Viernes 19 de Mayo de 2017

Alfredo Coutiño, de Moody's Analytics:

A Wall Street “no le preocupan estos movimientos populistas” como el Frente Amplio

Desde Nueva York, el director para América Latina de la clasificadora de riesgo analiza la carrera presidencial en Chile.

Por F. O'Ryan S.

Es posible (crecer al 4%), pero con desequilibrios y de manera transitoria. No es necesariamente sano".

Ha sido una semana movida en Wall Street. El director para América Latina de Moody's Analytics, Alfredo Coutiño, pasó de una reunión a otra con diferentes agentes del mercado neoyorquino, analizando los posibles efectos de las últimas revelaciones de Donald Trump, en el caso que ya muchos han llamado "Rusiagate". Para sumar inquietudes, ayer la situación política en Brasil añadió otro poco de volatilidad y las bolsas de valores de la región retrocedieron fuerte.

"No esperábamos una reacción tan grande en los mercados por el caso de (el presidente de Brasil) Temer", admite.

Entre todas estas incertidumbres, ¿qué pasa con la situación política y económica en Chile? ¿Cómo ven los inversionistas del mayor mercado del mundo la carrera presidencial, la irrupción del Frente Amplio, la posibilidad de que Sebastián Piñera vuelva a la presidencia o las promesas en materia económica? "Bien poco es lo que se sabe de ellos, la verdad", es el juicio inicial de Coutiño.

—¿El inversionista extranjero sabe qué es el "Frente Amplio"? ¿Conocen a la candidata Beatriz Sánchez? ¿Les importa?

—Hay poco conocimiento respecto a los candidatos por su nombre y como personas. Sí hay conciencia de que en América Latina, sobre todo en países donde se aproximan elecciones presidenciales, se están dando movimientos con tendencias populistas. Lo visto en Estados Unidos ha generado ecos en América Latina. Los mercados en Wall Street saben de estos movimientos, como el Frente Amplio, pero no les preocupan, porque no les asignan una probabilidad alta de tener voto mayoritario.

—Y si ganara un movimiento así, ¿preocuparía a quienes impulsan la inversión real extranjera?

—La primera reacción sería el nerviosismo y la incertidumbre, pero eso sería sólo al comienzo. Además, si estos movimientos proponen cambios profundos, hay que considerar qué tanta resistencia encontrarán para llevar a cabo sus propuestas. Ya lo hemos visto con Trump, que dijo y prometió mucho, pero el mercado empezó a darse cuenta de que había mucha resistencia para que materializara lo que pretendía.

En los primeros meses del año, muchos extranjeros apostaron por la bolsa local. El IPSA llegó a niveles que no se veían desde hace casi 6 años. ¿Por qué se detuvo?

Eso fue un evento puntual. América Latina sigue padeciendo el problema del bajo crecimiento, lo que reduce su atractivo para los verdaderos capitales, que son los de inversión directa. El de portafolio llega a la bolsa, y no ayuda; genera distorsiones. Ese capital es el que los gobiernos no necesitan.

Las propuestas de los candidatos

En el crecimiento económico es donde se concentran las propuestas de los candidatos. La DC Carolina Goic prometió hacer crecer el país en 4% promedio los próximos cuatro años. ¿Es posible?

Es posible, pero con desequilibrios y de manera transitoria. No es necesariamente sano. La capacidad productiva de Chile se ha reducido en los últimos 5 años, y eso hace disminuir el potencial de crecimiento de la economía. Esa inversión toma tiempo para reconstruirse. Que se pueda remontar este crecimiento en más del 2% promedio de los últimos dos años a un 4% se ve lejano.

¿Con políticas de corte populistas se podría?

—Se puede crecer al 4%, pero no de forma sana: a través de políticas expansivas y estímulos fiscales y monetarios, pero eso generaría presiones de demanda en el mercado interno para que los sectores productivos puedan crecer más. Pero cuando se retire ese estímulo, el crecimiento volvería a caer.

—El candidato Sebastián Piñera propuso disminuir el impuesto corporativo para alinearlo con el promedio de la OCDE de 24,5%. ¿Es positiva la idea?

—Sí, definitivamente. Esa política promueve la actividad empresarial. El riesgo es que tiene que ser acompañado con una compensación en otro lado, porque cae la recaudación fiscal.

—En una entrevista al DF, usted dijo que a Guillier había que darle "el beneficio de la duda". Aún sin propuestas claras sobre la mesa, ¿no ve más dudas que beneficios en el candidato?

—Dije eso en un escenario de efervescencia política, cuando recién salía un candidato y planteaba ideas aún poco coordinadas y había espacio para dudas. Es cierto que han pasado meses, y aún no hay un plan concreto, y eso ha introducido cierta incertidumbre. No ha habido mucho progreso para esclarecer esa incertidumbre aún.

¿Efectos en Chile?

Trump importa más que Temer

—Las acusaciones de cohecho contra el Presidente de Brasil, Michel Temer, ¿seguirán siendo una fuente de volatilidad?

—Con excepción quizá de Argentina, los efectos serán pocos. Sí, las acciones chilenas con exposición a Brasil cayeron, pero tampoco causarán un terremoto financiero en Chile.

—Para Chile ¿es más importante lo que ocurra en Brasil o en EE.UU.?

—Estados Unidos es la locomotora mundial. Si los inversionistas empiezan a cancelar deuda y salir del país, eso puede llevar al país a una situación crítica, y ahí sí veríamos efectos en América Latina.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE