Miércoles 11 de Enero de 2017

“En 2016 hubo 15 fallecidos por actividades de montaña y cerca del 50% por hipotermia”

La presidenta de la Sochimmo revela cómo esperan contribuir para disminuir los accidentes.

Por Loreto Flores Ruiz

Un rescate en montaña puede durar uno o dos días, porque generalmente es en una zona alejada".

Cerca de 20 miembros tiene actualmente la Sociedad Chilena de Medicina de Montaña y Áreas Remotas (Sochimmo), que fue fundada en septiembre del año pasado por un grupo de personas ligadas al área salud y a este deporte de altura, y que tiene como objetivo contribuir al estudio, investigación, prevención y cuidado de la salud durante las actividades de montaña y escalada, y la promoción de la práctica segura de la actividad.

Para darse a conocer, y reunir a todos los actores de este deporte, realizarán en octubre de este año el Primer Congreso de Medicina de Montaña en Chile, durante el cual, además de las exposiciones de especialistas, realizarán talleres prácticos.

La presidenta de la entidad, Natalia Seguel (34), enfermera y voluntaria de Bomberos, sostiene que para evitar accidentes en la práctica del montañismo debe existir una planificación de por medio y un objetivo deportivo acorde a nuestras capacidades.

—¿Quiénes conforman la Sochimmo?

—Esta sociedad involucra a todos los actores de la montaña, es transversal, incluye a médicos, profesionales y técnicos en el área de la salud, instructores, rescatistas y a los mismos montañistas. Todos forman una cadena muy importante, porque todos dependen del otro en caso de una emergencia o rescate. Partimos un grupo pequeño hasta que nos constituimos oficialmente. Somos una entidad no gubernamental, sin fines de lucro. La mayoría de los que la conforman tienen manejo de pacientes en áreas remotas, cursos de rescate, para que entre todos nos vayamos complementando.

—¿En qué están trabajando actualmente?

—Estamos trabajando en varios proyectos; uno de ellos es ser miembros de la Sociedad Internacional de Medicina de Montaña. De hecho, varios de nosotros ya somos miembros de la sociedad internacional, sólo falta que la sociedad chilena sea un miembro más. Además, estamos trabajando en investigación sobre hipoxia, nutrición en montaña, también tenemos un área de prevención de accidentes, los que han aumentado exponencialmente, pero esto se da porque hay mayor cantidad de gente practicando montaña, hay mayor acceso. También tenemos una sección de protocolos, uno de nuestros miembros, Nicolás Thumm, está desarrollando una guía de congelamiento, que no existe en Chile; esperamos que en marzo podamos tener una guía que se utilice a nivel prehospitalario y hospitalario. Otro tema es el apoyo o soporte técnico; cuando hay un rescate y se requiere, nosotros hemos dado apoyo técnico a las emergencias, especialmente al GOPE.

—¿Cuáles son los accidentes más comunes en montaña?

—Nosotros llevamos una estadística de accidentes, pero hay muchos que están afuera de esta estadística, que se nos escapa, que son los accidentes que pasan en una cordada; se trata solo, se va para la casa y nadie se entera. Estos números nunca son fidedignos. Nuestros números vienen de la información que nos entregan los propios montañistas que nos cuentan cuando hay un accidente, que van desde las caídas, hipotermia, mal de altura, edemas. El año pasado fueron alrededor de 15 fallecidos por actividades de montaña y alrededor del 50% fueron causas de hipotermia, se estima. La hipotermia es un factor importante en este momento. En 2015 realizamos un sondeo en montañistas chilenos. De un total de 100 personas encuestadas, el 80% refirió haber presentado algún problema de salud, desde una cefalea leve hasta edema cerebral y congelaciones. Lo más preocupante es que no reconocen los síntomas y signos clínicos de mal agudo de montaña, atribuyendo sus malestares a otras causas.

—¿Qué influye en la ocurrencia de accidentes?

—Para ir a la montaña uno debe tener una buena planificación, el objetivo deportivo que uno se proponga debe ir de acuerdo con nuestras capacidades y de acuerdo con eso planificar el equipo que uno va a llevar. Hay muchos casos en que no se lleva el equipo necesario, no se consideran las condiciones meteorológicas, y en otros casos en que uno tiene todo pero el accidente va a ocurrir igual; el riesgo de accidente siempre está.

—¿Cuál es el aporte de ustedes cuando van a los rescates?

—Lo principal es el soporte médico inmediato. Un rescate en montaña puede durar uno o dos días, porque generalmente es en una zona alejada, hay que llegar caminando horas de día y de noche, el helicóptero no siempre puede llegar. Todas esas horas en que uno se demora en el traslado y la evacuación son horas valiosas para la persona accidentada que le permite tener una mejor probabilidad de sobrevida y mejor manejo de sus lesiones.

VOLVER SIGUIENTE