Miércoles 26 de Julio de 2017

Manuel Antonio Garretón, sociólogo

“Emergerán más actores, pero con dificultad para formar coaliciones”

"En la centroizquierda ya no existe una coalición y, por tanto, si gana, habrá acuerdos puntuales".

—¿Qué escenario político vislumbra el 2018 con el nuevo gobierno?, ¿qué contexto económico social?

—En el caso que triunfe Piñera, los problemas que enfrentará tienen que ver con la falta absoluta de un proyecto de gobierno que no sea terminar con y revertir las reformas del gobierno de Bachelet. En esto contaría con el fundamentalismo de la UDI que buscaría una especie de revancha frente al intento de haber buscado terminar con el modelo socio económico y político de la dictadura. Pero a su vez crearía problemas en el bloque interno y sobre todo unificaría una oposición social y política al gobierno que sin duda sería mayoritaria y haría muy difícil su tarea. En el caso de vencer en las elecciones cualquiera de las candidaturas de la Nueva Mayoría está también el problema de la ausencia de un proyecto claro en ambas, y sobre todo la fuerza de apoyo político con que contaría quien triunfara. A lo más sería una coalición de gobierno sobre la base de acuerdos de corto plazo y, por lo tanto, sin capacidad de convocatoria y de resolución de los problemas de fondo. Es poco probable que triunfe el Frente Amplio pero, a pesar de tener proyecto político, su problema es que sería un gobierno de minoría, lo que lo obligaría a incorporar a la izquierda más tradicional de la que ha buscado apartarse sistemáticamente.

—¿Qué mapa político surgirá de las elecciones de noviembre? ¿se reconfigurarán las actuales coaliciones?

—Lo más probable es que emerjan más actores políticos, con dificultades de conformar coaliciones y fuerzas mayoritarias. De ganar Piñera va a ser difícil que se amplifique una nueva derecha democrática, porque todos los grupos del sector serán cooptados o absorbidos por la UDI y RN en el gobierno. Si no gana Piñera es probable una fragmentación y que nuevos grupos asuman un cierto liderazgo. En la centroizquierda, salvo como respaldo nominal de este gobierno, ya no existe una y, por lo tanto, si gana alguno de sus candidatos será su partido el que asuma el papel hegemónico y los otros usarán su fuerza parlamentaria o social para inclinar al gobierno a sus posiciones. Eso significa que estrictamente no habrá coalición sino acuerdos puntuales. Lo mismo en el caso que ninguno de sus candidatos gane la Presidencia, sólo que en este caso la dispersión parece será mayor. En ninguno de los dos sectores me parece surgirán fuerzas alternativas importantes. El Frente Amplio se consolidará y eso significa que aquí sí se abren posibilidades de entornos favorables para sus partidos, especialmente Revolución Democrática y los sectores de Izquierda Autónoma. El gran desafío para la izquierda es que el Frente Amplio y la izquierda clásica (PS, PPD, PC) debieran constituir una alianza para desde ahí forjar una coalición más amplia y mayoritaria con el centro, en que la izquierda no tenga la posición subordinada que tuvo en la Concertación. En todo caso, el problema mayor para ambos es su vinculación con quienes rechazan la política y no votan y los que se movilizan y no se sienten representados por ellos.

—¿Cuáles serán las demandas y movimientos sociales protagónicos?

—Dependerá de cual sea el nuevo gobierno. Si es de derecha, las movilizaciones serán para defender lo conquistado, que Piñera promete terminar. Si es de centroizquierda o el FA, será para asegurar que se continúen y profundicen las reformas iniciadas por Bachelet.

Publicidad

Jorge Ramírez, LyD

“El Frente Amplio se va a replegar a la calle”

El próximo gobierno va a enfrentar fuertes restricciones económicas y un Congreso fragmentado".

Aliados y opositores van a ir mutando. Coaliciones serán multitemáticas y focales, las alianzas serán específicas".

Jorge Sharp, F. Amplio

“El bipartidismo seguirá en retroceso”

Sin proyecto país ni liderazgos comunes, centroizquierda no revierte su distancia de sectores sociales".

El bipartidismo seguirá en franco retroceso y habrá una configuración parlamentaria más diversa y abierta".
VOLVER SIGUIENTE