intervenciones se procederá a votar. Se debe tener en cuenta que se necesitan 87 votos como mínimo para aprobar la vacancia presidencial.

Según la mayoría parlamentaria fujimorista, habría 99 votos a favor de la vacancia; es decir, que el Presidente abandone Palacio Pizarro, asumiendo el poder —legalmente— uno de sus vicepresidentes. Mientras que según la pequeña bancada de PPK, llamada Peruanos por el Cambio, no alcanzarían los votos para desplazarlo del poder: llegarían a 83.

Algunos votos individuales, o la postura del izquierdista Frente Amplio (coalición a la cual se le ocurrió pedir la vacancia Presidencial la semana pasada), podrían inclinar la balanza para uno de los dos lados.

Así, si la votación no alcanza los 87 votos, la moción se descarta y se desinfla. Si se aprueba, no hay más etapas: Kuczynski será destituido. El Congreso emite una resolución que declara la vacancia presidencial, que será impresa en el diario oficial del Estado en 24 horas. Cuando se publique tal resolución, o ésta sea notificada al gobierno, Kuczynski dejará inmediatamente el cargo.

¿La salvación?

Pero en Perú, como en los últimos quince años, renació otra vez esta mañana el miedo a que el fujimorismo pueda tomar el control de Ejecutivo. Y ya lo tiene en el Poder Legislativo.

¿Cómo podría pasar esto? Según anunció anoche el propio Mandatario, los dos vicepresidentes, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, renunciarán —uno tras otro respectivamente— si es que tienen que asumir el gobierno tras la salida de PPK. "Ninguno de los dos quiere ser parte de un gobierno que nazca de una maniobra injusta y antidemocrática", dijo el Mandatario anoche.

Esto abriría un nuevo escenario, más incierto, todavía más que el actual. Los partidos políticos no fujimoristas contaban que uno de los dos vicepresidentes se quedaría con la Presidencia. Ahora que no lo hará ninguno, el panorama cambiaría en 180 grados. Al no haber quién asuma, por ley, será el presidente del Congreso quien lo haga. Y la Presidencia del Congreso la tiene el diputado fujimorista Luis Galarreta, que tendría que convocar de inmediato a nuevas elecciones, que se celebrarían en el plazo máximo de un año. Es decir, el fujimorismo podrá gobernar Perú un año y con el Congreso a su favor.

Esta última posibilidad abrió nuevamente los viejos fantasmas. El ex Presidente Humala salió electo gracias al voto antifujimorista. Y Kuczynski también. "La intención golpista es la de él, al condicionar a sus vicepresidentes a que no asuman el cargo que les corresponde en una sucesión democrática. Él está yendo contra la Constitución, quiere polarizar", afirmó el vocero del fujimorista Fuerza Popular, Héctor Becerril.

Y desde el antifujimorismo también criticaron al Mandatario. "Más torpes no pueden ser. Ponen en bandeja de plata al gobierno, al Congreso, al Tribunal Constitucional, fiscalía, Poder Judicial, Consejo de Magistratura y contraloría en total control del fujiaprismo. Ellos harían elecciones, sería un desastre porque manipularían todo", afirmó el diputado de Acción Nacional Yonhy Lescano.

Peruanos y PPK

Un Mandatario impopular, pero que tiene que defenderse

Luego de haber registrado un considerable incremento —de 22% en setiembre al 30% en octubre—, la aprobación ciudadana a la gestión de Pedro Pablo Kuczynski volvió a caer.

Tras el efímero repunte, una encuesta de Ipsos Perú da cuenta ahora de que el respaldo al Mandatario es del 27% de la población en noviembre.

Sin embargo, la mayoría de los peruanos opina que se debe investigar más antes de que el Congreso decida si se debe declarar la vacancia o no de Kuczynski. Así lo consideró el 71%, según una encuesta realizada por la empresa Gfk.

El estudio, publicado hoy por el diario La República, indica además que el 26% cree que el Parlamento sí debe definir hoy el destino del Mandatario, quien se presentará ante el pleno para defenderse de una acusación por supuesta "incapacidad moral permanente". Además, el 70% cree que las explicaciones PPK sobre la relación de su empresa Westfield con Odebrecht "hacen pensar que hubo algo ilegal". Sólo el 25% piensa que dejó claro que no hizo nada ilegal.

VOLVER SIGUIENTE