Miércoles 11 de Enero de 2017

#JusticiaParaCholito

"Incluso un filósofo como Kant, que consideraba a los animales «cosas» sin dignidad, argumentó a favor de ejercitar la compasión hacia ellos".

El caso de Cholito, un perro callejero apaleado brutalmente en una galería comercial de Patronato, ha desatado una ola de indignación. La ira contra los autores de la golpiza se ha expresado de varias formas: funas y marchas, una campaña que ha sumado cerca de 90 mil firmas y también en redes sociales, a través del hashtag #JusticiaParaCholito. Ello se explica, primero, por la violencia ejercida contra el chucho. Pero es también una señal de una conciencia generalizada de lo inaceptable que resulta la crueldad contra los animales, percepción compartida no sólo por quienes se autodefinen como activistas o animalistas, sino también por quienes, incluso sin afinidad mayor con dicha causa, comprenden que actos de tal violencia no resultan tolerables.

En este sentido, es evidente que el marco institucional resulta inadecuado, o insuficiente, para castigar estos actos de crueldad. Las penas son bajas y la normativa, además, no especifica qué acciones constituyen maltrato ni distingue su gravedad. Ello se ha traducido en que, en la práctica —salvo una excepción, en 2014—, los casos de violencia contra animales, incluso los más espeluznantes, se hayan saldado con penas remitidas. A ello se suma que todavía son pocos los jueces, fiscales y policías capacitados para enfrentar adecuadamente los delitos de maltrato animal.

El reclamo de justicia en este caso se inscribe, por cierto, en una discusión más amplia sobre los derechos de los animales. Hay autores, como el novelista J. M. Coetzee, que han discutido, por impracticable, la posibilidad de establecer «derechos de los animales», pero defienden en cambio la idea de que los seres humanos deberían observar ciertos deberes éticos hacia éstos, por ejemplo, evitándoles el sufrimiento innecesario. Otros, como el filósofo Peter Singer, quizás el más destacado exponente actual del utilitarismo, han recordado que reivindicaciones como el movimiento contra la esclavitud o las campañas en favor de la igualdad de los sexos enfrentaron en sus comienzos el mismo descrédito y desdén que recibe hoy el movimiento animalista.

Hay quienes cuestionan también la prioridad de estos asuntos en el debate público, especialmente frente a problemas urgentes que afectan a los humanos. Pero incluso un filósofo como Kant, que consideraba a los animales como "cosas" sin dignidad, simples medios sin un fin en sí mismo, argumentó a favor de ejercitar la compasión con los animales, señalando que la crueldad contra ellos puede hacernos también crueles frente a otros humanos. También Santo Tomás de Aquino se pronunció en el mismo sentido. La posibilidad de que combatir la brutalidad contra los animales colabore a prevenir también la violencia entre las personas parece una razón suficiente, incluso entre quienes miran con desdén el activismo animal, para tomarse en serio este problema.

Segunda mirada

M. Vergara

Mundial permanente

La FIFA dispuso que el Mundial de Fútbol se juegue, a partir de 2026, con 48 equipos, en lugar que los 32 de hoy. Fue una promesa de campaña del actual timonel del organismo, Gianni Infantino, que directivos de ligas profesionales y ex jugadores han calificado, de manera benevolente, como una burrada.

En este ánimo integrador, quizás sea mejor idea abandonar el formato actual y jugar un mundial permanente. Tres divisiones, todos contra todos, 38 fechas al año, con play-off y finales ida y vuelta. Nos daría quizás la posibilidad de conocer países nuevos, como Vanuatu, Tuvalu, Kiribati o Turcos y Caicos, tal como antaño ocurría con el concurso Miss Universo.

Otra opción es aprovechar nuestras ventajas comparativas y formar un grupo con los países que están más cerca de los polos. Se podría llamar el Grupo Glacial, o Polar, con Canadá, Finlandia, Islandia, Islas Feroe, Nueva Zelandia, Australia y algún otro. Con que nos den tres cupos al Mundial estamos listos, supongo, aunque siempre se podrá pelear uno más.

Redacción

Vicepresidente ejecutivo: Felipe Edwards del Río

Director: Mauricio Gallardo Mendoza

Representante legal: Alejandro Arancibia Bulboa

Dirección, redacción y talleres: Av. Santa María 5542.

Fono: 2330 1111 (mesa central) Servicio al cliente: 2242 1111

Ventas, suscripciones: 29562456 www.lasegunda.com

Redacción

Embajador

Señor Director:

Medios de prensa han informado que entre el 28 y el 30 de octubre pasado, el embajador de Chile en Vietnam participó en calidad de "delegado oficial del Comité Central del Partido Comunista de Chile", en la 18{+a} Reunión Internacional de Partidos Comunistas, celebrada en Hanoi. Bastaría con eso para que el representante chileno pudiese haber sido destituido de su cargo. Pero no siendo ello suficiente, el embajador, en esa misma conferencia, pronunció un discurso de neto corte político-partidista ideológico, en el que atacó duramente a los gobiernos de Brasil, Paraguay y Estados Unidos, así como los "intentos de desestabilización golpista en Venezuela". Eso es sólo una síntesis muy apretada de sus dichos, transcritos íntegramente en la página websolidnet.org.

No es extraño ni está vedado que los diplomáticos chilenos participen como "observadores" en conferencias partidistas locales o internacionales que se realicen en el país en el que están acreditados. De hecho, y con propósitos de obtener información y de establecer conexiones profesionales, resulta aconsejable y conveniente que así lo hagan. Lo grave de este caso es que nuestro plenipotenciario en Vietnam olvidó por completo que los embajadores representan al Estado de Chile y que jamás pueden actuar en otra capacidad que no sea esa, salvo que la Cancillería así se lo instruya. Mucho menos utilizar una tribuna pública para denostar a gobiernos de otros países o inmiscuirse en sus asuntos internos.

La participación del embajador como delegado oficial comunista en la conferencia en cuestión, sumada a su improcedente discurso, constituyen pruebas irrefutables del mal criterio y de la grave falta profesional en que ha incurrido. Algo debe hacerse, de manera urgente, para evitar este tipo de desprolijidades.

Ricardo Concha Gazmuri

Embajador (r)

La Araucanía

Señor Director:

En la Encuesta Cadem publicada el 9 de enero se hace especial mención a lo que sucede en la Región de La Araucanía, donde un 62% de los encuestados cree que la violencia en la región ha aumentado en los últimos tres años, siendo los miembros de los grupos responsables, según los encuestados, chilenos no mapuches (38%) en su mayoría.

Dentro de las principales razones de los niveles de violencia se encuentran la presencia de grupos violentistas y la política de entrega de tierras, 43% y 37% de las menciones respectivamente; lo que se puede comparar con el mecanismo que se ha instalado en nuestra sociedad donde, y tal como dice el refrán, "el que no llora, no mama".

El Estado de Chile debe resguardar el Estado de Derecho y la protección de sus habitantes en todo el territorio, buscando solucionar lo antes posible la grave situación que afecta a la Región de La Araucanía, manteniendo su independencia y sin ceder ante grupos de presión.

Juan Ignacio Pino Manubens

Ciudad bella

Señor Director:

En relación a la carta del señor Yuseff sobre "Viña, ciudad bella", como habitante de Viña del Mar debo manifestar que no sé de qué ciudad habla. Viña es cada día una ciudad más sucia, decadente y víctima de una total despreocupación de las autoridades. Es cosa de recorrer la avenida Valparaíso y darse cuenta de cómo compite con la comuna de Valparaíso: cuál de las dos ciudades mas sucias y mal olientes. Le recomendaría al señor Yuseff visitar el famoso muelle Vergara y constatar lo sucio que ya se encuentra.

Alejandro Munita Goycoechea

Congreso y futuro

Señor Director:

Esta semana se celebra el Congreso Futuro que ya tuvo uno de sus puntos altos en el discurso de inauguración en el que la Presidenta Michelle Bachelet anunció que en los próximos días se ingresará el proyecto de ley para la creación del ministerio de ciencia y tecnología. Este tipo de medidas es el punto de partida para que el conocimiento sea pilar fundamental de nuestro desarrollo. Es de esperar que cuando se discuta esta ley, así como el tema del presupuesto para ciencia 2018, nuestro presente Congreso tenga la mentalidad de un congreso del futuro y acepte que es el momento de empezar a invertir para cosechar lo que tenemos en abundancia: capital humano e ideas.

Luis F. Larrondo Ph.D.

Núcleo Milenio de Biología Fúngica Integrativa y Sintética

IPC

Señor Director:

Los deudores en UF estarán felices con un IPC negativo. ¿Y los acreedores en UF, pensionados por ejemplo, también lo estarán?

Patricio Balbontín Varas

VOLVER SIGUIENTE