Lunes 17 de Julio de 2017

Lleva 3 meses como directora de Seguridad Ciudadana de Lavín

Javiera Benítez: De enviada a La Legua a ‘sheriff' de Las Condes

La socióloga, que encabezó el plan de Piñera en la población de San Joaquín, llegó a la nueva unidad que está a cargo de los drones.

Por Patricio Pino M.

Vamos a tener 200 cámaras de televigilancia en Las Condes". Javiera Benítez Directora de Seguridad Ciudadana

"Era algo bien elitista y me avergüenza". Javiera Benítez dice eso mientras contempla, sonrojada y con pudor la foto que una revista de papel cuché publicó de ella hace 20 años. Aún estaba en el Colegio San Benito y con unas amigas posó para un artículo titulado «Las chilenas más bellas del verano». Aparece con un vestido rojo floreado y ahí se dice de ella que le gusta la salsa, el hockey y que quiere ser periodista.

Dos décadas después, la socióloga UC Javiera Benítez —quien trabajó en La Legua en el período en que se instaló por primera vez una oficina bancaria en 2013— habla en una sala de vidrio mientras más atrás hay una docena de telefonistas de chaquetas polar rojo con el logo de Las Condes. Lo hace ahí porque desde abril es la directora de Seguridad Ciudadana del municipio que conduce Joaquín Lavín. Un poco más lejos que los telefonistas están las pantallas de las 17 cámaras municipales, incluido el reconocimiento facial aún en fase de prueba.

A mediados de junio se anotaron el primer éxito, con la llamada «Operación Colón». Usando las imágenes de los drones de televigilancia, una de las innovaciones tecnológicas introducidas en este período alcaldicio, la PDI y el Ministerio Público lograron identificar y detener a dos presuntos microtraficantes de marihuana en el sector de Colón Oriente.

Al final, Benítez no estudió Periodismo, ni tampoco Derecho, la profesión de su papá y sus hermanos, ni tampoco Antropología, el área que más la seducía, porque antes de salir del colegio vio que no le gustaba el constante paro de esa carrera en el campus Juan Gómez Millas de la U. de Chile. Se inclinó por Sociología. Ahí, en el electivo «Sociología de la salud», conoció a Francisca Florenzano, que la llevó al Senda en 2010. A la larga fue su acceso al área pública. Ella, que en principio se fue a Puerto Varas con su esposo y sus hijas.

Benítez llegó a Las Condes porque Lavín la llamó y le dijo que buscaba a alguien que encabezara la nueva unidad de seguridad ciudadana. Se habían conocido cuando el alcalde era ministro de Desarrollo Social y ella la delegada del Ministerio del Interior para el plan de La Legua. De ese proyecto, que significó $22 mil millones en inversión, ella todavía conserva el contacto con los pobladores, que suelen llamarla para contarle cómo van las cosas. Luego que terminó el gobierno de Piñera, ella se fue a la Fundación San Carlos de Maipo.

Sus objetivos

"Trabajar con el alcalde Lavín es todo un desafío, porque quiere todo para mañana", dice. Ella lo suele acompañar en las noches que el edil visita a víctimas de robos en sus casas. También los miércoles, cuando Lavín recibe a los residentes de Colón Oriente en el centro comunitario de avenida Paul Harris para que éstos le cuenten los problemas que tienen en el sector.

"El alcalde me puso tres desafíos principales. El primero, bajar los 1.000 delitos violentos que cada año se registran en Las Condes. No hay meta, pero sí bajar esa cifra, que en promedio son tres delitos al día. El segundo, hacernos cargo de la inseguridad en una zona tradicional y fundadora de la comuna, en Colón Oriente, que tiene problemas distintos de la gente que vive en los sectores acomodados. Y el tercero, hacer que la gente que vive o viene a trabajar a Las Condes se sienta segura y para eso estamos haciendo un plan que esperamos tener listo en diciembre o enero", dice.

Para eso hay 250 guardias en la calle, sea en auto, moto o a pie, que trabajan en turnos diarios, todos los días de la semana. A eso se le suman 30 personas que están en la base, ubicada frente al Parque Los Dominicos. Y doce personas de administración. Hoy Las Condes tiene un promedio de 11 por ciento menos de delitos que en igual período del año pasado. A modo de comparación, el plan para La Legua que condujo Benítez sólo contemplaba dos personas: ella y un ayudante, el resto era gente que hacía sus proyectos según el ministerio solicitado. En la Fundación San Carlos de Maipo eran algo más y ahí implementaron tres planes, dos en poblaciones de Lo Espejo y Quilicura y otro en San José de Maipo.

"En diciembre pasado, aquí (mira hacia atrás) había siete cámaras. Ahora ya son 17 y debiéramos ir en expansión. Vamos a llegar a las 200 cámaras de televigilancia en 2019. Vamos a hacer crecer la sala y sacar a los telefonistas. Habíamos pensando incluso en hacer crecer el edificio. Estamos impulsando que los vecinos también compren cámaras para sus barrios, cofinanciadas por el municipio, en el plan de Seguridad Vecinal Compartida. Hoy hemos visto que la tecnología es más eficiente y barata que un guardia".

— ¿Y esta cifra es alta o baja comparada con Londres?

— En Chile las 200 cámaras serán algo inédito. En Londres tienen varios millones de cámaras, pero ellos cuentan hasta las que son privadas. Es como hablar de todo Santiago. La referencia que vamos a ir a ver es Chicago, que tiene 10 mil cámaras. Ellos igual están a años luz. Nosotros, en el futuro, si llegáramos a contar las de los privados, podemos llegar a las mil cámaras. Hay centros de seguridad vecinal compartida que están postulando a cámaras, que van a poder monitorear desde sus celulares y además podremos tener espejos de ellas.

VOLVER SIGUIENTE