Lunes 17 de Julio de 2017

Baja en la contaminación

"Cualquier éxito (…) debe ir acompañado de un mejor control y fiscalización de las principales fuentes contaminantes de la ciudad".

En los últimos días se han escuchado varias críticas en torno al modelo de predicción de preemergencias y emergencias ambientales. Un episodio de alta contaminación constatado pero que no tuvo medidas preventivas (11 de julio) y otros dos en los que se decretaron preemergencias pero los pronósticos no se cumplieron (22 de mayo y 3 de julio, cuando la calidad de aire fue bueno) han motivado los cuestionamientos.

De que el programa utilizado por las autoridades es perfectible, no hay duda: varios expertos apuntan a que el modelo —que indica qué condiciones de contaminación habrá en las estaciones de monitoreo al día siguiente— es rígido para enfrentar eventuales cambios meteorológicos u otras variables. También se critica que sea una autoridad política —el intendente metropolitano— el que decida finalmente qué se hace con los datos en la mano. Sin embargo, este debate deja en segundo plano logros que parecen destacables.

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, Santiago ha reducido su contaminación atmosférica en 72% desde 1989. El año pasado fue el de menor concentración de material particulado fino —MP2,5, el más peligroso para la salud— y de número de episodios críticos desde que se tiene registro. Si en 2013 se constataron 21 preemergencias y emergencias ambientales, en 2015 y 2016 se redujeron a 13. Este año, sólo un episodio de alta contaminación fue verificado.

En términos de duración de episodios, las horas de preemergencia y emergencia ambiental se rebajaron de 147 horas en el 2016 a 6 este 2017.

Pero cualquier éxito del modelo debe ir acompañado de un mejor control y fiscalización de las principales fuentes contaminantes de la ciudad, como la leña, que representa el 40% de las emisiones de MP2,5.

También surgen dudas sobre la eficacia de la principal medida descontaminante que ha promovido la autoridad: la restricción vehicular a los vehículos catalíticos a gasolina anteriores a 2012, ya que, como lo han señalado varios analistas, sólo excluye automóviles por su año de fabricación y no por la cantidad de emisiones que produce.

Tampoco tiene sentido un impuesto a vehículos de pasajeros diésel. La norma Euro 5, que empezó a regir en Chile a partir de septiembre de 2014, exige el mismo límite de 0,005 gramos de material particulado por kilómetro, tanto para motores diésel como bencineros.

Junto con ello, parecería sensato evaluar otras medidas de mediano plazo, como prohibir la circulación de los vehículos más contaminantes en áreas centrales de la ciudad, o elevar los estándares de las normas de emisión de industrias y automóviles. El desafío no es menor: continuar disminuyendo los episodios críticos de contaminación, emplear medidas efectivas y generar soluciones imaginativas.

Segunda mirada

M.R.E

Museos presidenciales

Hay una cierta compulsión de nuestros Presidentes a prometer museos. Puede que el presupuesto del Ministerio de Cultura sea siempre exiguo, pero plata para la construcción de estos nuevos espacios siempre hay.

En el caso de Ricardo Lagos fue el centro cultural La Moneda. Michelle Bachelet aportó con el Museo de la Memoria (en su primer mandato) y con el Centro de Arte Contemporáneo de Cerrillos (ex aeropuerto, el año pasado). Ahora, el ex Presidente Sebastián Piñera propuso la creación de un "Museo de la Democracia".

Jamás nos negaríamos a la construcción de un museo, pero llama la atención que las más altas autoridades del país se afanen en prometer nuevos museos cuando los que existen están, casi siempre, a medio morir saltando.

Quizás, y esto es sólo una sugerencia, nuestros Presidentes deban aprender del caso norteamericano, donde los ex mandatarios construyen —con recursos propios y con los que se pueden conseguir del ámbito privado— unas fabulosas bibliotecas y centros culturales. Es una idea no más.

Redacción

Vicepresidente ejecutivo: Felipe Edwards del Río

Director: Mauricio Gallardo Mendoza

Representante legal: Alejandro Arancibia Bulboa

Dirección, redacción y talleres: Av. Santa María 5542.

Fono: 2330 1111 (mesa central) Servicio al cliente: 2242 1111

Ventas, suscripciones: 29562456 www.lasegunda.com

Redacción

Gratuidad

Señor Director:

En los últimos días distintas personas y colectividades que apoyan la candidatura de Sebastián Piñera han visto con sorpresa la idea de Renovación Nacional de avanzar en gratuidad al 60%.

Esta idea no sólo es compartida por RN: el diputado Jaime Bellolio (UDI) apoya este planteamiento y el Partido Regionalista Independiente ha señalado la necesidad de avanzar en gratuidad al 70%.

En ese sentido, pareciera ser que, ante la gratuidad irresponsable propuesta por el Gobierno, debiera primar el principio de que el dinero no sea un impedimento para que alguien, que tenga la vocación de estudiar en la educación superior, pueda hacerlo. Desde allí, no parece descabellado que los esfuerzos de un posible futuro gobierno puedan apuntar en esa línea.

Es necesario que de cara a la elección presidencial, desde la candidatura de Chile Vamos, podamos llegar con una opinión consensuada de todos los sectores políticos que apoyan al candidato.

Felipe Mancilla

Concejal RN

Niños y futuro

Señor Director:

La crisis que atraviesa el Sename ha suscitado una serie de críticas, rechazos y condenas. Como sostuvo hace unos días el padre Felipe Berríos, sería distinto si los niños del Sename votaran o pudieran marchar. Además de la claridad de la afirmación, es indudable que los niños no han sido la prioridad.

Lo paradójico de todo es que, al dejar de lado a nuestros niños en el pasado y en el presente, hemos estado hipotecando nuestro futuro. Como dijo John F. Kennedy, "los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro"; es decir, hemos estado destruyendo nuestras propias esperanzas.

José Ignacio Concha

Nieve en

Santiago I

Señor Director:

El sábado pasado Santiago amaneció vestido de blanco y por esa razón quise subir al cerro San Cristóbal para apreciar el panorama desde la cumbre; pero quedé tremendamente sorprendida y desilusionada de la administración del Parque Metropolitano: el funicular no funcionaba y tampoco dejaron entrar caminando. La respuesta fue que nos estaban cuidando de los peligros que podían significar los árboles caídos y la nieve.

¿Desde cuando este tipo de cosas son un peligro para los ciudadanos responsables? Es sumamente irónico ese supuesto cuidado hacia los que quisimos disfrutar de un hermoso escenario, pues todos los días tenemos peligros en las calles por las que caminamos: cables eléctricos colgando por todas partes, polvos de las constructoras, camiones que van esparciendo polvos venenosos, hoyos en las veredas y autopistas, vehículos que no respetan los semáforos, etc. Todos estos factores son mucho más peligrosos: enferman, ensordecen, atropellan, electrocutan, matan.

¡Qué contraste más grande con los parques, como por ejemplo el Parque Bicentenario, donde todas las personas eran libres de jugar con la nieve, e incluso los niños se tiraban en trineos desde las lomas!

¿Acaso creen que los ciudadanos somos párvulos que no hubieran tenido cuidado con los "peligros del cerro"?

Amanda Rojas

Nieve en

Santiago II

Señor Director:

Qué mejor regalo para los miles de inmigrantes que nos vienen a aportar con su cultura y trabajo que la hermosa nevazón del fin de semana en nuestra capital.

Carla Lozano

Museo de la Corrupción

Señor Director:

Con todos los hechos relacionados con colusión, corrupción, nepotismo, cohecho, uso y abuso de información privilegiada, apropiación de dineros fiscales y otras tantas lacras que hoy tienen a la justicia muy ocupada, se hace necesario fundar un Museo Interactivo de la Corrupción.

Luis Enrique Soler

Acuerdo por CAE

Señor Director:

La banca nacional puede ceder al Estado el total de la cartera CAE con una importante condonación de capital e intereses, rebajando la deuda para permitir que los estudiantes la reconozcan bajo nuevas condiciones de monto y plazo. Se puede lograr un gran acuerdo nacional, entre la banca, el Estado y los estudiantes. Sería una acción concreta de responsabilidad social a la que estamos todos llamados.

Marcos Ceresuela

VOLVER SIGUIENTE