Viernes 17 de Febrero de 2017

Caso Nóos

Absuelven a la infanta Cristina, pero Urdangarin es condenado

A seis años y tres meses de cárcel fue condenado el marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, por los delitos de prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y faltas contra la Hacienda Pública de España. Cristina de Borbón fue absuelta en la sentencia de la Audiencia Provincial de Palma, tribunal a cargo del caso Nóos, en el que también estaban acusadas otras 15 personas.

A pesar de no ser condenada a prisión, la hermana del rey Felipe VI de España deberá pagar una multa de 265.088 euros (US$ 282.373), aunque le serán devueltos 372.000 euros, ya que el fiscal le había reclamado un pago de 587.000 euros, los que depositó a fines de 2014.

La resolución judicial supone un hito, puesto que hasta ahora ningún miembro de la familia real se había sentado en el banquillo al verse envuelto en un proceso judicial.

La Casa del Rey de España reafirmó en tanto su "respeto absoluto a la independencia del Poder Judicial" tras conocer la condena. La noticia se conoció mientras Felipe VI y la reina Letizia inauguraban en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid una exposición junto al Presidente de Hungría, János Áder.

Detalles de los 30 días en la Casa Blanca

Los tropiezos de Donald Trump en su primer mes

El fallido decreto migratorio, la renuncia de su asesor de Seguridad Nacional y su impenitente adicción a las peleas por Twitter dan cuenta de ello.

Por Marialí Bofill

Los medios en Estados Unidos se las llevan contadas. Su enemigo público número uno, según Trump, lleva un registro acabado de lo que ha sido el primer mes del empresario en la Casa Blanca. Y las cuentas no son alegres. "La renuncia de Michael T. Flynn como asesor de Seguridad Nacional cierra un primer mes muy tumultuoso para la Casa Blanca del Presidente Trump, que ha cargado los primeros días de su presidencia con escándalo, retos legales, drama personal y preguntas sobre su temperamento durante las interacciones con los líderes del mundo", escribió recientemente The New York Times. Y la publicación New York Magazine lleva un inventario de "cada asalto de Trump a las normas cívicas, las buenas costumbres y/o la democracia liberal". Y todos ellos han tenido material para abultar la lista.

Desde el día uno el actual Presidente de Estados Unidos comenzó a implementar algunas de las medidas más controvertidas de sus promesas de campaña. Y las intercaló con el uso impenitente de su cuenta de Twitter para discutir con senadores, opinar sobre empresas, defender a su hija Ivanka o atacar a Meryl Streep y a la prensa. La suma de todo esto es calificada como "caos" en distintas partes del mundo, mientras en su propio país, 35 psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales mandaron una carta al The New York Times, en la que dicen que él muestra "una grave inestabilidad emocional".

De acuerdo con los analistas políticos, los primeros 30 días del gobierno del millonario republicano son los más caóticos de los que se tenga recuerdo. Tanto que el Washington Times se pregunta si el "desorden" de Trump podría ser una estrategia. Mientras el diario canadiense The Globe and Mail se pregunta si el "Presidente del caos" podrá reponerse de un primer mes dificultoso. Para los más extremos, la pregunta es si Trump podrá terminar o no su mandato.

Los musulmanes en la mira

El viernes 20 de enero, el día en que asumió como Presidente, Donald Trump firmó la derogación de la reforma sanitaria de Obama, el llamado Obamacare. Estaba entre las promesas de su programa.

Pero esos atisbos de lo que sería el primer mes, incluyendo el decreto por el cual Estados Unidos retomaba la construcción del muro de separación con México, no dieron cuenta de lo que serían los dos hechos más controvertidos de su corto mandato: la revocación de su medida antiinmigración y la salida del asesor de Seguridad Nacional por sus vínculos con Rusia, un caso que ahora ha escalado a sus asesores de campaña. De hecho, su firma en el decreto que prohibía durante 90 días la entrada de inmigrantes y refugiados de Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak, todos de mayoría musulmana, generó el mayor rechazo en lo que va de mandato.

Mientras tanto, un juez de Seattle suspendía la medida de Trump. El caso luego pasó al Tribunal de Apelaciones, que la semana pasada rechazó el recurso contra la suspensión. Y ayer, en una caótica conferencia de prensa, Trump sostuvo que no apelará a esta decisión, sin embargo precisó que la próxima presentará un nuevo decreto "para proteger a nuestro pueblo".

De Rusia con amor

Los siguientes días del empresario en la Casa Blanca —a la que todavía no llega su esposa Melania— siguieron el recorrido de un tobogán: "El Presidente provocó la cancelación de una reunión cumbre con el Presidente mexicano, colgó el teléfono al Primer Ministro de Australia, autorizó un ataque de comandos que resultó en la muerte de un miembro SEAL, mintió en repetidas ocasiones sobre la existencia de millones de votos fraudulentos emitidos en las elecciones de 2016", resumió The New York Times.

En el intertanto, Trump tuvo que pedirle la renuncia a Michael T. Flynn, el consejero de Seguridad Nacional. El teniente general de Ejército retirado alcanzó a durar apenas 24 días en el cargo, marcando un récord nunca visto de poca permanencia en el puesto: el lunes renunció luego de admitir que había engañado al Vicepresidente Mike Pence y otros altos funcionarios de la Casa Blanca acerca de sus conversaciones con el embajador de Rusia en Estados Unidos.

En tanto, varios medios estadounidenses informaban que el elegido para reemplazar a Flynn, Robert Harward, habría rechazado el cargo debido a "compromisos familiares y financieros". La Casa Blanca ha dicho que Harward aún no ha desestimado el puesto.

The New York Times publicó que, aparte de Flynn, varios miembros de la campaña presidencial de Trump mantuvieron contactos con agentes de inteligencia rusos durante el año anterior a las elecciones.

VOLVER SIGUIENTE