Lunes 20 de Marzo de 2017

El gestor del fichaje de militantes

Saint Jean: De productor musical a arquitecto electoral de Evópoli

Colaboró en la Teletón, fue director del sello Emi y trabajó con Los Prisioneros, Inti Illimani y su esposa, Myriam Hernández.

Por Claudio Salinas M.

"No proviene de las élites, como ocurre en los partidos de centroderecha".

Todo partió por Dichato. El 2011 el entonces ministro de Planificación y encargado de la reconstrucción por el terremoto del 27/F, Felipe Kast, conoce al productor musical Jorge Saint Jean en una comida en casa de amigos y la afinidad fue inmediata. Resultado: ahí no sólo nació la idea de hacer un festival —"Viva Dichato"— para levantar la localidad devastada por el tsunami, también germinó la idea de conformar un nuevo partido político.

A seis años, Evópoli, con 19 mil afiliados, es el segundo partido con más militantes en Chile, después del PS con 25 mil. Y está a un paso de constituirse en todo el país, tarea que tuvo a Saint Jean como arquitecto, primero como secretario general y, ahora, como presidente de la colectividad.

Antes, en 1999, Saint Jean había colaborado en la campaña presidencial de Lavín, pero después de conocer a Kast, el empresario artístico y marido de la cantante Myriam Hernández decidió entrar de lleno a la política, haciéndose parte del núcleo fundador de Evópoli, junto con Luciano Cruz-Coke y Hernán Larraín Matte, entre otros.

"A pesar de su bajo perfil es probablemente el mejor productor de Chile. Trabajó con Don Francisco en la Teletón y fue director del sello Emi, donde le tocó promover a Los Prisioneros y a Inti Illimani, entre otros. Años atrás también estuvo en la industria del circo. Para mí, que provengo de la academia, sus historias son fascinantes y ha sido, sin duda, un puntal del partido, dándole mucha quilla y estabilidad", asegura Kast.

Saint Jean ya había dado prueba de sus destrezas organizativas al hacerse cargo el 2013 de la parte ejecutiva del comando de Evelyn Matthei para la segunda vuelta presidencial, en un clima de desmoralización de la derecha y amplio favoritismo para Bachelet. El 38% que logró su candidata lo consideró "un resultado extraordinario" para el adverso contexto.

Luciano Cruz-Coke, que recorrió con él todo Chile durante el proceso de recolección de firmas, asegura que "trabajamos como chinos y, además, es muy metódico, propone metas, plazos y estrategias para lograr los objetivos. Es un espléndido estratega, un organizador muy eficiente y además tiene muy buena llegada con la gente".

Retador de Teillier

Esa cercanía con la gente podría ser un atributo clave para sus aspiraciones de ser diputado por el nuevo distrito 13, que incluye San Miguel y La Cisterna, donde buscará la reelección el líder comunista Guillermo Teillier.

Sin amilanarse por la tradición de ser un feudo electoral de izquierda, Felipe Kast anticipa que su compañero de partido "va a ganar de todas maneras porque no lo han visto como trabaja y estoy seguro que a mucha gente de izquierda le va a generar simpatía la personalidad, el estilo y las ideas de Jorge". A eso se suma que Myriam Hernández también será parte del apoyo en la campaña de Saint Jean. El slogan "El hombre que yo amo" es una de las alternativas que se baraja.

Con un hermano, Alfredo, ligado también a la producción, pero más cercano políticamente a la centroizquierda, Saint Jean es, según Kast, "un poco misterioso, una persona de pocas palabras, sobrio, dice lo justo, algo inusual en política, y eso genera mucho respeto. Él tiene una historia personal bien notable. Estudió en el Instituto Nacional, salió adelante con su esfuerzo y no proviene de las élites, como ocurre en la centroderecha".

Publicidad

Otra pieza clave de la inscripción

Gloria Hutt, la “gerenta” del partido

Además de Jorge Saint Jean, en el proceso de inscripción de militantes participó un grupo de dirigentes que trabajó en la administración de Sebastián Piñera.

La labor se inició en las presidencias de Francisca Correa y Felipe Kast y la secretaría general se mantuvo en manos de Jorge Saint-Jean. También colaboraron los ex ministros Luciano Cruz-Coke, Felipe Morandé y Pedro Pablo Errázuriz y el ex subsecretario Francisco Irarrázaval, además de Carolina Fernández, Hernán Larraín Matte y Lorena Recabarren, entre otros.

Sin embargo, un rol clave tuvo Gloria Hutt, a quien se le entregó la coordinación ejecutiva.

Ex subsecretaria de Transportes durante el gobierno de Piñera, esta ingeniera civil de la UC "está a cargo de la gestión para asegurar que el partido esté siempre ordenado y con las cuentas claras y transparentes", según señala Felipe Kast.

Quienes fueron testigos de los agitados días en que se buscaban las firmas para inscribir a Evópoli, recuerdan a Hutt, en su "austera oficina" en la antigua sede —que estaba ubicada el sector de Pocuro con Tobalaba—, junto a su computador con varias ventanas abiertas, donde se veían el sitio web del partido, una planilla Excel de ingresos y gastos, la Ley de Partidos y el organigrama de Evópoli.

Ello es reflejo, según atestiguan Kast y Luciano Cruz-Coke, de que el proceso de legalización de la colectividad a lo largo de todo el territorio fue objeto de una detallada planificación, donde a Hutt le correspondió la responsabilidad de "gerenciar".

Dentro del diseño, el despliegue en regiones recayó en sus rostros más conocidos, a lo que se sumaron ex seremis y ex intendentes, quienes ayudaron a la formación de cuadrillas de voluntarios en los espacios públicos. Finalmente, había un monitoreo diario y semanal del avance de firmas.

VOLVER SIGUIENTE