Sábado 13 de Mayo de 2017

Astrónomo César Fuentes:

“Buscamos vida amigable e inofensiva fuera de la Tierra”

En el observatorio Cerro Calán se realizará un curso que derrumbará las barreras y abrirá la lógica de los presentes.

Por Diego Horande

"Encontrar vida inteligente sería un tremendo descubrimiento. ¿A quién no le gustaría eso?".

Ver una luz en el cielo o un cuerpo desplazarse a través de la bóveda celeste despierta el interés de chicos y adultos por igual. Pero qué observas con claridad es tan objetivo como la idea misma de creer en Dios. Así lo vislumbra el astrónomo César Fuentes, académico del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, quien asegura que la posibilidad de aprobar o refutar una teoría por medio de ideas es hacer ciencia.

El próximo miércoles 17 de mayo, el académico dictará el curso "Búsqueda de vida y viajes espaciales", en el observatorio Cerro Calán, dirigido a todo público. "El objetivo de estos cursos es lograr que niños, adolescentes y adultos ganen mayor capacidad de cuestionar el mundo. Tiene más valor si el oyente aprende pensando y analizando las cosas; podrán tener la capacidad de pensar una respuesta y determinar si puede ser cierta o no. No sólo tragarse las ruedas de carreta", sostiene.

Fuentes (36), que también es doctor en Astrofísica de la Universidad de Harvard y tiene estudios en la Universidad del Norte de Arizona (NAU por sus siglas en inglés), espera tumbar barreras de las mentes de los presentes y permitir horizontes que cuestionen a la vida misma en distintos niveles.

"Hay vida fuera del planeta porque la vida también puede ser inerte; pueden ser rocas en marte o moléculas que andan en el universo que son muy comunes a la de los humanos… ADN, proteína (…). Nosotros, la sociedad científica, buscamos vida que sea amigable e inofensiva para los seres humanos", afirma.

Y bajo ese concepto, el astrónomo invita al público a asistir a sus charlas, que cubrirán la historia de los viajes espaciales (miércoles 17 de mayo), planetas y lunas (miércoles 24 de mayo), vida en el universo (miércoles 31 de mayo) y hacia dónde va la búsqueda (miércoles 7 de junio).

—¿Se ha avanzado en el estudio de otras formas de vida en el exterior?

—Te estás poniendo en una esquina bien chica si sólo buscas explicación a esa pregunta. Tiene pocas probabilidades de ser exitosa la búsqueda si la única pregunta que te haces te dará la respuesta que te gusta (…). Hay que partir desde un punto menos sesgado, más abierto de mente. Encontrar vida inteligente sería un tremendo descubrimiento. ¿A quién no le gustaría eso?, pero ser abierto es aceptar todas las posibilidades y dejar prejuicios al lado. Entonces, ¿de dónde parte uno? Viendo si las condiciones para la vida acá son fáciles o especiales con respecto a otros sistemas (solares). Y en eso hemos avanzado un montón en los últimos diez años. Una pregunta bien básica que era cuántas estrellas tienen planetas que puedan tener vida como la conocemos: que sean rocosas, que tengan agua, con indicios de estabilidad, que estén protegidos de rayos muy violentos; hemos avanzando en definir las condiciones de vida humana en otros planetas.

—¿En qué está Chile en todos estos proyectos?

—Ha habido un montón de esfuerzos, y esto se debe mucho a la tecnología, descubrimientos bien importantes en los últimos tiempos. La estrella más cercana a la Tierra tiene un planeta de una masa cercana a la nuestra, rocoso, probablemente, que podemos elucubrar todo lo que queramos, que no es muy amistoso para la vida porque las estrellas más chicas tienen un temperamento muy variable. Estuvimos buscando con un telescopio en Chile, Trapis, que fue refaccionado para hacerlo robótico, junto con un académico de la universidad de Chile, James Jenkins; él descubrió siete planetas en una estrella, también muy cercana, todos parecidos a la Tierra, en febrero de este año. Con este descubrimiento aprendimos que una sexta parte de los planetas en las estrellas tienen masa rocosa.

Chile, país beneficiado

"Es fácil hacer astronomía" acá

"Chile es beneficiado geográficamente para hacer astronomía. El interés en la astronomía en Chile es importante; hay planes para incorporar astronomía desde el currículum de la educación general secundaria (…), la materia prima para hacer astronomía está, así que es fácil hacerlo en este país", señala el astrónomo.

La importancia de los estudios de los cuerpos celestes en estas tierras tienen interesados a los ojos del mundo, no sólo por la facilidad y claridad de ver entes a miles de kilómetros de distancia, sino por la cantidad de astrónomos prometedores que, en la actualidad, manejan proyectos de la NASA o similares; como es el caso de Eduardo Bendek, chileno y estudioso de las estrellas, quien es parte del proyecto Origins, dirigido por la gigante espacial.

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE