Miércoles 11 de Enero de 2017

Jeffrey Seglin, Harvard Kennedy School

Discurso de Obama: “Fue un llamado a evitar el cinismo y la apatía”

"Fue conmovedor y esperanzador. El Presidente Barack Obama se centró en un mensaje positivo. Y, por supuesto, el final del mandato de cualquier Presidente es un momento histórico", asegura a La Segunda Jeffrey Seglin, director de la Communications Program de la Harvard Kennedy School, respecto al último discurso del Mandatario saliente de Estados Unidos.

—¿Esta despedida sonó más como un llamado a la acción que un adiós? ¿Podría interpretarse como una llamada de resistencia a la próxima administración de Trump?

—Fue claramente un llamado a la acción para que los ciudadanos permanezcan y se comprometan, y evitar que se conviertan en apáticos. Reconoció que habrá desilusiones en el futuro, pero recalcó la importancia de trabajar con quienes mantienen puntos de vista opuestos.

—"Vigilemos, pero no tengamos miedo". ¿Cuál es su interpretación de estas palabras?

—Que, "como ciudadanos", no debemos ceder ante el miedo y comprometer los "valores que nos hacen quienes somos". Mi opinión es que el Presidente Obama estaba pidiendo a los ciudadanos que permanezcan fieles a nuestros valores cuando el mundo es cada vez más un lugar incierto. De no convertirnos "en otro país grande que intimida a los vecinos más pequeños".

—¿Su discurso cambiará la manera que sus opositores piensan sobre él?

—Improbable. Pero él pareció permanecer fiel a sí mismo y se centró en la necesidad de la participación, activismo y una ciudadanía comprometida. El Presidente Obama podría haber elegido muchas cosas para enfocarse en este discurso. Podría haber aprovechado ser más polémico, menos positivo, debido a los temas que han estado dando vueltas durante los últimos meses. El continuará trabajando como el resto de los ciudadanos de los Estados Unidos. Hizo un llamado a evitar el cinismo y permanecer comprometidos.

Detalles de los informes rusos

Inteligencia de EE.UU. verificará fuentes sobre supuesta fiesta de Trump con prostitutas

A pocas horas de su primera rueda de prensa como Presidente electo, el magnate enfrenta grave acusación.

Por Pablo Rodillo M.

La historia comenzó a dar vueltas en las cenas de Washington antes de la elección presidencial. Pero era sólo un rumor, que ahora salió a la luz. Según la NSA, el FBI y la CIA, el ahora Presidente electo de Estados Unidos habría sido espiado por los servicios de inteligencia rusos, en una visita de negocios a Moscú en 2013, en una comprometedora posición sexual en el hotel que se hospedaba.

La revista Newsweek, en su edición online, detalla que, por "la conocida obsesión sexual que tiene Donald Trump", arregló una noche con prostitutas en una habitación donde había cámaras escondidas y micrófonos grabando toda la acción.

Según el anexo de inteligencia filtrado presentado por los servicios estadounidenses, agentes de seguridad rusos vieron a Trump en "actos sexuales pervertidos" que eran "monitoreados por la FSB", la principal agencia de espionaje del Kremlin. Este servicio de inteligencia, la continuación de la antigua KGB soviética, afirma que el magnate neoyorquino "contrató a un número de prostitutas para que realizaran el show denominado ‘golden showers' (orinación) frente a él". Y no sólo eso, como agrega la información entregada por las fuentes rusas, Trump deliberadamente eligió para su estadía "la suite presidencial del hotel Ritz Carlton (de Moscú), sabiendo que el Presidente Obama y su familia completa —a los que (Trump) odia— se quedó ahí en su viaje oficial y pidió la misma cama donde el actual Presidente durmió".

La veracidad del reporte y su fuente, entregados ayer por la tarde por la cadena estadounidense CNN, aún no han sido verificadas. La cadena de noticias afirmó que sólo presentó dos páginas del informe "que fue presentado la semana pasada al Presidente Barack Obama y al Presidente electo, Donald Trump, que incluye además informes financieros del magnate". La pista que se sigue —quien habría entregado la información a los estadounidenses— es la de un espía británico que estuvo operativo en Rusia en los años 90. "El heterodoxo comportamiento de Trump en Rusia a lo largo de los años ha dado a las autoridades allí suficiente material sobre el ahora candidato presidencial para poder chantajearlo si deseaban", agrega el documento. En otro apartado del mismo, dice también que Trump participó en fiestas sexuales en San Petersburgo, pero que los testigos fueron "conminados a desaparecer". También se informa de cómo se trató que Trump ingresara al lucrativo negocio del mundial de fútbol de 2018.

Después de conocido el informe, Donald Trump, en su ya tradicional Twitter, rechazó categóricamente las acusaciones y llamó "noticia falsa" la información entregada por CNN. Sin embargo, el FBI investigará la veracidad, o no, del informe ruso. "Tiene que ser investigado seriamente", dijo una alta fuente de la agencia, en el marco de la investigación que se sigue sobre la interferencia rusa en las pasadas elecciones presidenciales.

VOLVER SIGUIENTE