Viernes 19 de Mayo de 2017

"Bono Azul":

4 jugadores de la U ganarían casi 20 millones si son campeones

Azul Azul dará a su plantel la mayor recompensa de la historia por un título, y se repartirá de acuerdo a su aporte en la campaña.

Por Daniel Fernández A.

Tras dos años y medio de amarguras, Universidad de Chile está sorpresivamente a las puertas de la gloria: si mañana derrota a San Luis de Quillota en el Estadio Nacional, se coronará campeón del fútbol chileno por 18ª vez.

Oportunidad que hace sólo unos meses parecía impensada, por lo que Azul Azul tiene preparado el mayor "bono laboral" jamás entregado para un monarca chileno. Según fuentes al interior de la concesionaria, el plantel recibirá más de 220 millones de pesos, monto que incluso podría aumentar.

Más minutos, más plata

Formalizando una dinámica de incentivos común en nuestro medio, desde 2014 AA estableció un "acuerdo interno" con sus jugadores, dejando establecido el pago de $200 millones por un título, el cual se incluye en los respectivos contratos laborales.

Ese fue el monto que se había concretado la única vez hasta ahora —para la última corona azul, en el segundo semestre de 2014—, pero la larga espera acrecentó la generosidad de Carlos Heller, que aumentará en un millón más por jugador; "no se puede descartar que incluso sea un poquito más", adelantan en Azul Azul.

El reparto es pormenorizado, y se basaría en el "aporte" individual en la campaña, directamente proporcional con los minutos jugados. Así, Johnny Herrera, Christián Vilches (ambos con 1.260 previo al partido de mañana), Matías Rodríguez (1.234) y Lorenzo Reyes (1.229) rozarán los $20 millones de gratificación.

Jean Beausejour, Felipe Mora, Gonzalo Jara, Gonzalo Espinoza, Gustavo Lorenzetti y Leandro Benegas superarán los 10 millones.

23 jugadores en total, incluyendo al arquero suplente Fernando De Paul y Sebastián Martínez, que no han jugado pero sí han ido varias veces a la banca.

Así se evitan, por ejemplo, conflictos como el de la selección, cuando la comisión de referentes que negocia decidió arbitrariamente excluir a aquellos jugadores con menos participación.

Chicos vs. grandes

La política de los premios no es exclusiva de la U, pues Colo Colo y Católica también dejan establecido un monto similar antes de cada torneo, el que muchas veces se cancela paulatinamente por concepto de partidos ganados.

Además, los "tres grandes" incluyen premios extras, como triunfar en los Clásicos: año a año la U suele asignar 20 millones de pesos por ganarle a Colo Colo, a repartirse entre todos los que jugaron ese día.

Mientras, los clubes más modestos establecen un bono base, que generalmente aumenta al final, pero que sigue siendo muy inferior. Cobresal, por ejemplo, cuando ganó el Torneo de Apertura 2015, repartió 70 millones de pesos. O'Higgins y Wanderers, que en su momento estuvieron peleando títulos, prometían alrededor de 100 millones.

De hecho, pese a tres temporadas arrojando pérdidas, el bono azul grafica las diferencias de nuestro medio. De concretarse, bastaría para pagar tres meses de sueldo de cuatro planteles cuyo gasto no supera los $75 millones: Cobresal, Wanderers, Temuco y, curiosamente, San Luis, el rival de mañana.

Es más, duplica el gasto por planilla de todos los equipos chilenos, salvo Colo Colo y la UC.

La Roja es otra cosa

De todas formas, los montos están en otra categoría respecto a los que maneja la selección, que durante la administración de Sergio Jadue alcanzó niveles estratosféricos. A saber: Alexis y compañía se repartieron US$ 2,5 millones por clasificar al último Mundial y US$ 6,5 millones por ganar la Copa América hecha en Chile en 2015.

Cifras que la nueva administración de la ANFP aún está pagando, en cuotas, por lo que decidieron recortar el pozo, y por ganar la Copa Centenario "sólo" entregó 5,2 millones de dólares.

Por el contrario, en Europa la práctica no está tan masificada, aunque con la llegada de inversores extranjeros —sobre todo desde Medio Oriente— es cada vez más común. En 2012, por ejemplo, el jeque dueño del Manchester City le regaló un bono de 400 mil dólares a cada uno de los jugadores a los que por entonces entrenaba Manuel Pellegrini... casi $270 millones por cabeza.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE