Miércoles 11 de Enero de 2017

Jeffrey Seglin, Harvard Kennedy School

Discurso de Obama: “Fue un llamado a evitar el cinismo y la apatía”

"Fue conmovedor y esperanzador. El Presidente Barack Obama se centró en un mensaje positivo. Y, por supuesto, el final del mandato de cualquier Presidente es un momento histórico", asegura a La Segunda Jeffrey Seglin, director de la Communications Program de la Harvard Kennedy School, respecto al último discurso del Mandatario saliente de Estados Unidos.

—¿Esta despedida sonó más como un llamado a la acción que un adiós? ¿Podría interpretarse como una llamada de resistencia a la próxima administración de Trump?

—Fue claramente un llamado a la acción para que los ciudadanos permanezcan y se comprometan, y evitar que se conviertan en apáticos. Reconoció que habrá desilusiones en el futuro, pero recalcó la importancia de trabajar con quienes mantienen puntos de vista opuestos.

—"Vigilemos, pero no tengamos miedo". ¿Cuál es su interpretación de estas palabras?

—Que, "como ciudadanos", no debemos ceder ante el miedo y comprometer los "valores que nos hacen quienes somos". Mi opinión es que el Presidente Obama estaba pidiendo a los ciudadanos que permanezcan fieles a nuestros valores cuando el mundo es cada vez más un lugar incierto. De no convertirnos "en otro país grande que intimida a los vecinos más pequeños".

—¿Su discurso cambiará la manera que sus opositores piensan sobre él?

—Improbable. Pero él pareció permanecer fiel a sí mismo y se centró en la necesidad de la participación, activismo y una ciudadanía comprometida. El Presidente Obama podría haber elegido muchas cosas para enfocarse en este discurso. Podría haber aprovechado ser más polémico, menos positivo, debido a los temas que han estado dando vueltas durante los últimos meses. El continuará trabajando como el resto de los ciudadanos de los Estados Unidos. Hizo un llamado a evitar el cinismo y permanecer comprometidos.

VOLVER SIGUIENTE