Sábado 5 de Agosto de 2017

Para celebrar también en el Día del Niño

Madres mucho más que un día

Es un momento para hablar de un vínculo, que por lo natural y permanente, se torna invisible.

Por Fabiola Aburto Prieto

Las madres son figuras fundantes en la configuración de identidad de sus hijos(as)". Susana Muñoz, sicóloga.

Aunque en la lógica del discurso la maternidad aparece como una continuación natural del proceso de desarrollo, el momento en que ocurre se asocia a una serie de turbulencias emocionales que impactan tanto a la mujer como a su entorno.

Cuando Giselle supo que iba a tener un hijo tuvo un shock inicial. Con 27 años había preparado todo para irse a trabajar como diseñadora industrial a Estados Unidos y la maternidad no estaba entre sus planes. "Sentí que mi vida cambiaba para siempre y debía asumir sola. Fui dándome cuenta de la responsabilidad y que iba a tener que ocuparme de la crianza, de lo emocional y de lo económico sin un padre presente".

Si bien su familia de origen vivió con ella el shock, se transformó luego en recurso de apoyo y contención en la crianza.

Es así como la vivencia de la maternidad para muchas mujeres abre espacios de autoconocimiento sorprendentes, tanto en recursos como en formas de relación jamás pensadas en momentos previos a ésta. Para Giselle el ser madre ha sido todo un descubrimiento, con profundos aprendizajes, aciertos y dificultades. Hoy su hijo David tiene 26 años, es ingeniero comercial y vive en República Checa.

"Mi madre ha sido un referente, aunque muchas veces fue complejo relacionarme con ella especialmente cuando era joven. Fue siempre la que puso las reglas en mi familia de origen. Nos transmitió la importancia de decir la verdad y de la responsabilidad aunque costara y también aspectos como el gusto por viajar, por conocer cosas nuevas que yo también compartí a mi hijo", cuenta Giselle.

Vínculo fundante

Para Susana Muñoz, matrona, psicóloga y directora de Serbal Centro Desarrollos Sistémicos, la maternidad "implica referirse al más poderoso de todos los vínculos: madre/hijo(a). Porque la construcción del hijo(a) comienza mucho antes que éste haya anidado en el órgano femenino que lo contiene. Es allí en donde momento a momento a través del desarrollo de la gestación, se irán transmitiendo pautas de lealtades, sueños, deseos, expectativas, obligaciones además de emociones y su historia ancestral".

La profesional, especialista en vincularidad, destaca que "las madres son figuras fundantes en la configuración de identidad de sus hijos(as) a través de la co-construcción de vínculos de apego".

Laberintos de la maternidad

Hace ocho años la madre de Marcela S. desarrolló alzhéimer y empezó a deteriorarse física y mentalmente. Tuvo que asumir que dependía completamente de ella. "En un principio me disociaba para poder mirar desde la humanidad a esta mujer viejita y frágil que me necesitaba y con la cual no tuvimos una historia muy afortunada". Cuidarla ha sido un proceso intenso y en muchos momentos desgastador. Tuvo que irse con su hija y nieto a vivir con ella, cambiar de trabajo y modificar por completo la vida cotidiana de su núcleo familiar.

A Marcela S. cuidar a su madre le ha permitido mirarse a ella en este rol y relacionarse desde otro sitio con su hija quien fue madre adolescente. "Es una cadena, ver su historia en mí, me ha permitido mirarme y acompañar a mi hija y a mi nieto. Me quedo con la fortaleza que ella tuvo para sacar adelante una familia con tres hijos. Yo le digo que esa fuerza me la heredó y está conmigo".

Al respecto la psicóloga Susana Muñoz sostiene que "es en el momento de la ancianidad en donde hijos e hijas desempeñan roles materno/paterno con sus propios padres... son momentos de resignificación, de rediseño de la historia y momentos que resonarán en el imaginario de los que siguen".

Y la historia de Marcela S. lo ratifica: "Ya no me duele la historia y puedo abrazarla, darle un beso que es la manera que ahora tenemos de conectarnos. También me vinculo con el recuerdo de ella de joven cuando era una mujer vital y de cómo me cuidaba cuando estaba enferma. Hay veces en que yo le canto las canciones infantiles que me cantaba a mí y ella me dice mamá, es como si los roles se hubieran cambiado" concluye.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE