Lunes 17 de Julio de 2017

Ante exitosa convocatoria de la Mesa de la Unidad Democrática

La pregunta con que amanecieron hoy los venezolanos tras la consulta: ¿Y ahora qué?

Oposición a Maduro tiene que definir una estrategia a seguir después de la masiva participación.

Pablo Rodillo M.

La consulta fue espectacular, masiva y simbólica. El reto del liderazgo es responder la pregunta clave: ¿Y ahora qué? Eso definirá el futuro". Luis Vicente León. Analista político venezolano.

Al menos 7,2 millones de ciudadanos participaron en la consulta simbólica de ayer en Venezuela. Se trata casi de la misma cantidad de votos con los que perdió —por poco— en 2013 Henrique Capriles la Presidencial ante Nicolás Maduro y casi los mismos que obtuvieron los candidatos de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en los comicios al Parlamento (7,7 millones) y que la ayudaron a hacerse de la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional en 2015 (la coalición bolivariana obtuvo poco más de 5,6 millones esa vez).

En ese sentido, analistas calificaron los resultados del plebiscito como una "demostración de fuerza" de la oposición y concluyeron que fácilmente le ganaría al oficialismo en cualquier votación. Ángel Oropeza, asesor de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), aseguró que la consulta popular "fue el acto de desobediencia civil más significativo en la historia de Latinoamérica", debido a la gran respuesta que tuvo y a los pocos recursos con los que contaba la organización política.

La consulta, además tuvo la capacidad para instalar 14.500 mesas de votación, en lugar de las 45.000 habituales que dispone el Consejo Nacional Electoral y que se organizó en dos semanas.

"La consulta fue espectacular, masiva y simbólica. El reto del liderazgo es responder la pregunta clave: ¿Y ahora qué? Eso definirá el futuro", afirma el analista político Luis Vicente León, cuya encuestadora cifra la popularidad de Maduro en 20,8% en junio.

"La participación estuvo alineada a lo más esperado. El indicador de participación histórico es de un grupo que dice estar muy dispuesto a votar. Algunos se preocupan por cuántos votos hubo. A mí me interesa lo que van a hacer con los votos que hubo", agrega Luis Vicente León.

Y hoy, y alentada por la masiva votación, esa oposición planea intensificar las protestas y la presión para obligar al Mandatario socialista a convocar a elecciones anticipadas. Al cierre de esta edición, la Mesa de Unidad Democrática dará a conocer la hoja de ruta a seguir en los próximos días.

Pero según adelantaron esta mañana, para el futuro se viene "calle todos los días, levantamiento total del país y el inicio de la hora cero", dijo el diputado Tomás Guanipa.

"No es para nada una consulta simbólica. Es más, el artículo 70 de la constitución habla de mecanismos vinculantes con la participación ciudadana, los referéndums consultivos y revocatorios. La consulta es legal, constitucional y vinculante y el gobierno debe acatarla. Ahora la Asamblea Nacional y el Ministerio Público la van a acatar", dice Oropeza. ¿Y si no? "Entonces seguiremos presionando con la protesta", aseguró Oropeza.

Entre las opciones, algunos opositores barajan desde una huelga general hasta protestas más constantes que en los tres meses previos y en las que han muerto casi 100 personas en un país con una inflación de tres dígitos, crisis económica y escasez de alimentos y remedios.

Y qué dice el chavismo

Lejos de reconocer la masiva participación opositora en la consulta simbólica, el gobierno de Nicolás Maduro hizo como que si no hubiera pasado nada. Incluso, ayer tenían un simulacro de cómo se levantarían las mesas para las elecciones que elegirán a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente el próximo 30 de julio. Según testigos y a pesar que la televisora oficialista VTV mostraba un mar de gente en los colegios electorales del chavismo, la verdad, según varios corresponsales internacionales, no se llegó a movilizar mucha gente. "Había colegios incluso vacíos", publicó el corresponsal del diario El País de Madrid al respecto.

El oficialismo además trató de restarle méritos a la consulta opositora. Miembros del partido de gobierno aseguraron, según la agencia Reuters, que la oposición infló sus números de participación, aprovechando que ninguna institución supervisó el plebiscito. Además, se quejaron de que la destrucción de los cuadernos electorales impedirá contrastar los resultados (la oposición dice que los quemó para evitar represalias posteriores por parte de los grupos violentos del chavismo).

Maduro insistió en que la elección para los 545 constituyentes se hará "llueve, truene o relampaguee". "Le hago un llamado a la oposición. Que interpreten bien qué ha pasado en las calles hoy (domingo)", dijo el Mandatario en referencia a lo que calificó como un "masivo" simulacro para la elección de la Asamblea Nacional Constituyente. Pero ¿qué pasará el día 30 si aprueban la Constituyente con pocos votos? "El gobierno deberá retirar su proyecto. Pero si continúa en su tozudez entonces estará cavando su propia tumba porque la Constituyente nacerá muerta con tan pocos votos", dice Oropeza.

VOLVER SIGUIENTE