Miércoles 11 de Enero de 2017

Airbus y Boeing, golpe a golpe

Airbus subió 8% sus entregas en 2016 a un récord de 688 aviones, pero menos que los 748 de su rival Boeing. Aunque el grupo aeroespacial europeo llegó a 700 pedidos de aeronaves, más que los 668 del fabricante estadounidense.

Publicidad

"La fatiga del guerrero" afectaría al jefe de la billetera fiscal

Líderes económicos ven sesgo pesimista en discurso de Valdés

Explican que el motivo serían las cifras económicas que sólo muestran un mayor deterioro de la actividad y mociones parlamentarias que irían en contra de mejorar las expectativas.

Por F. Garrido, A. Maldonado y B. Hidalgo

Atrás parecen haber quedado los días en que el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, buscaba levantar las expectativas económicas con su discurso, y más lejos todavía sus dichos de octubre pasado respecto de que se vislumbraban "señales primaverales" para la actividad.

Por el contrario, hoy sus dichos de junio, cuando buscaba que le aprobaran el reajuste del salario mínimo, cobran fuerza: "es dura la pega de ministro de Hacienda, créanme, es lo más duro que he hecho en mi vida por lejos, y yo he tenido pegas duras, he corrido maratones, y esto es como el kilómetro 39 de una maratón", afirmó esa vez.

De hecho, hoy se le ve más cauto e incluso preocupado a la hora de analizar el crecimiento. "La baja actividad ya no sólo es minería, sino que hay varios otros sectores teniendo un comportamiento menor del que podrían tener", dijo el jueves pasado tras el balde de agua fría que significó un Imacec de noviembre de sólo 0,8%, antecedido por una caída de -0,4% en el indicador de octubre. Palabras que reiteró ayer en un seminario.

El presidente de Plusminig, Juan Carlos Guajardo, presente en dicho encuentro, considera que "el ministro está con una visión más asumida. Está con la fatiga del guerrero, con la sensación de que ha dado una pelea enorme y que los resultados no están siendo los que él esperaba".

El ruido local

El experto en minería explica que antes se le escuchaba más a Valdés echándole la culpa del bajo crecimiento a la situación externa, pero ahora "existe un consenso de que hay más elementos internos que afectan a la economía", afirma.

El presidente de la CPC, Alberto Salas, quien invitó a Valdés esta mañana para abordar la agenda económica, afirmó que el ministro "muestra la preocupación por la marcha de la economía en que estamos viendo que es muy lenta, en que el crecimiento es mediocre y estamos buscando ver cómo poder revertir esa situación".

En tanto, para el presidente de Icare, Juan Benavides, la preocupación del ministro se debe a que "sin confianza y en un clima de incertidumbre, las expectativas no mejoran. Es clave despejar los ruidos de los que él habla, pero la recuperación no es clara. Se requieren señales y hechos concretos para que esto repunte".

Ruidos que vienen de su propia coalición y que a juicio del economista principal de BBVA, Hermann González, tampoco ayudan al jefe de la billetera fiscal: "Por un lado, él tiene un discurso pro crecimiento, en favor de mejorar las expectativas, y por el otro aparecen mociones parlamentarias en la dirección opuesta. No se ve apoyado por su coalición política".

Una visión similar es la de la economista de la Universidad de Los Andes, Cecilia Cifuentes, quien afirma que si bien no cree que Valdés se esté dando por vencido, "él hace su pega que es ser el dique de contención y está muy solo".

De hecho el ministro envió un mensaje al Congreso ayer, respecto a la mayor energía que requiere para la discusión legislativa: "Cada día destinamos más esfuerzo para que los proyectos de ley lleguen con un adecuado equilibrio, entre los objetivos específicos del proyecto, que pueden ser loables, y sus posibles impactos negativos en otros sectores. Ahí tenemos el caso del código de agua y el proyecto de ley de protección de glaciares".

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE