Martes 14 de Noviembre de 2017

Beatriz Silva

La otra Bea: La chilena que buscará un escaño en el Parlamento catalán

Es periodista, igual que la candidata del Frente Amplio. Llegó a Barcelona en 1995, se casó allá y tiene una hija. Ha cultivado un perfil de izquierda, y ahora va de candidata por el PS de Cataluña.

Por Pablo Rodillo M.

Moltes gràcies por convidar-me a formar part d'una candidatura diversa per a un moment excepcional".

Ahora más que nunca las izquierdas deben unirse por una alternativa federal para resolver los problemas sociales".

Cosas del destino. La declaración unilateral de Independencia de Cataluña y la posterior puesta en vigencia del artículo 155 de la Constitución española —y el llamado a elecciones en Cataluña— hicieron que la chilena radicada en Barcelona Beatriz Silva Gallardo fuera proclamada por el Partido Socialista (PSC) de esa región, como candidata al Parlamento catalán para los comicios autonómicos del 21 de diciembre. Tras vivir 22 años en Barcelona, una nacional llega a la política grande de España.

Su elección como diputada es casi segura: Silva, también fundadora del movimiento Federalistes d'Esquerres (Federalistas de Izquierda) será la número cuatro de la lista de la "filial" del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la rebelde región española. De acuerdo con las encuestas, el PSC obtendría entre 19 y 20 escaños, según el diario La Vanguardia. Ella, como la número 4 de la lista del socialismo, entraría segura al "Parlament".

Beatriz Silva nació en Santiago, el 11 de septiembre de 1969. De niña vivió en Talagante, donde su madre aún reside, y luego se trasladó a la capital. Estudió Periodismo en la Universidad Católica (vivía al lado del Campus Oriente) y después se cambió a Las Condes. Antes de partir a España trabajó en La Segunda, El Mercurio y en TVN. Llegó a Barcelona en 1995, donde hizo un doctorado en Historia del Arte y trabajó como corresponsal para El Mercurio, cubriendo cuando Augusto Pinochet estuvo detenido en Londres, ciudad donde vivió entre 2001 y 2002. También pasó una temporada en Berkeley (California, Estados Unidos) en 2008 y actualmente sigue colaborando en tareas de producción en la TV pública alemana y diversos medios españoles e internacionales. Se casó con un español y tiene una hija.

"Moltes gràcies @miqueliceta i @socialistes_cat por convidar-me a formar part d'una candidatura diversa per a un moment excepcional". "És un honor compartir candidatura amb grans referents de l'esquerra com Núria Gispert i Carlos Jiménez Villarejo", aseguró, en catalán, Silva en su Twitter agradeciendo la proclamación que le hizo el PSC. Después en castellano asegura: "Ahora más que nunca las izquierdas deben unirse por una alternativa federal que trabaje para resolver los graves problemas sociales".

Social y a la izquierda

En un principio, Silva militó en Cataluña en el Partido Socialista Unificado de Cataluña-Viu, un partido político de corte comunista, catalanista, federalista y obviamente republicano refundado en 1997 del partido llamado con el mismo nombre —sin el Viu— hasta 1987. De hecho en su logo aparece la hoz y el martillo.

Activista de los derechos de la infancia y las mujeres, es vicepresidenta del Movimiento Democrático de Mujeres en Cataluña —fundado durante la dictadura franquista y con una larga tradición antiabolicionista y antipatriarcal— y es la encargada de las comunicaciones de la Federación de Entidades de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Fedaia), una plataforma que agrupa a entidades que trabajan con la infancia, jóvenes y familias en riesgo de exclusión social o desamparo. Con el fichaje de Silva, el PS de Cataluña acentúa su apuesta federalista para combatir el independentismo.

Por Tongoy en el verano

La Segunda se contactó con el PSC, pero no contestaron nuestros requerimientos. Según información de la web, Silva ha cultivado en Barcelona un perfil de izquierda y feminista. Es gran defensora de la postura de acoger e integrar a los inmigrantes que han llegado a Europa en los últimos tres años.

El federalismo que defiende Silva durante décadas ha sido mayoritario dentro del catalanismo, desde la izquierda comunista, la centro izquierda socialista, y el nacionalismo catalán conservador. Este busca dar un estatus de nación y de estado a Cataluña sin romper con España, de la que muchos se sienten parte. Hay que recordar que en el siglo XIX Barcelona era uno de los principales bastiones en España del republicanismo federal.

Silva, en sus redes sociales, no ha ocultado su republicanismo. En Twitter publicó una foto donde sale ella en la tumba del poeta Antonio Machado, en Colliure (Francia), donde murió en el exilio cuando terminaba la Guerra Civil española en 1939. Ahí posa junto a banderas españolas de la II República. Y hace unos pocos meses, presentó el libro "Movimiento Democrático de Mujeres. De la lucha contra Franco al feminismo", el pasado 2 de junio.

La periodista no se ha olvidado de Chile en ningún momento. El pasado 10 de septiembre publicó un artículo sobre los 1.000 días de la Unidad Popular donde hace un recorrido sobre los logros sociales alcanzados durante el gobierno del Salvador Allende. Pero el país no es sólo política para ella. Este año 2017 lo comenzó en el balneario de Tongoy donde veranea desde pequeña en la casa de su abuela. En los últimos tres años, al menos ha ido dos veces. Ahí leyó el libro Mi Amiga Gladys, de Pedro Lemebel. Y en el último San Jordi en Barcelona compró el libro Sangre en el Ojo, de la escritora y periodista Lina Meruane, contemporánea suya en la UC.

VOLVER SIGUIENTE