Sábado 13 de Mayo de 2017

Por años se vinculó a Colonia Dignidad

Buscan reabrir caso por desaparición de Boris Weisfeiler

Por Viviana Candia

Para nosotros, los familiares más cercanos, el dolor de no saber lo que le sucedió es insoportable". Olga Weisfeiler, hermana del matemático desaparecido en 1985.

La última vez que Olga Weisfeiler vio a su hermano fue en abril de 1984 en Budapest, Hungría, en el funeral de su padre.

Aunque hicieron planes para volver a verse nunca pudieron concretarlos porque Boris —un matemático ruso que hacía clases en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos)— desapareció al año siguiente en las cercanías de la Colonia Dignidad, el enclave que dirigió Paul Schäfer.

Hoy Olga regresa a Chile. Es la 17ª vez que lo hace con el fin de estar presente en los alegatos ante la Corte de Apelaciones de Santiago en donde su abogado buscará revocar el cierre de la investigación en torno al secuestro y desaparición de su hermano.

"Boris no tenía militancia ni participación política y se encontraba de vacaciones en Chile, mochileando por la zona de la pre-cordillera", recuerda la mujer quien en 2000 interpuso una querella criminal ante los tribunales para reactivar la primera investigación judicial que concluyó que el matemático se había ahogado tratando de cruzar el río Los Sauces.

Un testigo anónimo —de chapa "Daniel"— fue a la Embajada de Estados Unidos en 1987 y aseguró que una patrulla de carabineros, en compañía de militares, secuestró y entregó a Boris a los miembros de la Colonia Dignidad en donde —según esta versión— habría sido interrogado, torturado y finalmente ultimado de un balazo en la cabeza.

Tras 16 años de investigación —y cuatro jueces distintos— en marzo de 2016 el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Jorge Zepeda, cerró el caso aplicando la prescripción y descartando que el matemático haya sido víctima de los seguidores de Schäfer, varios de los cuales cumplen condenas por otras causas.

Preguntas sin respuestas

"Para nosotros, los familiares más cercanos, el dolor de no saber lo que le sucedió es insoportable", señala la mujer quien asegura que "el dolor no se hace más llevadero con el paso del tiempo".

"A menudo pienso sobre lo mucho que Boris hubiera logrado en su vida y en el ámbito de las ciencias si hubiese sobrevivido. Era un matemático brillante de reconocimiento mundial. Tenía un luminoso futuro por delante. Antes de su viaje a Chile, Boris publicó un artículo científico explicando los resultados más significantes que había logrado hasta entonces", plantea en relación a las investigaciones que desarrolló su hermano.

Y tras reflexionar sobre lo vivido en el caso por más de tres décadas y sus esfuerzos por esclarecer el crimen indica: "Aún tengo muchas preguntas sin respuestas. ¿Boris está vivo o muerto? ¿Sobrevivió al arresto inicial y tortura? ¿Vivió cautivo durante un par de años o más, como algunos documentos desclasificados de Estados Unidos sugieren? Si es así, ¿dónde estuvo? ¿Estuvo esperando que alguien lo encontrara y lo salvara?".

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE