Martes 5 de Diciembre de 2017

Advierte vocero del Colegio Médico Veterinario

Falta de alimento a perros callejeros podría aumentar ataques y enfermedades

Estudio de la Intendencia Metropolitana cifra en 520 mil los canes que deambulan por la vía pública. En su contra es reglamento del Minsal.

Por Catalina de Améstica y Daniela Sánchez

Cuando uno aguacha a un perro éste se siente dueño del lugar". Claudio Orrego, Intendente RM

¿Dónde van a parar estos perros si municipalidades no cuentan ni con veterinarios?" Erick Lucero, Colegio Veterinario

Más de 1 millón 800 mil perros habitan en la Región Metropolitana y de ellos 520 mil deambulan diariamente por las calles. Así lo reveló el último estudio de proyección demográfico de la población canina en Santiago que elaboró este año la Intendencia Metropolitana.

De acuerdo al documento, un 23,59% son callejeros (tienen dueño pero deambulan sin cuidado ni alimentación); un 3, 83 % son vagabundos (fueron abandonados), un 1,52 % son comunitarios (cuidados por vecinos) mientras que un 94,6 % tienen dueños.

Es al grupo de los denominados "perros callejeros" que va dirigido el polémico reglamento sobre tenencia responsable de animales de compañía elaborado por el Ministerio de Salud, que entre sus puntos prohíbe alimentar, dar agua y cobijar (poner casuchas) a los caninos abandonados.

Según el intendente Claudio Orrego "el verdadero problema es la irresponsabilidad de los vecinos más que la caridad de unos pocos. Lamentablemente la experiencia práctica es que cuando uno aguacha a un perro éste se siente dueño del lugar, se pone agresivo y el dueño del animal se lava las manos porque es alimentado en la calle. Hay que educar en la tenencia responsable de mascotas, no sólo la pena, la sanción o la multa".

En tanto, el vocero del Colegio Médico Veterinario, Erick Lucero, advierte que la medida de prohibición de alimentar a un perro callejero es "maltrato animal". Y asegura que puede causar un problema de salud pública mayor. "Debido a la falta de alimentos, muchos perros pueden debilitarse, enfermar y convertirse en una fuente de contagio para otros animales y para las personas. Y, por otro lado, puede aumentar el número de ataques de perros hacia otros animales y hacia personas que saquen a pasear a sus mascotas".

Municipios no tienen recursos

El reglamento del Minsal obliga además a los municipios a reubicar a los perros callejeros en centros de mantenimiento temporal, con condiciones óptimas para el cuidado de estos animales, como un espacio de 100 metros cuadrados por canino. (Ver recuadro). Lucero dice que no están las condiciones para ello. "¿Dónde van a ir a parar estos perros si muchas municipalidades no cuentan ni con veterinarios o no tienen centros que cumplan con mínimos estándares?. Hoy los refugios municipales que funcionan bien tienen entre 20 o 30 metros cuadrados, donde conviven dos caninos".

El director ejecutivo de la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch), Andrés Chacón, adelanta que no tienen recursos para implementar la normativa.. "La ley tiene espíritu potente, pero la bajada requiere de adecuaciones y de un mayor plazo. Hay que partir por censar a la población canil en cada comuna para determinar cuántos veterinarios y profesionales necesitaremos. Además, la norma debe ir acompañada de una campaña para que la comunidad tome conciencia de la responsabilidad de la tenencia de mascotas y ocurra un cambio cultural".

Crónica

Carolina Leiva, Master en Derecho Animal

"Si reglamentos tienen incongruencias generarán incerteza jurídica"

Otra de las críticas a los reglamentos del Minsal y la Subdere que buscan regular la Ley de Tenencia Responsable, son las incongruencias de algunos de sus artículos. Sobre estas diferencias, el abogado Luis Cordero experto en Derecho Administrativo explica que "lo ideal es que ambos textos hubiesen sido coherentes desde un comienzo, pero es el proceso de consulta pública el que permite unificar criterios y garantizar la integridad regulatoria".

Sin embargo, la abogada Master en Derecho Animal, Carolina Leiva, es enfática: "Los dos textos van a coexistir. Si tienen incongruencias van a generar incerteza jurídica y se prestará para arbitrariedades, desigualdades e injusticias", afirma.

Una de estas diferencias es laque prohíbe que menores de 18 años paseen perros en la vía pública. El borrador de la Subdere señala que es para "caninos potencialmente peligrosos", mientras que el Minsal habla que es para perros "sin limitación de ninguna especie". Leiva es crítica: "La lógica de la ley es ver al animal como fuente de peligro. Y, tal como se hace con las armas, exigen tener mayoría de edad".

Otro punto crítico, añade, se refiere al animal "con fines de compañía". Leiva explica que "el Minsal ocupó una definición similar a la ley, mientras que la Subdere incluye la reproducción, exposición, caza, terapia, deporte y fines científicos. ¿Qué tiene que ver un fin científico con un fin de compañía?. No debieran existir incoherencias porque se van a aplicar a las mismas situaciones y a animales".

VOLVER SIGUIENTE